El trabajador del siglo XXI es innovador, digital y ético, y se forma constantemente

Foto: William Iven / Unsplash

Las competencias de los profesionales más valoradas hoy en día por las empresas están ligadas al trabajo en equipo, la resolución de problemas, las competencias comunicativas y las competencias digitales.

Así lo constatan los estudios The Future of Work: Jobs and skills in 2030 y The Future of Jobs Employment, Skills and Workforce Strategy for the Fourth Industrial Revolution (2016). Dos profesoras de la UOC explican cuáles son estas competencias digitales que hoy en día se consideran claves para trabajar.

Según Montse Guitert, directora del programa de Competencias Digitales de la UOC, las competencias digitales que las empresas piden son las siguientes:

  • Búsqueda y selección crítica de la información en la red. Usar eficientemente el potencial de la red para buscar y recuperar de forma crítica la información digital.
  • Tratamiento y elaboración de la información digital. Crear y editar contenidos digitales en diferentes formatos aplicando el medio más adecuado en cada caso.
  • Presentación y difusión de la información en la red. Presentar y difundir contenidos digitales en la red de forma eficaz utilizando los canales digitales más adecuados.
  • Tecnología digital. Conocer e identificar las tecnologías digitales más adecuadas para llevar a cabo tareas y resolver problemas.
  • Planificación del estudio y trabajo en línea. Estrategias de organización del tiempo aprovechando el potencial de las tecnologías digitales para estudiar y trabajar de forma asíncrona.
  • Comunicación y colaboración en la red. Aplicar los lenguajes y las estrategias adecuados para comunicarse y colaborar en red de forma efectiva seleccionando las herramientas adecuadas.
  • Actitud digital. Mostrar una actitud ética, cuidando la identidad y la reputación digitales, aplicando principios de seguridad en la red y conociendo la legislación vigente en internet.
  • Trabajo en equipo en red. Interactuar y colaborar de forma activa con otras personas en la consecución de objetivos comunes y con la finalidad de conseguir metas superiores a las que se alcanzarían a nivel individual haciendo uso de herramientas colaborativas en línea.

Con estas competencias digitales los profesionales “adquieren conocimientos, habilidades, actitudes, estrategias y sensibilización” que se requieren cuando se utilizan y se aplican las TIC y los medios digitales para “comunicarse, gestionar y analizar la información, para crear y compartir contenidos, para aprender y construir conocimiento de manera crítica, creativa, autónoma y flexible, así como para trabajar en equipo en red”, explica la experta..

Las competencias digitales son transversales y «necesarias para cualquier profesión en el mundo actual», explica Guitert. Por tanto, «cada vez será más difícil» que personas que no sean competentes digitales «tengan posibilidades de formar parte» del mercado laboral, añade.

Acreditación oficial de competencias:

Tanto es así que incluso la Generalitat de Cataluña ha creado un certificado que va ligado a la definición de las competencias TIC necesarias en la sociedad actual: la acreditación de competencias en TIC (la ACTIC). Este certificado es «muy útil» en procesos de búsqueda de empleo, ya que simplifica los procesos de selección de personal a la hora de evaluar las aptitudes digitales de una persona para ocupar un determinado puesto de trabajo, explica la experta.

En la UOC, con el fin de acercar la formación de los estudiantes a las demandas laborales, superar la asignatura Competencias TIC, obligatoria en todos los grados, permite a los estudiantes tener la equivalencia de este certificado. La UOC es la única universidad que ofrece este reconocimiento en Cataluña y en el ámbito español.

¿Qué piden los cazatalentos?

Cazatalentos entrevistados por los Estudios de Economía y Empresa de la UOC explican que las competencias transversales necesarias para afrontar la realidad empresarial son el trabajo en equipo interdisciplinario, la gestión de la ambigüedad, la colaboración, la capacidad de influencia, el análisis y la implicación. A estas competencias, Eva Rimbau, profesora de Recursos humanos en la UOC, añade el compromiso ético, el pensamiento crítico, la creatividad y la capacidad de aprendizaje continuo. Según Rimbau, «son fundamentales para que el graduado se mantenga siempre en evolución y, así, pueda hacer frente a las nuevas situaciones y demandas con que se irá encontrando».

La cuarta revolución industrial es para trabajadores «altamente cualificados y con una gran capacidad de adaptación, flexibilidad y aprendizaje continuo», constata Rimbau.

Los graduados procedentes del sistema de enseñanza-aprendizaje virtual de la UOC están bien posicionados en cuanto al grado de empleabilidad. Esto es lo que se desprende del estudio El perfil competencial de los graduados de ADE en línea: una visión desde el mercado de trabajo, investigación de la UOC y la EADA Business School. Los empleadores valoran mucho competencias que se desarrollan especialmente en los estudios no presenciales, como la capacidadde organizar y planificar el trabajo y el nivel de esfuerzo, dado que la gran mayoría de los graduados de estudios en línea han tenido que compatibilizar la universidad con un trabajo o con situaciones familiares que limitaban la dedicación a las horas de estudio.

Fuente: Anna Torres Garrote.

C. Marco

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s