Smart workers: Los profesionales que revolucionan el trabajo

La fórmula del ‘smart working’ plantea una nueva mentalidad de empleo. Impulsa la configuración de equipos por proyectos, la flexibilidad horaria y la movilidad, y quiere romper con la cultura del presentismo.

Hace tres años que Mondelez empezó a implantar la fórmula de smart working en su división española. Fue un proceso gradual. Primero comenzó con un plan de movilidad interna con el que, entre otras cosas, desaparecieron los despachos para fomentar el trabajo en equipo, eliminar las jerarquías y así ser una organización más horizontal.

Después se pasó al plano externo con el objetivo de que todos los empleados dedicaran un 40% de su tiempo a realizar sus funciones fuera de la oficina. El caso de esta compañía es pionero en nuestro país, pero es una fórmula que promete expandirse y plantea un nuevo tipo de relación entre las empresas y los profesionales para que estos puedan trabajar desde cualquier ubicación.

La movilidad y flexibilidad horaria, el trabajo por objetivos y el uso masivo de las nuevas tecnologías son las tres dimensiones que hacen posible el smart working. “Queríamos convertirnos en una organización más cercana, configurar equipos según los proyectos de cada momento y otorgar a los empleados mayor flexibilidad. En general, la idea de desarrollar un trabajo en un puesto fijo en una oficina va a ir desapareciendo. Si se implementan bien estas nuevas modalidades, se conseguirá aumentar la productividad y la satisfacción de la plantilla“, explica Pedro Casaño, director de Recursos Humanos para el Sur de Europa de Mondelez Internacional.

Cómo funciona:

José Prieto, socio de laboral de Baker Mckenzie, apunta que “el smart working es una evolución del teletrabajo. Aquí lo más relevante son los servicios que se prestan, independientemente del lugar desde el que se realicen. Se produce una deslocalización del puesto de trabajo. Se puede actuar en casa, en una cafetería o en el aeropuerto. Si dejamos a un lado la parte de atención en tiendas físicas y los operarios de fábrica, existe un gran abanico de profesiones que pueden optar por este sistema: desde expertos en ventas hasta financieros, pasando por los especialistas en márketing“. Por ejemplo, en el caso de Mondelez, el 100% de sus comerciales trabaja bajo esta metodología. Vivian Acosta, socia DG de consultoría de Talengo, añade a los que realizan funciones de soporte, como sucede en el ámbito legal, tecnológico o de recursos humanos y a todos aquellos que trabajan por cuenta propia.

Sin embargo, aunque desde hace alrededor de dos años se ha incrementado la apuesta por esta fórmula, aún es una asignatura pendiente de muchas empresas en las que predomina el presentismo laboral. Es un cambio cultural que deben asumir tanto las compañías como los empleados. Muchos no se levantan de la silla hasta que su jefe no se ha ido“, añade Prieto.

Así, de la misma forma que los managers deben confiar en sus equipos y aprender a trabajar con grupos virtuales, la tarea de los profesionales es desarrollar habilidades de autogestión. “Es un cambio en su carrera. Tienen que saber configurar su agenda, establecer su propia rutina y saber relacionarse con sus colaboradores a distancia“, comenta Casaño.

Se trata de trabajar en un entorno independiente, en el que se valoran los resultados y se conforman equipos multiculturales. Se abre la puerta a nuevas formas de colaboración para ganar en eficiencia y ahorrar costes. Es un reto en la cultura corporativa y en el liderazgo estratégico“, comenta Santiago Cuerpo, vertical director de Experis.

Nuevas herramientas:

En este escenario, el uso de las nuevas tecnologías tiene un fuerte impacto en la estructura de los equipos. La empresa tendrá que facilitar los recursos necesarios a sus profesionales, y ‘estos deben ampliar sus conocimientos digitales. Alfonso de Benito, socio director de Executive Interim Management, apunta que como mínimo se tendrán que usar herramientas que permiten el trabajo colaborativo, por ejemplo, compartir contenidos, realizar videoconferencias e, incluso, firmar documentos a distancia. En este sentido, es importante establecer una política de protección de datos para asegurar toda la información.

Regulación de los diferentes modelos:

Una de las principales quejas es que existe un vacío legal en referencia a las nuevas fórmulas de trabajo. El ‘smart working’es una de esas modalidades que está a la espera deuna regulación específica.De momento, en Españaen el Estatuto de los Trabajadores sólo se contempla el teletrabajoy obliga al profesional a fijar un lugar de trabajo habitual, “algo que difiere, y mucho, de las bases sobre las que se asienta el ‘smart working”, apunta Vivian Acosta, socia DG de consultoría de Talengo. Según José Prieto, socio de laboral de Baker Mckenzie, también se necesita una evolución dela normativa en materia de accidentes y seguros en el trabajo, ya que aparecen nuevos entornos en los que los profesionales pueden desarrollar sus funciones. En el ámbito europeo, Reino Unido e Italia se posicionan como los países más avanzados y que más tiempo llevan impulsando estas fórmulas. Según L’Osservatorio Smart Working de Politecnicode Milano, el 17% de las grandes empresas italianas ya han puesto en marcha proyectos para normalizar este método. En Reino Unido se ha lanzado una campaña para acabar conel horario ‘nine to five’ (de nueve a cinco). Pero Estados Unidos es el gran referente; allí el 30% de la población trabaja bajo estas nuevas modalidades.

Nuevos ecosistemas laborales:

Una de las principales quejas es que existe un vacío legal en referencia a las nuevas fórmulas de trabajo. El ‘smart working’es una de esas modalidades que está a la espera deuna regulación específica.De momento, en Españaen el Estatuto de los Trabajadores sólo se contempla el teletrabajoy obliga al profesional a fijar un lugar de trabajo habitual, “algo que difiere, y mucho, de las bases sobre las que se asienta el ‘smart working”, apunta Vivian Acosta, socia DG de consultoría de Talengo. Según José Prieto, socio de laboral de Baker Mckenzie, también se necesita una evolución dela normativa en materia de accidentes y seguros en el trabajo, ya que aparecen nuevos entornos en los que los profesionales pueden desarrollar sus funciones. En el ámbito europeo, Reino Unido e Italia se posicionan como los países más avanzados y que más tiempo llevan impulsando estas fórmulas. Según L’Osservatorio Smart Working de Politecnicode Milano, el 17% de las grandes empresas italianas ya han puesto en marcha proyectos para normalizar este método. En Reino Unido se ha lanzado una campaña para acabar conel horario ‘nine to five’ (de nueve a cinco). Pero Estados Unidos es el gran referente; allí el 30% de la población trabaja bajo estas nuevas modalidades.

Una de las características del ‘smart working’ esque permite a los profesionales trabajar desde cualquier ubicación. En este sentido, los centros de ‘coworking’ están funcionando como uno de los entornos idóneos para impulsarlas nuevas fórmulas de trabajo. En Londres, por ejemplo, existe ‘The Workspace offer’ que ha habilita múltiples espacios y proporciona recursos para 4.000 nuevas empresas aproximadamente.
C. Marco
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s