El Arte de La Guerra aplicado a la Gerencia de Proyectos

2016-07-28_19-36-06

La Gerencia de Proyectos es un tema que debe ser bien abordado por quienes están a cargo, para ello deben ser estrategas y no hay libro que sea mejor que el libro de Sun Tzu “El Arte de la Guerra”, el cual ha sido reconocido como el mejor libro de estrategia de todos los tiempos, ya que no solo aplica para el ámbito militar, sino que es aplicable en los negocios.

Si has leído el libro, te estarás preguntando cómo es posible que sea aplicable al área de negocios, y acá en CertCampus te mostramos que es posible.

Sun Tzu y el Arte de los Negocios:

Es sabido que en el libro “El Arte de la Guerra” la filosofía del escritor es obtener el éxito sin combatir y a continuación mostraremos el punto de vista aplicable al sector de negocios.

Obtén la victoria sin luchar.

“La guerra es un asunto de vital importancia para el Estado; es la jurisdicción de la vida o la muerte, el camino que lleva a la supervivencia o a la ruina. Es indispensable estudiarla concienzudamente”.

En la época de Sun Tzu gobernaba quien tenía los medios para llegar a tener poder y establecerse entre él, no quien dominaba el comercio.

Lo que fue un motivo tremendo de irritación fue la guerra fría, la cual provocó una competencia comercial entre países, es por ello que los negocios son una parte vital del Estado hoy en día.

“Tu meta debe ser tomar intacto todo lo que hay bajo el cielo. De este modo tus tropas no se agotarán y tu victoria será total. Éste es el arte de la estrategia ofensiva”.

Este párrafo nos plantea una idea aplicable a los negocios: Capturar el mercado de una manera limpia, asegurando así una resistencia y bonanza. Una forma muy práctica es hacer una definición de los mercados y hacer un compromiso de obtener el dominio de ellos, de una manera relativa, sin poner en peligro la rentabilidad de la empresa. Se deben tomar en cuenta todos los factores, prever respuestas y resultados.

Se debe evitar la fortaleza, la debilidad debe ser atacada.

 “Pues un ejército puede compararse con una corriente de agua, porque así como el caudal que fluye evita las alturas y corre presuroso hacia las tierras bajas, así un ejército evita la fortaleza y ataca los objetivos más débiles”.

Aunque esto no es un secreto, otra de las tácticas principales para sobrellevar los negocios es atacar los puntos débiles, cuando menos se lo esperen. Esta táctica requiere menos recursos que atacar fortalezas, por lo tanto nuestro equipo no quedará exhausto y creará un camino corto hacia el éxito; al mismo tiempo se obtendrá una victoria con aún más valor, pues los recursos invertidos fueron menores y las utilidades serán mayores.

Para ser un buen estratega es bueno saber ver las debilidades del oponente, pero es necesario tener la fortaleza para evitar atacar cuando no es necesario o cuando una situación “prevista” cambia.

Actuar velozmente y con preparación.

“La velocidad es la esencia misma de la guerra. Aprovecha la falta de preparación del enemigo; viaja por rutas inesperadas y atácalo donde no esté prevenido”.

La guerra –en este caso- no es diferente de los negocios, la velocidad es un factor esencial para obtener la victoria. El ritmo de los negocios acelera continuamente, y actuar lentamente podría no ser la mejor táctica. Para poder sobrevivir en el mundo de los negocios es necesario que la empresa sea presta para actuar y al mismo tiempo esa agilidad sea inquebrantable. Se debe estar apto para beneficiarse de las oportunidades creadas.

La velocidad es importante y no solamente para aprovechar las oportunidades, sino que es el factor sorpresa determinante para tomar desprevenida a la competencia. Luego de un primer ataque sorpresa se pierde el equilibrio, luego de eso, lanzar más ataques seguidos descontrola aún más y provocará incapacidad de responder.

Buen liderazgo, aún en tiempos malos.

“Y por esto el general que no busca la gloria personal cuando avanza, ni se preocupa por evitar el castigo cuando retrocede, sino que su único propósito es proteger a la población y promover las mejores causas de su soberano, es la joya preciosa del Estado… pocos se encuentran de este temple”.

Muchos podrían ser buenos líderes en tiempos buenos, pero no cualquiera es ejerce un buen liderazgo en tiempos turbulentos, es difícil de encontrar un líder de este calibre.

Este tipo de líder es excepcional y deseable pues tienden a anteponer la necesidad de los demás a la de ellos mismos.

Para ejercer un buen liderazgo es necesario:

  • Temple de carácter, además de formarse una imagen.

  • Ser el ejemplo, reflejar lo que se dice.

  • Compartir los problemas del equipo, no solo las victorias.

  • Motivación emocional, además de la material.

  • Ser claro al momento de encomendar misiones, evitar confusiones.

  • Lograr que la estrategia planeada sea de beneficio a la organización, no lo contrario.

Si los recursos son pocos es bueno tener a la mano teorías o ideas nuevas para hacer una planificación correcta y aplicar todo eso de manera correcta en la organización.

El libro “El Arte de la Guerra” resulta bastante útil para las empresas, ya que nos encontramos en un mundo globalizado, y si se aplican todos los principios del libro las posibilidades de obtener una victoria incrementan.

BIBLIOGRAFÍA:

http://repository.udem.edu.co/bitstream/handle/11407/415/El%20arte%20de%20la%20guerra%20aplicado%20a%20la%20administraci%C3%B3n.pdf?sequence=1&isAllowed=y

http://www.degerencia.com/articulos.php?artid=937

Artículo visto en: http://www.certcampus.com/

C. Marco

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s