¿Por qué es mejor ser diferente que ser mejor para alcanzar el éxito en los negocios?

captura

Uno de los principales retos que tiene un emprendedor a la hora de lanzar su idea de negocio es lograr destacar y vencer a la competencia.

Lograr el éxito en un negocio, básicamente, se sustenta sobre un interesante equilibrio entre dos conceptos: ser el mejor o ser diferente.

Los grandes emprendedores que han revolucionado el mundo de los negocios, indudablemente, han destacado porque pensaban y actuaban de forma diferente a los demás. Otros han logrado una ventaja competitiva importante siendo los mejores, pero ha sido un movimiento más silencioso y que es muy difícil de mantener.

Probablemente, tener visión para los negocios consiste más en ser capaz de identificar las necesidades de los usuarios, antes, incluso, de que éstos mismos sean conscientes de ellas.

A veces parece que ya está todo inventado, pero no es así. Todavía queda mucho margen para la innovación y para darle la vuelta a ideas que ya se han intentado sin éxito, para dar con lo que realmente quiere la gente. En realidad, es bastante sencillo: crea y comercializa lo que la gente quiere, y habrá demanda. Y si hay demanda, ya tienes un pie en el éxito.

Tratar de vender un producto o servicio basándose en que es mejor que el resto es complicado. No es sencillo que el público tenga esa percepción sin haber llegado a conocerlo a fondo primero.

Pero llamar la atención de los usuarios con algo muy novedoso, diferente, que les plantea una posibilidad que antes no tenían al alcance, te ayuda a ganarte su interés, y puede aportar a tu marca una identidad con la que mantenerte más tiempo en una posición de ventaja.

Desde luego, tratar de hacer las cosas de forma diferente también conlleva un riesgo. Debes hacer frente a situaciones y problemas en los que nadie te puede aconsejar, y que pueden conducirte al fracaso. Pero también es verdad que, al reducir tu competencia (recordemos, estás haciendo algo diferente a los demás), tienes más espacio para probar y equivocarte.

El precio también es un factor clave para optar por el camino de la diferenciación. Si estás intentando abrirte camino en un mercado saturado, si no logras ser el mejor, tendrás que competir en precio. Sin embargo, cuando lo que haces es muy diferente al resto, y no hay otras opciones con las que comparar, podrás jugar con el precio en un margen mucho más flexible.

Finalmente, es más fácil lograr ser un icono de inspiración para la gente haciendo las cosas de forma diferente. Y cuando logras inspirar a tus usuarios, no se trata tanto de si eres realmente el mejor. Ellos sienten que lo eres, y que ellos también lo son por formar parte de tu proyecto.

En definitiva, probablemente la mejor estrategia para una startup que quiere alcanzar el éxito, es posicionarse en primer lugar gracias a la diferenciación en sus productos, para después consolidarse y hacerse fuerte trabajando duro para ser la mejor entre los competidores que irán surgiendo.

Fuente: Sage One.

C. Marco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s