Actitud, Experiencia y que sea normal

Resultado de imagen de cualidades profesional

Muchas veces me han preguntado qué es lo que buscamos en una persona al contratarla. Siempre digo lo mismo; lo más importante es que sea normal. Y es que no hay tanta gente normal.

En una entrevista que realizamos recientemente para incorporar una persona a Hidro Rubber, al preguntar al candidato sobre qué debería mejorar, éste nos respondió que era perezoso. Apaga y vámonos.

En otra entrevista, hace ya tiempo, para el puesto de Director comercial, la candidata nos contó que no le gustaba viajar. Además, lo adornó diciendo que realmente le gustaba la gestión de proyectos. Y es que está bien que la gente sea sincera, pero no tonta. Nuestra empresa exporta el 80% de lo que vendemos, y el puesto era para Director comercial. ¡Ahórrate el viaje y ahórranos la entrevista!.

La segunda cualidad que más valoro es la actitud. He entrevistado a personas que no tenían ilusión por el puesto o nuestra organización. Esto se ve. Siempre he creído que la parte técnica se aprende, la parte actitudinal no. Prefiero alguien con una buena actitud, ya aprenderá. Alguien con mucho conocimiento y sin ganas, no lo aplica. Recuerdo haber oído decir a Emilio Duró que el contrataba a la gente en función de cómo subían las escaleras de la empresa. Bueno, ya tenemos una persona normal y con buena actitud.

La tercera cualidad es la experiencia. La experiencia, no son años de antigüedad en el puesto, es lo que has aprendido en esos años y te llevas contigo para implantarlo en nuestra empresa. Esto es muy difícil medir en determinados puestos. He leído alguna vez que para seleccionar un cocinero se le pone a cocinar, para seleccionar a un mecánico le plantas en un coche averiado, pero ¿Qué haces para medirlo en un director comercial? y, ¿en un director de compras? ¿los pones a vender o a comprar?

Vamos terminando, tenemos a un tipo que es normal, tiene buena actitud y sabe de lo suyo. Pero, ¿Cuántos hay de estos? No pienses, te lo digo yo, muy pocos.

Vivimos en una sociedad que se encarga de cortarnos a todos con el mismo patrón desde que somos pequeños. Hoy veo que mis hijos estudian prácticamente lo mismo y  de la misma forma que estudiaba yo hace 30 años. Tendremos más personas iguales que seguirán con el ciclo de hacer standares. Los niños van a la universidad y es lo mismo. Se trabaja muy poco o nada la parte emocional. No saben hablar en público, trabajar en equipo, relacionarse con los demás, empatizar,….Luego llegan a la empresa, y por desgracia la rueda sigue. Procedimientos y trabajos limitados en la mayoría de los casos, sin capacidad de desarrollo. Matamos la creatividad desde que son pequeños hasta que mueren.

Demos la oportunidad de soñar…

Fuente: http://www.jonangulo.es/

C. Marco

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s