Fabricación inteligente: Tecnología 4.0

Es difícil, en medio de la fractal de noticias telegráficas que nos asaltan, el matizar algo. La materia prima de información que me ha motivado para hablar en este caso venia por uno de los ‘temas hype’ de este momento: el ‘Internet de las cosas’ (IoT, en sus siglas en inglés) y lo que puede suponer que es muy relevante, aunque quizá no tanto y tan rápido como lo que proclaman los evangelistas de la industria del hardware que está ahora en la fase de vender lo suyo como la nueva panacea. Intentaré explicar por qué es relevante, además de muy complejo.

El ‘Internet de las cosas’, en mi opinión, no es simplemente una generación más de Internet. Constituye un conjunto complejo de tecnologías, muchas de las cuales, si no son disruptivas, están muy cerca. Lo primero es que el despliegue del Internet de las Cosas, principalmente, no se va a desplegar en el ámbito del entretenimiento y la vida personal.

Su mainstream está teniendo lugar en el ámbito de la industria y las empresas, es decir, en relación a las personas, mucho más en la vida del trabajo que en el de la vida personal; más en el interior del funcionamiento de las empresas y los servicios que en el del entretenimiento, al contrario que en el caso de las tecnologías de la Web 2.0 (verbigracia: redes sociales). Por tanto, quienes están más atentos al IoT (en contra de las promesas ‘vendidas’ desde hace tiempo por todos los medios), son las empresas y, en ellas, quienes están relacionados con lo que podríamos llamar los ‘típicos’ procesos industriales, sobre todo aquellos susceptibles de mayor ‘automatización’. Bien es verdad que esto que afirmo me lo va a negar la gente de desarrollo de tecnologías que van desde las app para smartphones a los fabricantes de artilugios, por ejemplo los del ‘Quantified Self’, o ‘mídete a ti mismo’, que está haciendo mucho furor.

Así que, en mi opinión, el despliegue más relevante del IoT, y del que hay que aprender (esto también va por prueba y error), está empezando por el ámbito ‘industrial’, incluyendo logística, fabricación, transporte, los ámbitos con alta concentración de sistemas instrumentales y tecnológicos; ubicación de ‘estructuras críticas’ y, sobre todo, en el que más está avanzando que es el de la ‘fabricación de vanguardia’. Se entiende que hablamos de la ‘fabricación inteligente’; la ‘fabricación 4.0’ o genéricamente la ‘Industria 4.0’, etc. y los ámbitos relacionados directamente con ellas, como las ‘cadenas de suministro’ globales y tansnacionales, en sentido amplio (dentro y fuera de los lugares de fabricación) y también el almacenaje y la logística. Así que, al menos por ahora, sobre todo, el ‘Internet de las cosas’ va más de ‘empresas’ que de personas. (No todo el mundo está de acuerdo, incluso hay quien esta diciendo lo contrario, pero así es como yo lo veo).

Algunos ejemplos de gran tamaño: en la relación entre el IoT y la fabricación 4.0 ya están trabajando y prototipando áreas y sistemas empresas tan significativas como, en primer lugar, Cisco (obviamente, porque fabrica piezas de infraestructura para ello); pero también, por ejemplo, General Electric (energía); FCA, Fiat-Chrysler Automóviles (fabricación pura y dura); la alemana Bosch; Harley-Davidson, aunque hay muchas más empresas, entre ellas, algunas de nuevo cuño, y que no son exactamente de ‘fabricación’ como Amazon, y por supuesto, muchas empresas de EEUU, Europa y Asia que están dentro de las diferentes cadenas de suministro del hoy gigante tecnológico Apple. Mención especial, porque son pioneros en ‘Fabricación 4.0’, es Siemens, cuyo caso comentaré después. Y muchas más que están apuntándose sin decirlo al IoT.

