Profesionales Endiosados

Todos conocemos alguno y los hay en todas las profesiones.

Médicos, abogados, docentes, consultores, blogueros, marketeros, diseñadores, fontaneros, arquitectos, actores, escritores, Chefs, mecánicos, comerciales, jefes, responsables, directivos, mandos intermedios…

Y los comerciantes. ¿A qué te has encontrado alguna vez al dueño de un comercio que trata mal a sus clientes? Luego se preguntan que por qué no tienen más clientes y le echan la culpa a la crisis.

Seguro que a ti se te ocurren muchas más profesiones que no he puesto.

Son esos profesionales que nunca admiten que nadie que consideren que está por debajo de ellos (profesionalmente) les contradiga.

Por ejemplo esos médicos que no soportan que su paciente ponga en duda su diagnóstico o tratamiento.

Que empiezan a hablar mal e incluso con desprecio por su orgullo profesional herido.

Cambios:

Pues todos esos profesionales endiosados tienen, en mi opinión, los días contados.

Todos, o casi todos, somos conscientes de los cambios tan grandes que se avecinan en cuanto a temas laborales.

La tecnología y los profesionales asiáticos están irrumpiendo ya en todo el mundo para darle la vuelta como a un calcetín. En mi opinión las oportunidades profesionales se van a polarizar.

¿Quienes quedarán? Pues no lo sé, no soy el Oráculo de Delfos. Algunos hacen previsiones, pero realmente nadie sabe cómo evolucionará el tema laboral.

Lo que sí creo y sí me mojo es que los que quedarán serán los que tengan respeto por los demás. Los que traten con consideración a la persona que tiene enfrente.

La consideración es gratis y nos aporta muchos, qué digo muchos, muchísimos beneficios. Si quieres saber algo más sobre la consideración lee este artículo.

Estos profesionales creen que con dar un buen servicio, resolver el problema es suficiente. Y que esto les da “derecho” a no tener por qué ser corteses ni considerados.

Pues NO. Ser un gran profesional no te da derecho a tratar mal a nadie.

En una valoración entre recibir un buen servicio o recibir un trato amable, las personas mayoritariamente preferimos recibir un trato amable.

Y si no piensa en esto. Cuando llamamos a algún servicio técnico porque necesitamos arreglar algo, si nos solucionan el problema pero nos atienden mal, nos quedamos indignados, e incluso enfadados, del trato recibido.

Pero si no consiguen arreglarnos el problema en esa llamada y nos dicen que tenemos que volver a llamar más adelante pero nos han tratado de forma amable y considerada, no nos afloran emociones negativas más que una pequeña molestia por el retraso, o incluso ni eso.

Si tenemos que elegir entre un profesional que nos trata mal o un profesional que nos trata bien, tiene más probabilidades el que nos trata bien. Aunque su capacidad profesional sea inferior.

Visión de Futuro:

Por ejemplo un fotógrafo de bodas. Los hay mejores y peores. Pero la decisión siempre se toma por el feeling que crea con los novios.

Con este ejemplo quiero poner de manifiesto que hoy en día ya hay muchos profesionales que realizan buenos trabajos. Lo suficientemente buenos para cumplir con las expectativas del cliente.

Así que la diferencia competitiva ya no está en la capacidad profesional del profesional, sino en otros factores. Y uno primordial es el trato a las personas.

Aquí te dejo un fantástico ejemplo de todo esto que nos cuenta Mario Alonso Puig:

Hace unos meses ya escribí un artículo relacionado con este tema pero más centrado en el tema empresarial, no tan genérico como hoy. Haz clic aquí por si quieres leerlo.

Te ayudo a desarrollar las Capacidades Cognitivas, Emocionales y Relacionales que necesitan las organizaciones de mañana (de hoy). Haz clic aquí para saber más de mis servicios.

Este artículo ha sido publicado originalmente en mi blog.

Sobre

Me dedico a impulsar y mentorizar las Habilidades sociales profesionales para cualquier tipo de empresa. Son factores intangibles que generan el 90% del éxito de las empresas como la naturaleza y calidad de tu red de contactos (stakeholders): clientes, proveedores, colaboradores, empleados y terceras personas. De tu comportamiento con estas personas. Del conocimiento que extraes de tu red y cómo lo aplicas en el desarrollo de productos y servicios con imaginación y creatividad. De cómo te comunicas y despiertas sus emociones. Y de la confianza que tienes en tu red de contactos. Si quieres saber más de por qué hago esto pasa por aquí.

C. Marco

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s