¿Das palos de ciego en tu empresa? Lo que necesitas es un Plan Estratégico

 

Os voy a proponer un ejercicio simple. Pensad en la última vez que decidisteis hacer algo como ir de vacaciones, pasar un fin de semana con los amigos, hacer alguna compra o cualquier otra actividad que se os ocurra. ¿Qué es lo que hicisteis previamente? ¿Os lanzasteis directamente a la actividad sin saber qué camino tomar ni con quien ir… o lo planificasteis previamente?

Si normalmente planificamos cualquier actividad intrascendente como un posible viaje, pensando y decidiendo sobre el lugar de destino, el medio de transporte a utilizar, la ropa que vamos a llevar en función de la estación en la que nos encontremos, con quién queremos ir y un largo etc., ¿por qué cuando nos lanzarnos a buscar empleo lo hacemos en muchos casos sin una planificación previa, “a la buena de Dios”, a ver lo que va saliendo?

Muchos de los resultados negativos, muchas de las puertas que se cierran en la consecución de un empleo obedecen al hecho de no tener claro qué es lo que queremos conseguir ni cómo tenemos que conseguirlo, es decir, son consecuencia de la falta de un Plan Estratégico centrado en la búsqueda de empleo.

Un Plan Estratégico no es más que el resultado de un proceso de reflexión del que se extrae una información que nos posiciona frente a tres realidades: Quién soy, dónde me encuentro y a dónde quiero llegar. Estos datos serán la base para establecer un Plan de acción que integrará nuestros objetivos y las actuaciones que deberemos poner en marcha para alcanzar nuestra meta.

Seguidamente voy a centrarme en desarrollar a modo de introducción en qué consiste cada una de las etapas de ese Plan Estratégico para tratarlas con mayor detenimiento en sucesivos artículos.

La primera de ellas es, cómo no, el AUTOCONOCIMIENTO que implica reflexionar sobre aspectos tan importantes como nuestros valores, nuestros ideales, nuestras competencias, intereses, preferencias, la forma en la que gestionamos nuestras emociones, etc. De este proceso resultará un perfil que contemplará nuestros aspectos positivos, que actuarán como fortalezas y oportunidades, y nuestras debilidades o áreas de mejora, es decir lo que serían nuestras amenazas frente a posibles competidores. Indudablemente reconozco que no es un proceso sencillo ya que requiere invertir en tiempo, esfuerzo y constancia, por lo que si no se dispone de algún especialista que pueda ayudarnos, una buena opción es recurrir a personas de nuestro entorno (familia, amistades, compañeros de trabajo, estudio, ocio…) que podrán darnos información muy valiosa sobre cómo nos ven. Curiosamente muchas veces nos vamos a encontrar con que la imagen que nos devuelven difiere de la imagen que tenemos de nosotros mismos por lo que será necesario tener la mente abierta y saber aceptar las posibles críticas.

Evidentemente este autoconocimiento debe ser completado y contrastado con la realidad de la configuración del mercado laboral que tiene unas características muy concretas y que varían en función de diferentes circunstancias espacio-temporales. Este contraste determinará la facilidad de inserción que tendremos cada uno de nosotros en función del equilibrio entre nuestras competencias personales y profesionales, las demandadas para cada uno de los puestos de trabajo y la posición y demanda de nuestra ocupación dentro del propio mercado.

El segundo paso se centra en aquello que queremos conseguir, en determinar en qué queremos trabajar, en definir los OBJETIVOS. Una respuesta muy común a la obligada pregunta ¿de qué quieres trabajar? es la típica “de lo que sea”. Esta respuesta, que escuchamos a diario en orientación, denota no solo una falta de autoconocimiento sino  también una falta de metas. Es una respuesta tan absurda como inútil ya que lo que nos hace es ir dando palos de ciego y emprendiendo acciones que posiblemente no aporten ningún tipo de resultado positivo.

