¿Cuarta Revolución Industrial y Tecnológica?

 Resultado de imagen de Cuarta Revolución Industrial

Tema de actualidad palpitante, estamos o no a una cuarta revolución, o es la sexta de acuerdo a la periodización de Carlota Pérez, en un libro que invito a leer: Revoluciones Tecnológicas y Capital Financiero, también en la Cumbre de Davos, en este mes de febrero, fue tema de debate y análisis por los más connotados académicos, empresarios y políticos del orbe.

¿Entonces dónde estamos?

Siguiendo a Carlota Pérez, desde el punto de vista metodológico se puede afirmar que habido cinco grandes revoluciones tecnológicas e industriales. La primera, tiene que ver con la máquina hiladora de algodón desde 1771, aparece la mecanización de bajo coste en textiles y otras industrias, se empieza a trabajar con maquinarias y hierro forjado, hay infraestructuras en canales, vías fluviales que se redefinen. Se empieza a utilizar la energía hidráulica, el país núcleo es Inglaterra.

La segunda revolución surge más o menos, luego de 1829, es la era del vapor y los ferrocarriles. Hay máquinas de vapor y máquinas de hierro, movida con carbón. Construcción de ferrocarriles, producción de locomotoras y vagones, se utiliza la energía del vapor para diversas industrias, incluyendo la textil. Empiezan las infraestructuras de servicio postal estandarizado de plena cobertura, telégrafo, gas urbano entre otros. El país eje sigue siendo Inglaterra pero difundiéndose hacia Europa y EEUU.

La tercera revolución industrial y tecnológica, se inicia aproximadamente en 1875, es la era del acero y la electricidad y la ingeniería pesada. Se desarrolla efectivamente la ingeniería civil y química. Se inicia la industria de equipos eléctricos, se empieza a utilizar el cobre y cables. Alimentos enlatados y embotellados. La navegación mundial se efectúa en veloces barcos de acero, redes transnacionales de ferrocarriles, grandes puentes y túneles, telégrafo mundial, se inicia el uso del teléfono a nivel local. Redes eléctricas para uso doméstico e industrial. Los países ejes son EEUU, rivalizando e iniciando su irrupción en la economía mundial de Alemania, pasando al Reino Unido.

La cuarta revolución se inicia en 1908, es la era del petróleo y el automóvil y la producción en masa. Se inicia el uso de los productos sintéticos, motor de combustión interna para carros, transporte de carga, aviones, tanques, se empiezan a usar los electrodomésticos. Redes de caminos y aeropuertos, redes de oleoductos. Electricidad de plena cobertura. Telecomunicación analógica mundial alámbrica e inalámbrica. EEUU es el país eje, Alemania rivaliza fuertemente y se difumina al resto de Europa.

La quinta revolución mundial, se inicia en 1971, para los entendidos cuando el microprocesador es inventado, la revolución de la información, microelectrónica barata, desarrollo por computadoras entre otras. Comunicación digital mundial, internet, redes eléctricas de fuentes múltiples y  de uso flexible, transporte de alta velocidad por agua, tierra y mar. EEUU, es el país eje difundiéndose a Europa y Asia.

Así las cosas, para algunos, la sexta revolución tecnológica, ya está en desarrollo y comprende el perfeccionamiento de la biotecnología, la bioelectrónica y la nanotecnología y su fuerte incidencia en la revolución del conocimiento intensivo en el sector los servicios como eje de un nuevo modo de crecimiento en el capitalismo y la capacidad de que se profundice la “destrucción creativa” en este sector clave y emergente, de la moderna economía mundial, con repercusiones en las esferas políticas, económicas, culturas, sociales de la humanidad, hay una velocidad del cambio sin lugar a dudas. Hoy en día, hay una sociedad del conocimiento que se está desarrollando aceleradamente. El país eje seguirá siendo EEUU, con la participación de Asía (China, Japón y los llamados tigres Asiáticos de los años 80) y Europa. Todo esto, enmarcado dentro de una nueva ola de globalización en una nueva fase, desde los años 80, que abarca las subáreas financiera, productiva y comercial es la cuarta ola de la globalización y ya algunos analistas hablan del inicio de una nueva ola o hiperglobalización.

Finalmente, cada revolución tecnológica trae no sólo la reorganización de la estructura productiva, una transformación profunda de las instituciones gubernamentales, la sociedad, la cultura.

El paradigma tecno-productivo se readapta a las nuevas condiciones de esa revolución tecnológica e industrial. Por lo tanto, cada revolución combina bienes, productos, servicios verdaderamente nuevos con los preexistentes. Las redes de infraestructura existentes pueden extender su alcance y con ello marcar diferencias cualitativas muy importantes. Se puede decir que hay una relación dialéctica en el cambio tecnológico. Y esto es lo que está sucediendo con la robótica, la nanotecnología, la impresión en tercera dimensión, entre otros cambios disruptivos tecnológicamente que están sucediendo. América Latina, donde está en este debate; no lo sé, espero que no se aisle y quede por fuera, no sólo del debate sino del proceso.

Fuente: JESÚS E. MAZZEI ALFONZO. jesusmazzei@gmail.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s