Cuenta tu historia y hechiza a tu seleccionador

cuéntale-tu-historia

A todos nos encantan las historias.

Es como una fuerza interior milenaria que pasa de generación en generación. Desde los tiempos más remotos existe constancia de que se contaban historias y a día de hoy seguimos haciéndolo, sin importar edad, género u origen.

Películas, cuentos, cotilleos, libros, anuncios…

Es curioso ¿verdad?

De hecho, cualquier marca estruja su cabeza para conseguir transmitir su historia y conectar con sus consumidores. Es la jugada ganadora, o sino que se lo digan a Apple.

Storytelling es magia. No, es ciencia.

Sí, ciencia. Está comprobado, tenemos una mayor capacidad de entender y recordar una historia, ya que pensamos de forma narrativa.

Al escuchar un relato determinadas partes de nuestro cerebro se activan, despertando a nuestra imaginación para que diseñe el escenario. Gracias a los personajes nuestras emociones se accionan haciendo que nos identifiquemos con ellos, siguiendo la historia de principio a fin.

Es así, las historias pueden

  • Entretener
  • Impresionar
  • Motivar
  • Inspirar

El denominador común es la atención que puedes despertar en tu interlocutor.

¿Por qué no cuentas TU historia?

No sé si te habrás dado cuenta pero estamos todo el tiempo reclamando la atención.

  • Sorprender con tu invitación a conectar en LinkedIn
  • Despertar la curiosidad con tu extracto
  • Conectar con tus seguidores en las redes sociales
  • Impresionar a aquel que lea tu autocandidatura
  • Hechizar a tu reclutador en tu entrevista de trabajo, o por lo menos no aburrirle

También estamos infoxicados y aburridos de recibir la misma información repetitivamente.

Imagínate que llevas toda la mañana entrevistando a personas para un puesto de técnico de exportación, escuchando prácticamente los mismos argumentos. Lineales y concienzudamente estudiados.

Ahora, entra un nuevo candidato en la sala y procedes a pedirle que se presente y te hable sobre su currículum y…¡tachán!

Te cuenta SU historia:

Hola soy Pablo y soy de Logroño aunque realmente me siento ciudadano del mundo. Me explicaré.

Desde pequeño veraneábamos en un camping donde los niños de mi edad éramos de diferentes nacionalidades. Ingleses, belgas, alemanes, franceses y como no, españoles. No hablar el mismo idioma no nos frenó a jugar y divertirnos juntos, pero siempre pensé que me hubiera gustado conocer más de cada uno de ellos, quizás hoy seguiríamos siendo amigos.

Así que tuve claro que de mayor querría hablar varios idiomas, para poder relacionarme con cualquier persona que conociera. Por eso estudié inglés y alemán mientras cursaba Económicas, para después realizar una beca en el Parlamento Europeo de Bruselas compartiendo experiencia, esta vez sin problemas de comunicación, con personas de diferentes nacionalidades. Además a fuerza de pedir “gaufres”, aprendí francés.

Me encanta ser el canal por el que personas o empresas de diferentes países puedan trabajar juntos. Hacer que desaparezcan las fronteras y que la globalidad sea una realidad.

Creo que con respeto y honestidad podemos conseguir excelentes alianzas, sean comerciales o personales.

Me gustaría ayudar a Export S.L a seguir creciendo y fortaleciendo sus exportaciones. Aporto, además de mis habilidades lingüísticas, mi espíritu emprendedor para abrir nuevas vías de desarrollo en otros países.

              Propósito  +  Valores  +  Visión  ⇒  Tu  historia

No es la mejor historia personal que hayas leído, lo sé, soy nueva en esto. Pero ¿verdad que has conectado, aunque sea un poco, con Pablo y recuerdas datos como qué idiomas habla?

¿Te has sentido identificado?

¿Deseas saber más sobre él?

Éstas son los efectos que tienes que hacer sentir al reclutador que te está entrevistando. Tú también tienes tu historia, eres único en algo igual que Pablo, sólo tienes que mostrarlo.

Cuéntale cómo puedes ayudarle. Él necesita encontrar el “perfect match” para ese puesto y tú tienes la clave con tu propuesta de valor.

¿Cuál es tu impacto positivo en el mundo o en esta empresa en concreto?

Contando tu historia y revelando tu propósito, valores y visión conectarás con tu entrevistador. Haz que se sienta diferente, sácale de su avalancha de currículums y consigue tu objetivo.

Pon un poco de storytelling en tu día a día.

¿Te atreves?

Fuente: Blog de Nerea Montañés.

excellencemanagement

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: