Pautas para mejorar tu vida con Design Thinking

El tantas veces citado Design Thinking no es algo que se acabe de inventar. Lleva siglos utilizándose como un poderoso método de trabajo en pro de la innovación. Sin embargo, no fue hasta que Tim Brown, profesor de la Universidad de Stanford, habló sobre él en un artículo de Harvard Business Review en 2008, que este concepto se encumbró como una auténtica filosofía.

Qué es Design Thinking según Tim Brown:

“Todo el que quiera puede llevarlo a cabo, siempre que sepa hacerlo”

 

Más allá de ser algo abstracto, el Design Thinking es un método que incluye unos pasos concretos y unas pautas básicas. Se trata de la forma en la que piensan los diseñadores para resolver problemas complejos llevando la creatividad a su máximo exponente y centrándose en las personas. Pero es importante recalcar que no es algo exclusivo de los diseñadores. Todo el que quiera puede llevarlo a cabo, siempre que sepa hacerlo.

El Design Thinking aplicado al ámbito empresarial puede llegar a transformar una empresa y lanzarla al éxito. Y, si un negocio puede pasar con el Design Thinking de rozar la bancarrota a conseguir los máximos beneficios de su historia, qué no podrá hacerse con este método al aplicarlo al plano personal para mejorar nuestras vidas.

descubre cómo el Design Thinking puede potenciar un negocio:

Se trata de una metodología que puede ayudarte a alcanzar tus objetivos, a crear hábitos saludables y, en definitiva, a hacer que tu vida sea mejor. Según Bernard Roth, profesor de Standford, todos somos capaces de reinventarnos y el Design Thinking es una poderosa herramienta que nos puede ayudar a conseguirlo.

La diferencia principal entre el Design Thinking y otros métodos de trabajo es que pone en práctica un proceso centrado en el usuario”. Fundadora de Design Thinking en Español. Arquitecta, Diseñadora y Design Thinker

Cuando nos obsesionamos con un problema, volcamos todos nuestros esfuerzos en solucionarlo. El problema está en que, muchas veces, a pesar del interés que ponemos, no tomamos el camino más adecuado. El Design Thinking nos ofrece alternativas y nos hace darle la vuelta al problema para llegar a la solución con los menores riesgos posibles. Con este método, se trata de encontrar el mayor número de soluciones distintas y no limitarse sólo a una para al final quedarse con la mejor.

Todos podemos aplicar el Design Thinking a nuestra vida porque, como indica Rocío García Ramos, “el Design Thinking es una actitud. Se trata de “pensar como un diseñador”, algo que no siempre resulta fácil. Poner en duda el status quo, evitar los juicios de valor, pensar de forma disruptiva, ser capaces de expresarnos de forma visual, no sentirnos incómodos ante la incertidumbre, disfrutar compartiendo, trabajando en equipo, generar una atmósfera de trabajo divertida…”.

Para aplicar el Design Thinking a tu vida, debes tener en cuenta estas fases que nos muestra Rocío García en su web Design Thinking en español:

DESIGN THINKING

Navega por los 5 diferentes pasos:

Observar al usuario y crear un usuario tipo.

  • Ponerse en la piel del otro
  • Involucrarse
  • Mirar y escuchar.
  • Conseguir una coherencia y un orden con toda la información reunida.
  • Quedarse sólo con lo que aporta valor
  • Que se responda al problema planteado y la persona/personas que lo necesitan.
  • Pensar en soluciones obvias que sirvan para potenciar la innovación
  • Aprovechar las distintas visiones de los miembros del equipo
  • Descubrir áreas inesperadas de exploración, por muy disparatadas que parezcan.
  • Tener en cuenta que los prototipos no son el resultado final, sino instrumentos para llegar a lo que se quiere.
  • Identificar variables. Que responda a distintas preguntas que le plantees.
  • Trabajar los prototipos con un usuario en la mente.
  • Refinar y perfeccionar los prototipos.
  • No decir, mostrar. Darle a un usuario el prototipo, sin explicarlo, y el usuario te dará las claves para mejorarlo.
  • Pedirle al usuario que compare.
  • Crear experiencias. Crear el ambiente idóneo cuando se muestre el prototipo.

¿Qué pautas, por tanto, deberían seguirse para llevar a la práctica el Design Thinking en la vida cotidiana? Bill Burnett y Dave Evans, profesores de la Universidad de Standford, lo explican en su libro “Designing Your Life: How to Build a Well-Lived, Joyful Life”.

Imagina que te sientes cansado, aburrido y desanimado. Pregúntate a ti mismo: ¿qué es lo que me hace estar así? Y siguiendo el método de Design Thinking, observa lo que haces en tu día a día y cómo te sientes con cada actividad y con cada persona que te rodea. En la medida de tus posibilidades, trata de doblar todo lo bueno y eliminar lo que te haga sentir mal.

Piensa en aquello que te gustaría hacer y pon en práctica la empatía para conocer a aquellas personas que realizan esas actividades, porque esas personas, como dicen Burnett y Evans, podrías ser tú en el futuro. Por eso debes informarte sobre cómo llegaron a su objetivo, cómo se organizan o si se sienten bien con lo que hacen.

Lo mejor que puedes hacer es conocer a otros que ya lo han conseguido y saber cómo llegaron a este punto

Por ejemplo, si lo que quieres es llevar una vida sana, lo mejor que puedes hacer es conocer a otros que ya lo han conseguido y saber cómo llegaron a este punto, cuáles han sido sus dificultades, cómo las han solventado, qué es lo que más les gusta de este tipo de vida… Todo esto no sólo te dará potentes herramientas para alcanzar tu objetivo, sino que te animará a seguir adelante.

Y a partir de aquí prueba. Ponte en el lugar de esas personas y vive la experiencia en primera persona. La mejor forma de saber si puedes alcanzar tu objetivo es a través de la prueba-error. Sólo así sabrás qué es lo que te funciona y lo que no para llegar a esta meta. Prueba incluso cuando creas que esas situaciones no te encajan o no siguen la línea de lo que la mayoría busca. Puedes sorprenderte a ti mismo. ¿Cómo sabes que un camino no es el correcto si no lo has probado?

Por ejemplo, si quieres llevar una vida sana, puedes probar a hacer varios tipos de deportes, incluso aquellos que jamás hubieras pensado que te gustaría practicar, o seguir varias dietas hasta ver cuál se adapta mejor a tus necesidades.

En definitiva, lo que Burnett, Evans y los defensores del Design Thinking proponen es que, en lugar de marcarte propósitos para ser feliz o cambiar tu vida en algún sentido, deberías rediseñar tu vida.

Excellence Management

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s