Profesionales de Talante con Talento

Resultado de imagen de talento

Durante los primeros veinte años de mi carrera profesional, la mayoría de las empresas en las que trabajé, me valoraban siempre por mis virtudes profesionales y nunca por las personales; pocas veces recibí un “agradecimiento generoso” por mi actitud frente a adversidades, situaciones difíciles, u horas acumuladas y no pagadas para sacar proyectos adelantes.

La sensación de ser una ficha mas del entorno empresarial, un número que cumple unos objetivos y revierte unos beneficios es algo muy común entre los trabajadores. Este tratamiento impersonal, lleva al trabajador a situaciones estresantes, tensiones, baja moral, que se reconvierte en depresiones, malestar, mal humor, o lo que llamamos “el síndrome del quemado”. He visto la cara del miedo en muchos clientes de grandes organizaciones. Y el miedo, es una emoción.

A ningún jefe, y a los equipos humanos que dirigen las empresas les han enseñado la filosofía de la cultura emocional”.No se aprende en las universidades.

Si bien es cierto que la misión de todas las empresas es tener beneficios, también es cierto que los beneficios emocionales de los trabajadores revierten multiplicados por mil si el ambiente en el que se trabaja y desarrolla las aptitudes profesionales es emocionalmente eficiente. Que te reconozcan los valores, te feliciten por los logros, se preocupen por tu desarrollo personal, se tengan en cuenta tu conciliación familiar,tus demandas, para atender a todo esto y mucho más… no te preparan.La cultura emocional, al igual que intelecto, se desarrolla, se entrena,..

Durante el siglo XX, hemos estado obsesionados con la productividad, teniendo la creencia irracional de que sobre todo había que invertir en recursos, tecnología,  bienes tangibles, olvidando muchas veces, que el mayor activo de una organización son los seres humanos,las personas que componen cada organización. Hoy, sabemos que una organización que basa sus recursos en fortalecer las competencias de sus componentes, es mucho más eficaz.

Hoy en día, para liderar un equipo humano hay que tener muy desarrollada nuestra inteligencia emocional, ser un buen jefe, ser un buen mando, tener un gran talante y estar dotado de much0 talento. .

Nos encontramos en una nueva era: la cultura de las emociones van a producir los mejores logros, los mejores proyectos, convertirá las empresas de buenas en excelentes. Porque dotar de emociones la construcción de un puente, la creación de un edificio, el montaje de una cocina, la clase de ingles de unos chavales, la relación con un paciente enfermo, el repartir todos los amaneceres la prensa diaria, las clases de psicología, el trabajo administrativo, el emocionarse con el trabajo diario, el levantarse por las mañanas con ganas de mejorar y realizarme, son emociones a la que no podemos renunciar.

Los lideres del siglo XXI, son personas de Talante con Talento. Y el talante, se entrena,el talento, se desarrolla.

Fuente: #GentedeTalanteconTalento. www.joseluisfuentes.com

Excellence Management

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s