Síndrome del quemado o Burn Out

preparación para no padecer síndrome de bornout

¿Sabías que cualquier persona puede adaptarse a su condición laboral por extrema que esta sea, con un entrenamiento adecuado?

Si esto es así, por un lado deberíamos preguntarnos cómo y por qué se da tan a menudo el Síndrome del Burnout, y por otro, cuál debería ser ese entrenamiento concreto que adecuara las personas a los puestos, con sus distintos niveles de exigencia.

Es más fácil y obvio responder a lo primero.

El síndrome de “quemado” surge como resultado de un largo proceso de desgaste profesional. La causa, una progresiva disminución de las habilidades y recursos emocionales imprescindibles para afrontar el estrés de la vida laboral diaria.

¿Y qué origina ese proceso de desgaste?

Muchos factores, sólo el hecho de trabajar para una dirección o compañeros que  adolezcan del síndrome del impostor, o que sean pesimistas defensivos ¡Sería causa suficiente!

Queramos o no, el entorno laboral se ha convertido en un circo romano donde salir a la arena exige una preparación intelectual y psico-emocional muy intensa.

“Estamos obligados a elegir continuamente entre ser competitivos y rentables o no ceder a las coacciones socio-profesionales por conveniencia”

Y respondiendo a lo segundo…

El adiestramiento específico para convivir con grandes “estresores” profesionales debería formar parte de las políticas empresariales de desarrollo de los recursos humanos.

El profesional que está sufriendo el síndrome de bornout significa que ya ha perdido cualquier ápice de entusiasmo inicial, puesto que a lo largo de su desempeño laboral, sus expectativas no se han ido satisfaciendo y este desánimo le ha llevado a un estancamiento profesional y un rendimiento cada vez menor.

Síntomas:

  • Agotamiento físico, mental y emocional.
  • Desgaste profesional  y falta de realización personal,
  • Aumento de la actitud negativa y crítica insensible
  • Estrés: cansancio, angustia, ansiedad

Consecuencias:

  • Apatía generalizada y tendencia a evaluar el propio trabajo de forma negativa, con sentimiento de insuficiencia profesional y baja autoestima
  • Frustración por auto-reproches, proyectados hacia sí mismo, hacia compañeros, superiores, empleados, clientes, colaboradores,…

empleado quemado dentro de la empresa

¿Pueden aprovechar las empresas a los profesionales con síndrome de Burnout?

Sinceramente NO y voy a ponerme como ejemplo.

Como Jefe:

Han sido numerosas las ocasiones en las que me ha tocado incorporarme a un grupo de trabajo, donde me he encontrado con personas que habían sido excelentes profesionales, pero que ya estaban en esa etapa en la que, aunque “tus intenciones sean buenas no creen que “vayas a cambiar nada”… Es decir, en la fase de “no retorno”.

Lamentablemente y tras varios intentos de rescatar a estos profesionales de su situación, mediante incentivos, responsabilidades, flexibilidad, formación, promoción,…me resultó imposible remontar su estado: su nivel de insatisfacción y negatividad era tan alto que les resultaba incluso angustioso tener que acudir al trabajo y ya no sentían ningún compromiso frente al puesto ni frente a la empresa.

Cuando las personas están tan “quemadas, no sólo pasan a convertirse en un coste inútil para la empresa, sino que además pueden llegar a contagiar al resto de los colaboradores.

Como empleado:

Al tener la experiencia como “Jefa” y ser bastante analítica conmigo misma, he tenido la capacidad suficiente de identificar cuándo estaba empezando a estar quemada y tomar la decisión de abandonar la empresa, por mi propio bien y el de los compañeros.

Peor situación ha sido cuando he trabajado bajo las órdenes de un superior que estaba “quemado”. Cuando esto sucede el efecto “Burnout” se extiende como la pólvora entre los empleados y el ambiente se vuelve tan tóxico que hasta  cuesta respirar.

Pero, resulta paradójico que muchas personas que están padeciendo el síndrome de Burnout, por alguna razón no son capaces de alejarse del trabajo a pesar de reconocer lo mucho y lo mal que les está afectando, en mi opinión adolecen de Síndrome de Estocolmo.

Algunos se encuentran en una situación más delicada, están atrapados por algún tipo de relación contractual que les obliga a mantener su puesto laboral.

Otros consideran que con la incertidumbre laboral actual no pueden abandonar su actividad…(Y pensar que cuando decidan que es el momento de abandonar, estarán tan anulados profesionalmente que serán incapaces de tomar una buena decisión).

Y en otras ocasiones, me he encontrado con compañeros que no han querido dejar su trabajo porque consideran que sería un fracaso dentro de su expediente profesional.

síndrome del burnout en clientes

Conclusiones:

¿Puede prevenirse de una manera efectiva este síndrome? Si no al 100%, desde luego en un alto porcentaje se vería reducido. ¿Cómo? Para mí la repuesta sería:

“Trata a tus colaboradores igual que tratas a tus clientes”

Fácil de entender, nadie quiere tener  “clientes quemados”, eso qué significa, que las empresas están dispuestas a satisfacer exigencias, a escuchar, a ser flexibles, a tratar de razonar con los clientes, averiguar qué necesitan, cuáles son sus expectativas, etc.

Pero eso mismo son incapaces de aplicarlo con sus colaboradores. El hándicap, que el empresario entiende el beneficio que le supone esa atención personalizada hacia un cliente, pero no tiene claro el beneficio de realizar esa inversión hacia su fuerza de trabajo.

La respuesta: háblale de números, la disminución de los costos laborales y el aumento significativo de la productividad.

Evita que tus empleados acaben “quemados” integrándolos en la empresa mediante una buena herramienta de gestión de recursos humanos.

Pero, respecto a tus clientes digitales, ¿Sabes si están “quemados? ¿Estás cubriendo sus expectativas? ¿Quién los atiende? ¿Cómo les escuchas? ¿Dónde están buscando solución a sus necesidades? En las herramientas de Social Selling está la respuesta…

Es también importante crear un entorno laboral agradable y conseguir una comunicación fluida entre los componentes de la organización que ayude a la consecución de objetivos comunes, esto forma parte del Liderazgo Transpersonal que todo CEO, directivo, gerente y persona que se enfrente al entorno laboral debe desarrollar.

Desde Aquinolluevesobremojado30.com apostamos por el único Máster que imparte EDYCT sobre Liderazgo Transpersonal el cual cuenta con expertos de una reconocida experiencia en diferentes materias, capaces de sacar el líder que cada uno lleva dentro, desarrollándose personal  y profesionalmente.

Fuente: Coffee Break By Laura Mata.

C. Marco

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Síndrome del quemado o Burn Out

  1. Karen dijo:

    Muy buen articulo, realmente es importante tratar a los colaboradores como a los clientes.

  2. Desde Aquí no llueve sobre mojado 3.0 te agradecemos mucho que hayas compartido este post🙂
    Y efectivamente Karen, tratar a los colaboradores bien va a repercutir además en un mejor trato al cliente y un compromiso más profundo para con la empresa.

    Compartiremos tu blog en nuestras redes Marco.

    Saludos!

  3. Perfecto muchas gracias Belén. Te mando un saludo para Laura Mata.;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s