La coopetitividad, el nuevo paradigma mundial

Desde muy pequeños nos han educado en la cultura de ser los mejores, una derrota nos hace peores y la victoria es anhelada por todos como si del más preciado trofeo se tratara.

Para ganar tenemos que superarnos, sacrificarnos con nuestro esfuerzo y competir en nuestro día a día para destacar de entre la multitud, diferenciarnos del resto y así poder salir victoriosos.

Esto se ve de una forma muy clara en nuestra sociedad, pues en base a la competitividad hemos construido nuestro sistema educativo, las becas o el acceso a un trabajo mediante los muy bien denominados “concursos” u “oposiciones”, caracterizados por ser competencias entre varios conscursantes u opositores.

Más esclarecedor si cabe es el ejemplo del mundo de la empresa, pues en un mercado cada vez más y más saturado la competencia es feroz, hay guerras de precios, estrategias de “benchmarking” o espionaje y la única premisa existente ha sido siempre la de “vencer o morir”.

Pero, ¿qué ocurriría si esta forma de pensar fuera errónea?; ¿hemos estado construyendo nuestras vidas bajo premisas equivocadas?; ¿podemos realmente obtener beneficios sin ser competitivos?

Para resolver todas estas dudas está la palabra “coopetitividad”, que no es otra cosa que el arte de cooperar. En la actualidad estamos viendo como nuevos modelos de negocio están surgiendo en base a esta idea, un claro ejemplo es la Wikipedia, recién galardonada con el premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2015 por el uso de la cooperación en la mejora de sus contenidos así como en la gestión de los mismos, su idea principal es que sea un proyecto abierto al mundo.

Otro ejemplo de nuevos modelos de negocio coopetitivos son empresas como Bla Bla Car o Wikiloc, portal para compartir rutas de senderismo, bicicleta o coche a lo largo del globo.

El Crowdfunding también ha entrado con fuerza en nuestras vidas como herramienta social capaz de sacar adelante proyectos, Start Ups, ideas o iniciativas con pequeñas aportaciones de muchos contribuyentes. Un ejemplo de esto es la campaña lanzada por un ciudadano del Reino Unido con el nombre “Rescatar a Grecia” que en apenas días ha podido recaudar más de un millón de euros (y subiendo).

Sin duda las reglas están cambiando, nos dirigimos  a un nuevo paradigma en el que debemos organizarnos de una manera más responsable y colaborativa, en la que el esfuerzo de unos pocos sume para así alcanzar un beneficio común. La colaboración entre iguales es un tema transversal que podemos aplicar en nuestro día a día, ya sea en la búsqueda de empleo entre varios amigos, la creación de una comunidad de bienes, una cooperativa, o compartir medios en común con empresas de nuestro entorno para ahorrar costes, reducir emisiones de CO2  o incrementar nuestra Responsabilidad Social Corporativa o RSC.

Está claro que la coopetitividad no siempre se podrá llevar a cabo en el 100% de nuestras acciones diarias de nuestra vida laboral, empresarial o personal, pero te invito a que te hagas esta pregunta y reflexiones sobre ello ¿puedo alcanzar mis metas más rápido y de mejor manera si coopero con mis iguales? Seguro que si le dedicas un par de minutos a pensar esto saldrán a la luz proyectos y metas que por culpa de tu ego, inseguridades o simple vergüenza a pedir ayuda, no podías alcanzar y te empeñabas en hacer en soledad.

Qué me dices, ¿Cooperamos?

Fuente: David Lopera.

C. Marco

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s