Roei Sadan: De dar la vuelta al mundo en bici a estar dos meses en coma

Imagen relacionada

Cuando persigues un sueño, no hay atajos. No hay nada mejor que soñar con los ojos abiertos. Así se expresaba Roei Sadan (Tel-Aviv, 1972), cuando atendió a MARCA a principios de 2010. Se encontraba de paso por Madrid. En 2007 había iniciado su gran aventura: recorrer el mundo en bicicleta. Tardo cuatro años en completar 6.600 km por 42 países y en todos los continentes.

En agosto de 2015, una caída en el Stok Kangri (6.153 metros) le dejó dos meses en coma. No recuerda nada de lo que sucedió. Confinado a una silla de ruedas, arrancó un nuevo camino. Complicado. Duro. Inesperado. “En el viaje en bici podía elegir, ir a la derecha a la izquierda, por este o aquel país. Cuando estaba en la silla de ruedas no tenía opción: caminar de nuevo o seguir ahí. Blanco o negro”, reconoce Sadan a MARCA.

Resultado de imagen de roei sadan

En pleno proceso de recuperación, se prepara para un nuevo reto. En el verano de 2018 pretende recorrer Europa de norte a sur en bicicleta. Partirá de Noruega y arribará a Tarifa (Cádiz). . Antes, viajará por Estados Unidos para contar su historia. Ahora, repasa con MARCA lo vivido desde aquel fatídico día en el Himalaya.

Al acabar la vuelta al mundo en bici (“ha sido la obra de mi vida”, confiesa), cambió la bici por el kayak. Cruzó la costa de Israel. Se preparó para hacer lo propio en América: desde Alaska hasta San Diego. En agosto de 2015 se marchó al Himalaya. Recorrió uno de los caminos más altos del mundo en Manali. Allí iba a esperar la llegada de su novia Sharon.

Resultado de imagen de roei sadan

Caída en la montaña:

Como Roei no se puede estar quieto, decidió ascender el Stok Kangri (6.153 metros). Llegó a la cima a pesar de la nieve. Cuando bajara, allí estaría su novia. Durante el descenso, resbaló en una piedra. “Dos meses después me desperté en el hospital. No recuerdo nada”.

Cuando abrió los ojos vio a un amigo. “¿Qué haces aquí? ¿Dónde estoy?”, le preguntó. “¿No sabes lo que pasó?”, me dijo. Roei le contestó: “Todo fue genial con la bici, luego subí una montaña y Sharon vino a visitarme”. Su amigo no salía de su asombro: “Te caíste desde 500 metros”, le informó.

Poco a poco, Sadan asimiló su situación mientras le contaban lo sucedido. Permaneció más de cuatro horas tirado en la nieve antes de ser rescatado. El oxígeno artificial se agotó. Se rompió un tobillo, pero las secuelas del accidente afectaron sobre todo al cerebro. Sufrió lagunas de memoria. Acabó sentado en una silla de ruedas. “Cuando yo estaba en mi viaje en bicicleta, crucé desiertos, pasé hambre y sed, pero siempre supe que debía estar en ninguna parte para llegar a algún lugar. En el hospital, pensé lo mismo”, afirma Sadan.

Nunca perdió la fe:

En aquella aventura contó con la colaboración de una ‘amiga’ con dos ruedas y los colores azul y blanco de su bandera patria. Era su bici, llamada Emuná (fe en hebreo). “En el hospital, yo sabía que emuná estaba conmigo. Tenía que cruzar este desierto y sabía que sería más fuerte después de este viaje”. Dicho y hecho.

Acostumbrado a la soledad, pasó de escalar montaña a necesitar ayuda para ir al baño. Renunció a ir a un fisioterapeuta. Creía que él solo podría volver a andar. “Antes confiaba en mi mismo y ahora tengo que confiar en los demás. Pero soy la misma persona, lo que ha cambiado es mi viaje”.

En febrero de 2016 acudió a la Universidad de Tel Aviv. Allí contó su historia y acabó su relato puesto en pie. “Todos caemos en la vida, lo importante es cómo te levantas. Cada cosa sucede por una razón. La vida es una aventura y un desafío continuo”, señala.

Aprendió a andar de nuevo y volvió a montar en bici. Cuando se le pregunta por si mantiene el lema de soñar con los ojos, no tiene duda: “Una pesadilla también es un sueño. Es una experiencia más y a veces una experiencia también es una pesadilla que termina”. Tras despertar de este mal sueño, pronto emprenderá uno nuevo. Nada le detiene. Seguro.

Fuente: Andrés García.

C. Marco

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s