Líderes en lugar de Jefes

Resultado de imagen de lider jefe

Siempre me han gustado las personas, a lo largo de mi vida profesional he sido siempre un ferviente defensor de la gran importancia de las mismas en las organizaciones. Pero también tengo una opinión no muy favorable del nivel de responsables/directivos en nuestro país.

Considero que, en la actual triste situación económica y financiera, somos unos de los principales responsables de obstaculizar el cambio, de querer mantener unas estructuras obsoletas, de no tener amplitud de miras y sobre todo de querer mantener una concepción inamovible del “puesto de trabajo” con una jerarquía establecida, unos rígidos derechos adquiridos , unas olvidadas obligaciones y una obediencia ciega al “jefe”, para podernos esconder de nuestra responsabilidad.

Por supuesto, esto no es aplicable a todos los responsables y directivos, pero si que se puede observar en bastantes organizaciones existentes.

En mi experiencia profesional he sido muy afortunado, he podido colaborar y trabajar con lideres que dentro de las organizaciones predican con el ejemplo, motivan y desarrollan a sus colaboradores y equipos, que transmiten confianza, que son exigentes consigo mismos y con los demás, que son justos, que delegan sin miedo, que forman y que son ética y moralmente dignos.

¡Ellos existen!

Son personas que por si mismas tienen interés en mejorar y también, y muy importante, porque la organización les prepara y les dota con los medios, herramientas y habilidades para poder alcanzar los retos y las metas que tanto ellos mismos como la organización quieren alcanzar.

Para ello es muy importante implantar en las empresas “modelos directivos y de liderazgo” que entrenen, ayuden, guíen y den soporte organizativo a estos responsables/directivos que la compañía designará para liderar la estrategia empresarial, haciéndoles sentir la importancia de su responsabilidad.

Es importante romper con la tendencia actual de negatividad y enfocarnos en crear y desarrollar lideres responsables a los que vincular profesionalmente a la empresa. Esto nos llevará a poder realizar un cambio radicalmente necesario en las formas de entender las relaciones internas y empresariales.

Para ello se necesitan personas bien preparadas, con talento, creatividad, seguros pero humildes y que sean capaces de enseñar a los demás el arte de sacar provecho de lo mejor de cada uno de nosotros.

Todo ello conduce a tener un estilo de dirección de equipos más humanizado, dando más protagonismo al empleado, potenciando el respeto, la colaboración, el compromiso y el compañerismo.

En definitiva, consecución de objetivos empresariales, buen equipo, buenos profesionales y BUENA GENTE.

C. Marco
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s