¿Sabes ya cuál es tu talento?

talento

Hace varios años una persona me preguntó cuál era mi talento.

Me la quedé mirando muy fijamente y le contesté la típica respuesta fabricada cuando le hacen a uno esta pregunta en una entrevista de trabajo.

Sin embargo, aquello no era una entrevista de trabajo.

La respuesta de la persona que me hizo la pregunta me dejó todavía mas descolocada:

“Cuando sepas de verdad cuál es tu verdadero talento, vuelve y cuéntamelo”.

“¿Por qué?” le pregunté. “Te lo acabo de decir”.

“No. Me acabas de contar lo que creías que yo quería escuchar. Sin embargo no he visto ni brillo en tus ojos ni pasión”.

Tardé bastante tiempo en descubrir cuál era mi talento y no fué fácil reconocerlo escondido tras capas y capas de respuestas aprendidas y enconsertadas.

Es frecuente que cuando alguien nos pregunta por lo que significa la palabra talento, se nos venga a la mente personas que han sido excepcionalmente talentosas. Tal es el caso de Mozart, Leonardo Da Vinci, Einstein…..

slide_libro

Visto así resulta difícil pensar que cualquiera de nosotros pueda estar, siquiera, a la altura de tales personajes.

Soy de la opinión que TODAS las personas poseemos talentos. Posiblemente no tenga la magnitud ni la trascendencia que el talento de Mozart pero todos tenemos algún tipo de talento.

Lo que ocurre es que lo tenemos tan escondido tras las típicas respuestas que los demás esperan escuchar de uno mismo, que pocas veces lo dejamos salir para enseñárselo al mundo.

Cuando me preguntan sobre qué entiendo yo por talento me gusta recordar una historia que escuché hace muchos años sobre un adolescente que había llegado a ser la pesadilla de la policía. Y lo era porque el chaval, que no llegaba ni por asomo a la edad para poder conducir, era un fuera de serie huyendo en coche de la policía cuando había cometido algún delito. Tal era su habilidad que ni los conductores más experimentados conseguían dar caza al “fugas” que era el apodo que tenia el chico. La historia, afortunadamente, tiene un final feliz: el chaval se enmienda y deja de cometer delitos para ¡convertirse en instructor de conducción para policías!!!! Había conseguido descubrir cuál era su talento y se dedicaba a enseñar a policías a conducir vehículos en persecuciones y situaciones peligrosas.

Lo cierto es que lo que suelo encontrarme es que la mayor parte de las personas desconocen cuál es su talento.

Desafortunadamente, la idea de diferenciarse de los demás no es algo que esté muy extendido.

Cada vez más me encuentro con personas que son clones de patrones que la sociedad ha ido generando. Personas que consideran que lo mejor, o lo más adecuado, es ser igual que los demás, no destacar, ser uno más. Y eso implica, en ocasiones, renunciar a tus sueños y por supuesto a tu talento.

Porque muchas veces el talento no es tan evidente ni está tan desarrollado como en el caso de Leonardo Da Vinci.

Lo habitual es que necesitemos tiempo y paciencia para poder descubrir cuál es nuestro talento, siempre y cuando queramos destapar el tarro de las esencias y dejarlas salir, claro.

¿Cómo saber cuál es tu talento entonces?

Muchas veces el talento se asocia a la habilidad para poder hacer algo de forma excepcional o sobresaliente. Sin embargo, eso lo único que denota es, justamente, que uno tiene una habilidad más desarrollada que los demás pero poco más.

Para que pueda ser considerado talento hace falta un ingrediente especial: la pasión.

Las personas que han descubierto su talento sienten pasión en lo que hacen. No lo consideran un trabajo ni una obligación. Y es precisamente eso lo que hace que se convierta en talento, porque cuanto más practicamos aquello que nos entusiasma y que nos apasiona, curiosamente, nos volvemos más talentosos.

Ahora bien, ¿estamos dispuestos a gritarle el mundo cuál es nuestro talento?¿estamos preparados a correr el riesgo de ser diferentes y a que nos señalen con el dedo? ¿queremos vivir de nuestro talento y apostar por nosotros mismos, aunque eso suponga diferenciarnos?

Descubrir el talento que cada uno tiene es el mayor regalo que uno puede hacerse. 

No podría imaginarme la vida sin aquello que de verdad me apasiona .

¿Y tú?

Fuente: Isabel Iglesias.

C. Marco

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s