Cada una de las empresas citadas esta usando las nueva posibilidades del Internet de las Cosas para propósitos diferentes porque se puede usar de muchas maneras, hasta el punto que la ‘transformación IoT ‘ -no le quiero llamar revolución-, es de tipo horizontal, es decir, de aplicación en diferentes ámbitos y sectores de empresa, e incluso es útil para hacer ‘ámbitos’ cerrados y parciales. No hay que imaginar un IoT como un ‘todo conectado globalmente’. Solo será así cuando el propósito general de la empresa, o del ‘proyecto’, completo o por fases, lo requiera. Pondré algunos ejemplos: en el caso de Cisco, en una primera fase de implantación del IoT, la empresa reorganizó mejor su red global de factorías de producción subcontratadas; a continuación desarrolló una plataforma de ‘ejecución de fabricación’ (EMV), para controlar en tiempo real los pasos de los diferentes estadios de la toda la ‘producción’, combinado las tecnologías Cloud, el Big Data Analytics, y, ahí entró el Internet de las Cosas, para conectar e integrar en tiempo real, inputs y outputs, todos sistemas y las maquinarias de producción, lo cual le ha permitido una alta capacidad de ‘predicción’ tanto en producción como en necesidades logísticas y calidad, o para relacionar su entorno de producción interna y la parte de su fabricación totalmente entregada en ‘outsourcing’. Naturalmente, esto significa un alto nivel de complejidad que las empresas han de poder gestionar, sobre todo en temas de ‘tolerancia a fallos’.

Mención especial y aparte hay que hacer en ello a los innovadores de Siemens que, en esto, son pioneros. En la planta de la empresa de Amberg, en Alemania, hay desplegados sistemas de máquinas automatizadas y ordenadores en red interna que controlan casi el 75% de la ‘cadena de valor’ en la fabricación y en las cadenas de suministro de fabricación implicadas. El sistema incluye más de 1.000 ‘gestores de automatización’ (no son personas) punto a punto, entre los dos extremos de cada línea de producción. Manejan un ‘identificador’ (ID) de pieza y/o producto, que es clave para que las ‘maquinas’ hablen entre sí, se ordenen las secuencias de operación adecuadamente y se mantenga la jerarquía y prioridades, en los diferentes dominios de la enorme cantidad de información que implica la gestión de la ‘fabricación 4.0’. Esto incluye ‘corrección de errores’ a gran escala. El pegamento decisivo que está tras todo ello son las tecnologías relacionadas con, ¿lo adivinan,: el ‘IoT, o Internet de las Cosas.

Hasta ahora, como hemos visto en los ejemplos, son las grandes empresas las que se han lanzado a usar el ‘loT’ en serio, sobre todo, para a cada uno de sus ‘artefactos físicos’, como he dicho, un ID (o ‘identificador digital’) que les permite conocer en ‘coordenadas de espacio-tiempo’, su ubicación exacta y el estado de todas la entidades físicas o ‘inmateriales’ relacionadas. Todo en tiempo real y de forma ‘ubicua’ (en cualquier momento y lugar) en todas las cadenas de suministro.

Una de las cualidades del Internet que conocíamos es una propiedad esencial: la ‘escalabilidad’. Esta caracteriza claramente a los gigantes globales de internet (Google, Amazon, Yahoo!) y al Apple ‘inmaterial’. Lo mismo ocurre con el Internet de las Cosas, que añade a esta virtud, otra más: la de su gran capacidad para hacer “subsistemas, dentro de sistemas, dentro de grandes sistemas” gestionado la complejidad con mucha eficiencia. Esto lo están aprovechando con mucha ventaja las grandes empresas que también son globales (en fabricación y mercados) de las que he hablado y muchas más.

Creo que es ahora cuando aparece un reto nuevo y muy interesante para las pequeñas y medianas empresas. Es encontrar la forma de sacar partido a la posibilidad de ‘escalado inverso’, que seguro que tiene el ‘Internet de las cosas’, y aprovechar sus propiedades para la escala de la pequeña empresa. Sería genial. Creo que los primeros que los consigan obtendrán un éxito como empresa a lo grande, aunque se trate de una empresa pequeña. Es la hora de los innovadores de las Pymes para asaltar el ‘loT’. Y creo que es un asunto más de innovación y de creatividad, que de inversión. Mucha suerte a los que se atrevan. Creo que no se arrepentirán.

Fuente: Adolfo Plasencia.

excelencemanagement

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s