Y aquí os voy a proponer otro ejercicio. Dejad de leer este post y poneros a buscar por la casa. Pero… ¿a buscar qué? me preguntareis. La respuesta es sencilla “cualquier cosa, lo que sea”. Poneros a ello y tratar de veros desde fuera dando vueltas por la casa, entrando y saliendo de las habitaciones, abriendo, revolviendo y cerrando cajones… Ridículo y sin sentido ¿no? Quizá encontréis aquel bolígrafo u otro objeto que perdisteis hace meses pero… ¿realmente era ese vuestro objetivo?

Lo más lógico hubiera sido determinar qué es lo que se quiere buscar y organizar esa búsqueda. Si lo que buscamos es un bolígrafo lo más probable es que se encuentre en algún cajón del escritorio, si buscamos garbanzos normalmente los encontraremos en algún armario de la cocina… Sólo sabiendo lo que queremos conseguir nos será más fácil a acceder a ello o al menos determinar el camino. Por supuesto no digo que mientras se trabaja para conseguir el objetivo no se puedan aceptar aquellos trabajos que nos vayan saliendo, ¡solo faltaría!, pero una cosa es aceptar aquello que sabemos y podemos hacer y otra muy distinta “buscar un trabajo de lo que sea”.

Por ello en la búsqueda de empleo es imprescindible determinar y definir dos tipos de objetivos. Por una parte el objetivo de finalidad que es el que define la meta final a la que queremos llegar y se caracteriza por establecerse a largo plazo y no depender totalmente de nosotros. Por otra nos encontramos con los objetivos de rendimiento o secuenciales que estarán definidos para un plazo más corto que el anterior y que están bajo nuestro control.

En cualquier caso la definición de los objetivos ha de contemplar cuatro características:

–  Ser específicos (qué, dónde, cuándo y cómo)

–  Ser medibles (poder determinar hasta qué punto se están consiguiendo)

–  Ser realistas (que sea posible llevarlos a cabo)

–  Estar temporalizados (establecer el período de tiempo en el que se van a alcanzar)

La definición de objetivos, además de marcarnos un camino a seguir, tiene una ventaja adicional, su poder de motivación ya que cuando el objetivo no nos viene impuesto sino que parte de nosotros mismos ponemos más interés y constancia en su consecución.

Y llegamos al tercer punto, al PLAN DE ACCIÓN, al ¿cómo lo voy a conseguir? Este Plan de acción dependerá de las áreas de mejora que hayamos detectado en la fase de autoconocimiento y de los objetivos de rendimiento que hayamos establecido para mejorarlas. Está formado, por tanto, por aquellas acciones que necesitamos poner en marcha para mejorar nuestro perfil personal y profesional y así poder llegar al logro del objetivo final.

La mayoría de las veces todo Plan de Acción conlleva acciones relacionadas con la formación para optimizar esas áreas de mejora, bien sea en materias específicas o bien en aquellas relacionadas con el desarrollo de competencias transversales. De la misma forma las acciones tendentes a la adquisición de experiencia profesional suelen estar también presentes en estos planes.

Pero por otra parte no debemos olvidar que en esa reflexión sobre autoconocimiento también obtenemos información de nuestros puntos fuertes, de aquello que nos dota de valor y que nos diferencia del resto. Un Plan de Acción también debe contemplar este aspecto y contemplar acciones tendentes a dar a conocer ese potencial, comunicarlo eficazmente de manera que podamos ir trabajando nuestra marca personal. Por descontado que dentro de esa comunicación englobaríamos las acciones de búsqueda de empleo, acciones que se llevarán a cabo tanto en el mundo on-line como en el mundo off-line.

Soy consciente que tener un Plan Estratégico no garantiza el acceso inmediato a un empleo pero seguro que la ausencia del mismo enlentecerá aún más el proceso, así que…

¡Deja de dar palos de ciego y ponte a buscar con cabeza!

Fuente: http://www.lanuevarutadelempleo.com/

excellencemanagement

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s