Ciclo de Deming o círculo PDCA

300px-PDCA_Cycle.svg.png

 

Edward Deming nació en Sioux, Iowa, el 14 de octubre de 1900, teniendo una infancia muy difícil debido a la situación por la cual estaba atravesando su familia. Al poco tiempo de que la familia se trasladara a la ciudad de Powell, Wyoming, comenzó a trabajar en un hotel local y a la edad de 17 años, gracias a los ahorros conseguidos durante sus nueve años de trabajo anteriores, se fue a la Universidad de Wyoming donde consigue la licenciatura de física en 1921. Poco después, consigue el doctorado en Ciencias Físicas y Matemáticas en la Universidad de Yale en 1927.

Trabajó en Western Electric junto a Walter Shewart, donde inicia sus pasos hacia el control de la calidad. Sin embargo, la situación que estaba viviendo su país con la llegada de la Segunda Guerra Mundial y las nuevas necesidades del mercado hicieron que la carrera de Deming sobre el control estadístico de la calidad no tuviera mucho futuro en Estados Unidos.

 Edward Deming fué el creador del ciclo PDCA o Ciclo de Deming, convirtiéndose en el “padre de la Calidad total”.

En 1950, a la edad de 49 años, se traslado a Japón donde sus estudios fueron muy bien recibidos y enseñó a los administradores, ingenieros y científicos japoneses cómo producir productos y servicios de calidad. También en este año, el JUSE, unión de científicos e ingenieros japoneses, le hacen una invitación para dictar una serie de charlas, conferencias y seminarios en Japón acerca de sus experiencias y conocimientos con el Control de Calidad. Es en este momento cuando el Ciclo de Deming o círculo PDCA llega a alcanzar su importancia.

Deming se convirtió, aún después de su muerte, en el “padre de la Calidad Total” y el pionero y profeta de la Calidad Total, TQM (Total Quality Management). Dedicaría muchos años a revolucionar el mundo industrial japonés, revirtiendo las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y convirtiéndolo en una potencia mundial.

Mucho tiempo después, las grandes empresas americanas se dieron cuenta de las grandes ventajas que aportaba el Ciclo de Deming o Círculo PDCA en la mejora de la producción y empezaron a utilizar las enseñanzas de Deming en sus organizaciones.

En estos momentos es cuando crea sus famosos “14 puntos” y “7 pecados mortales”, de los cuales hablaremos más extensamente en otros próximos post. Sus estándares de calidad se convirtieron en parte muy común de los libros de administración y en la base de las teorías de calidad, llegando a ser reconocido de forma internacional y tomado como ejemplo por las empresas de todo tipo en todos los países.

Las fases del Ciclo de Deming o Círculo PDCA:

Las fases del Círculo PDCA o Ciclo de Deming son: Planificar, Hacer, Verificar y Actuar.

La teoría se representa de forma habitual por un círculo que representa la evolución continua del ciclo de Deming. El círculo o la rueda siempre debe estar en movimiento y cada uno de los pasos alimenta el siguiente, de forma que cada vez sea más sencillo avanzar y más natural.

Las fases o acciones son las siguientes:

  • Planificar (Plan): en esta etapa se planifica los cambios y lo que se pretende alcanzar. Es el momento de establecer una estrategia en el papel, de valorar los pasos a seguir y de planificar lo que se debe utilizar para conseguir los fines que se estipulan en este punto.
  • Hacer (Do): aquí se lleva a cabo lo planeado. Siguiendo lo estipulado en el punto anterior, se procede a seguir los pasos indicados en el mismo orden y proporción en el que se encuentran indicados en la fase de planificación.
  • Verificar (Check): en este paso se debe verificar que se ha actuado de acuerdo a lo planeado así como que los efectos del plan son los correctos y se corresponden a lo que inicialmente se diseño.
  • Actuar (Act): a partir de los resultados conseguidos en la fase anterior se procede a recopilar lo aprendido y a ponerlo en marcha. También suelen aparecer recomendaciones y observaciones que suelen servir para volver al paso inicial de Planificar y así el círculo nunca dejará de fluir.

De esta teoría se desprende que de nada sirve que se hagan cambios o mejoras puntuales sin que sean controladas, medidas, verificadas y estudiadas con detenimiento. Para hacernos una idea vamos a ver un ejemplo: un chef profesional decide realizar una nueva innovación en la cocina y procede a mezclar distintos ingredientes que sabe que pueden funcionar. Al terminar de realizar la receta, descubre que ha salido un autentico éxito y que el sabor, la consistencia, la presentación y la textura del plato es inigualable. Pero a la hora de reproducirlo se encuentra con un problema: al no anotar y planificar los pasos que ha ido siguiendo no puede saber exactamente qué pasos a seguido y que medidas exactas a utilizado para conseguir ese sublime resultado.

Este ejemplo, nos sirve para que veamos de forma muy visual como una mejora sin planificar se convierte en una mejora completamente discontinua y poco significativa. Por lo que, si queremos que la mejora sea continua y efectiva seguir el ciclo Deming o Círculo PDCA es la mejor solución para conseguir rentabilizar todo el potencial de su empresa y transformar las ideas en acciones.

excellencemanagement

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s