Smart Worwing: Nuevas formas de trabajo y colaboración

Resultado de imagen de smart working

Por primera vez, grandes cambios en el ámbito del trabajo provienen de cambios que ya hemos incorporado a nivel personal. ¿Cuándo ha sido la última vez que has llamado a alguien a su teléfono de casa? ¿Y un email para quedar o contarle algo a alguien? Yo, ¡hace años! Y la última vez que llamé a alguien a su teléfono fijo o envié un email para quedar por trabajo, ¡hoy mismo!

Resultado de imagen de smart working

Y es que hoy estamos implementando cambios en el mundo laboral empujados por nuevos hábitos y dinámicas que ya hemos adoptado en nuestra vida personal. Eso es genial, porque demuestra que a nivel individual nos adaptamos rápido y sin darnos cuenta a los cambios que nos ayudan y benefician, aquellos cambios que son simples de implementar y que nos facilitan el día a día.

Pero el mundo del trabajo podemos decir que va rezagado y le ha costado adaptarse e incorporar nuevas tecnologías que en algunos casos hemos incorporado tan rápido a nivel personal. ¿Cuánto cambiará en los próximos años? Quizá más de lo que imaginamos y a su vez probablemente menos de lo que haría falta para sorprendernos demasiado. A continuación, os comento algunos ejes que serán trascendentales en este proceso de transformación:

#hiperconectados. Hoy en día la capacidad de comunicarnos y de acceder a la información es algo fantástico. A nivel personal gozamos de sus virtudes y estamos más cerca que nunca de las personas amadas, aunque a veces esta hiperconexión consiga justamente lo contrario y no te sorprenda, por ejemplo, ver una mesa en un restaurante donde nadie habla porque cada uno está con su móvil. El yin y yang de la hiperconexión.

A nivel laboral, en mi caso particular tengo acceso a casi todo lo que necesito de trabajo en cualquier lugar, tanto que a veces en casa ya no desconecto y me encuentro a las 23:30h intercambiando emails de trabajo. Hoy en día podemos hacer cualquier cosa en prácticamente cualquier lugar, una oportunidad enorme y riesgo simultáneamente, tanto a nivel personal como laboral. Eficiencia, productividad, inmediatez, accesibilidad, incapacidad para desconectar, estrés, ansiedad, son algunas de las oportunidades y amenazas de esta hiperconexión.

#smartworking. El avance de la tecnología, la oportunidad de mejorar la eficiencia y la posibilidad de trabajar de forma remota y sin importar el lugar son el origen del Smart Working. Una gran oportunidad para poder elegir nuestro espacio de trabajo, horas y herramientas que aumenten la productividad. Pero no deja de implicar desafíos tanto organizacionales como personales. ¿Cómo separaremos el trabajo de vida personal? ¿Cómo hacer que no pase de Smart a un 24×7 working?

La tecnología está siendo capaz de avanzar a una velocidad impresionante, pero su incorporación a gran escala estará más limitada a nuestra capacidad de integrarla y gestionarla en nuestra rutina diaria. El Smart working requiere de objetivos claros y precisos, de planificación, de sistemas de registro, de indicadores de seguimiento, de una cultura de compromiso y responsabilidad tanto personal como profesional. La tecnología es una gran ayuda, que debemos parametrizar adecuadamente y alinearla con la cultura organizacional y competencias individuales para poder llevarlo a cabo en plenitud.

#espaciosdetrabajo. Quizá yo soy de la vieja escuela y no reniego de la oportunidad de trabajar algunos días desde casa u otros sitios, algo que de hecho aprovecho en numerosas ocasiones cuando lo necesito. Pero no tengo claro que estaría dispuesto a trabajar desde casa como rutina diaria. Me gusta compartir, tener personas a quien preguntar lo que necesito cara a cara. Estoy convencido que mucho teletrabajo llegará, y más aún el día en que las empresas vean una oportunidad de ahorrar costes, alquileres y consumos con ello. Casi toda la tecnología y herramientas ya están. Pero, ¿querremos nosotros mismos juntar esos espacios? Quizá el tiempo lo defina, pero personalmente y en este momento no lo tengo tan claro.

#colaboración. Los objetivos de empresa no son la suma de acciones individuales, si no el resultado de la colaboración de equipos que interactúan de forma compleja y flexible, con la finalidad de adaptar sus acciones para conseguir los resultados definidos. Trabajamos en equipo constantemente, nuestros compañeros necesitan de nuestro trabajo y nosotros necesitamos el de ellos. Contamos con herramientas fantásticas de planificación y colaboración pero hay aspectos del trabajo cara a cara que son inalcanzables a nivel digital. Pues somos personas, necesitamos relacionarnos, interactuar, la proximidad genera confianza, cercanía, la comunicación es mucho más que el mensaje. Sin duda utilizaremos mucha más tecnología para definir objetivos comunes, tareas y resultados, para planificarnos y ser mucho más eficientes en nuestras funciones, pero seguiremos necesitando de un contacto directo frecuente con las personas que trabajamos para engrasar esa colaboración con las relaciones personales que de allí se generan.

#piedrascontramitejado. Mientras escribo esto pienso en Wikipedia, que con solo 80 empleados, ha revolucionado el mercado de enciclopedias, convirtiéndose en uno de los 10 sitios Web más visitados del mundo. Han conseguido resultados excepcionales, trabajando desde los lugares más recónditos del mundo. De los 66.000 colaboradores que tienen, muy pocos se conocerán entre sí, no comparten espacio de trabajo y sin embargo pueden ser un claro ejemplo de Smart Working. La digitalización permite estos modelos de negocio virtuosos, donde no hace falta hablar de futuro sino tan solo mirar el presente. Pero lo que ellos han conseguido no siempre es aplicable a todos los espacios de trabajo, porque su incorporación será gradual y dispar en cada uno de los sectores y organizaciones.

#futureofwork. El futuro implica cambio, innovación, tecnología y aprender. Aprender a utilizar la tecnología en nuestro favor, reaprender a relacionarnos, a comunicarnos, a hacer y a colaborar. Si a nivel personal nos adaptamos tan bien a los cambios que nos convienen y favorecen, a nivel laboral también lo haremos. Tenemos que acostumbrarnos y adaptarnos a estos cambios, aprovecharlos en nuestro favor y disfrutar de lo que nos enseñan porque todo parece indicar que continuarán con velocidad vertiginosa. La transformación digital está cambiando las reglas del trabajo, ha venido para quedarse y está en nuestras manos sacar el máximo provecho de sus oportunidades.

Fuente: Felipe Angulo.. Consultor Human Capital y Director de Psicotec. Executive MBA, Psicólogo Organizacional y Master en RRHH. Cuenta con 15 años de experiencia en el mundo de los recursos humanos y la gestión del capital humano en las organizaciones. Colabora habitualmente con PYMES y Multinacionales en proyectos de reclutamiento, evaluación y desarrollo de competencias, liderazgo y gestión del cambio.

Excellence Management

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: