Planes de acción: El proceso para trasformar Objetivos en Resultados

Imagen relacionada

En este momento del año en el que muchas personas se proponen hacer cambios para el nuevo año y conseguir objetivos que anhelan desde hace tiempo es importante elaborar un proceso efectivo para conseguirlo. El plan de acción es fundamental en este proceso. Espero que empecéis el año con grandes planes.

De objetivo a realidad. Planes de acción:

Todos tenemos sueños, aspiraciones, deseos, simplemente objetivos que queremos conseguir. No siempre son con la intención de desarrollar algo nuevo, sino que a veces los tenemos que plantear por necesidad. Sea como sea, con frecuencia se nos presenta como un reto conseguir estos objetivos, aunque en realidad esto es un proceso que se puede aprender. Se requiere reflexión, análisis, previsión. Es decir que hay técnica detrás de la consecución de un objetivo. Lo que separa un objetivo de la realidad es un buen plan de acción. Eso sí, acompañado de esfuerzo, dedicación y una cierta actitud. La elaboración de un plan de acción es principal y previa a la acción.

Aspectos principales a tener en cuenta para elaborar un plan de acción efectivo.

  • El objetivo que quiero conseguir. Este objetivo debe estar formulado respetando las siguientes características: específico, medible, alcanzable, realista y situado en el tiempo.
  • Los beneficios, ventajas que obtendré consiguiendo este objetivo y también las posibles pérdidas.
  • Las acciones que necesito emprender para conseguir el objetivo.
  • El tiempo que necesito y cuándo necesito alcanzar diferentes hitos (objetivos intermedios) con su respectivo seguimiento y evaluación de cumplimiento.
  • Las dificultades y/o riesgos que existen para de esta manera anticiparnos con acciones correspondientes o con un plan B.
  • Los recursos necesarios para la puesta en práctica de las acciones (recursos personales, económicos, de tiempo…).

Además se recomienda que el plan de acción esté por escrito, las acciones estén expresadas en positivo (tareas a hacer y no tareas a evitar), que sea motivador y que las acciones sean ejecutables por ti mismo, que estén bajo tu control o como mínimo bajo tu influencia.

Una vez diseñado el plan de acción se aclararán muchos aspectos como la relevancia del objetivo, la motivación para conseguirlo, las diferentes fases que puedan existir, objetivos relacionados o a conseguir previamente, etc.

Después de elaborar el plan, llega el momento de actuar. Además de la parte técnica es muy importante la actitud a la hora de pasar a la acción. La actitud que se adopta puede ser clave para el éxito del plan de acción. Se requiere:

  • Flexibilidad, por si fuera necesario hacer cambios sobre la marcha.
  • Determinación, para superar posibles obstáculos o caídas.
  • Proactividad para centrarte siempre en lo que está en tus manos. Lo que tú puedes cambiar y no lo que depende de otras personas o circunstancias. Por lo tanto asumir responsabilidad.
  • Actitud positiva para aprovechar las oportunidades que se presenten y disfrutar y aprender durante el proceso.
  • Colaboración para hacer buen uso de la ayuda que puedan ofrecer otras personas.

En las organizaciones es muy habitual hacer planes de empresa, de ventas, de lanzamiento de productos, de personal, de comunicación. Si planteamos nuestros objetivos personales de la misma forma tendremos más probabilidades de éxito.

Fuente: https://josemiguelmoreiro.wordpress.com

C. Marco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s