Patrones de liderazgo

Resultado de imagen de patrones liderazgo

 

Cuando se trata de liderazgo, las grandes teorías no faltan. Todos están de acuerdo en que juega un papel fundamental en las empresas, pero hasta entonces, nadie ha podido justificar un modelo de análisis universal.

Básicamente existen dos tipos de enfoque: por tipología y por contexto. El primer grupo propone diferentes clasificaciones en función de los rasgos de carácter de los líderes y sus comportamientos más habituales. El segundo no sólo considera las características de la persona, sino también el entorno y la situación en la que se encuentra.

Algunos expertos persisten en defender teorías individualistas que hablan de “Grandes Hombres y Mujeres” y describen a los líderes como seres excepcionales capaces de cambiarlo todo por su sola actitud.

Sin embargo, la mayoría de los académicos del sector reconocen que, hoy en día, las organizaciones exitosas se caracterizan por un liderazgo repartido, colectivo y complementario.

Ámbito del liderazgo:

Más allá de su personalidad o carisma, el éxito del líder dependerá también del tipo de grupo que tenga que gestionar (valores, caracteres, cohesión dentro del equipo, etc.) y de la situación específica a la que se enfrente (naturaleza de la tarea, tipo de organización, cultura corporativa, etc.).

Un perfil puede ser el adecuado en un contexto dado pero totalmente contraproducente con otro equipo y/o entorno.

No se trata tanto de establecer un conjunto determinado de capacidades o competencias de liderazgo genéricas, sino de entender cómo debería responder un líder a diferentes situaciones.

8 arquetipos del liderazgo:

Según el distinguido profesor Manfred Kets de Vries, la forma en que un líder actúa es el resultado de una compleja combinación entre su mundo interior, sus experiencias de vida más significativas, los ejemplos con los que se haya inspirado y su formación académica.

Con tal de entender los patrones que se escondían detrás de los comportamientos de los líderes más exitosos, el profesor estuvo observando y analizando las prácticas de sus alumnos en los últimos 20 años.

Concluyó su investigación con una lista de 8 arquetipos de liderazgo o “formas de liderar” que, según él, reflejan los diferentes roles que suelen desempeñar los líderes más eficientes en las organizaciones.

El estratega:

El estratega ve el liderazgo como una partida de ajedrez. Tiene una visión global y piensa a largo plazo. Es muy bueno en temporadas turbulentas, cuando el entorno está cambiando y la organización necesita saber qué dirección tomar. Puede anticipar el futuro de manera muy acertada.

“El estratega proporciona la visión, la estrategia y las ideas necesarias para crear nuevas formas de organización y generar crecimiento. Está muy cómodo con el pensamiento abstracto e imaginativo y disfruta resolviendo problemas difíciles. Como conceptualizador talentoso, es excelente a la hora de simplificar situaciones complejas.”

El catalizador:

El catalizador es un vector de cambio. Identifica las oportunidades de transformación muy fácilmente y sabe gestionarlas perfectamente. Es muy bueno para desatascar situaciones confusas y la ambigüedad no es un problema para él.

Orientado a la implementación, sabe transformar conceptos abstractos en acciones concretas.

El negociador:

El negociador es una persona dinámica y entusiasta con un gran capacidad de adaptación. Le gusta la novedad y la aventura y tiene una alta tolerancia al riesgo. Como su nombre lo indica, es muy bueno negociando y tiene una red de contactos impresionante.

El constructor:

El constructor es un emprendedor nato. Es profundamente independiente y quiere tener el control de su vida. Tiene la capacidad de transformar los sueños en realidad. Es una persona decidida, enfocada y perseverante. Está orientado al logro y suele tener dificultad para aceptar la autoridad.

El innovador:

El innovador tiene una imaginación sin límites y siempre está atento a nuevos proyectos, actividades o procedimientos. No para de buscar mejores formas de hacer las cosas. Su curiosidad es insaciable y no deja de aprender nunca. No aguanta el status quo y “lo de siempre”.

El procesador:

Al procesador le gusta ordenar, organizar y clarificar. Es muy eficaz a la hora de crear las estructuras y los sistemas necesarios para apoyar los objetivos de una organización. Es una persona concienzuda, fiable y efectiva.

El entrenador:

El entrenador tiene mucha empatía y sabe sacar lo mejor de la gente. Tiene una muy buena capacidad de escucha y, resumiendo, una gran inteligencia emocional. Es una persona positiva que inspira confianza. Sabe motivar a la gente y delegar. Es muy bueno para instaurar cambios culturales constructivos en las organizaciones.

El comunicador:

El comunicador expresa su visión de forma convincente. Sabe conectar e inspirar a la gente de manera individual a todos los niveles. Tiene mucho carisma y presencia. Sabe cómo captar la atención y es un gran influenciador. No le gustan los detalles y se rodea de buenos ejecutores.

Sobre el estudio…

Cuando Manfred Kets de Vries realizó esta clasificación, no intentaba ser exhaustivo sino destacar los patrones más frecuentes.

Sus observaciones revelaron que, aunque los individuos tienden a preferir un arquetipo en particular, lo más habitual es que sepan usar varias de estas técnicas.

Sin embargo, muchos ejecutivos se enfrentan en algún momento de su carrera al reto de tener que cambiar pues su comportamiento, aunque muy eficiente en el pasado, se revela disfuncional en un nuevo contexto.

Lo ideal sería que un equipo pudiera adoptar cualquier papel, sea cual sea la situación.

Veo mucha conexión con el modelo del señor Basadur según el cual necesitamos varios perfiles creativos para montar equipos de alto rendimiento. O con la descripción que hace Pere de lo que caracteriza un inusual. Al fin y al cabo, el abanico de competencias que son importantes al día de hoy es amplio.

Para terminar:

Me resulta interesante este planteamiento porque nos presenta los 8 arquetipos como modelos de liderazgo igualmente valiosos. Su eficiencia depende de la situación en la que se encuentre la organización, pero el autor en ningún momento nos dice que uno es mejor que el otro de por sí. Son complementarios de hecho.

El liderazgo a menudo se asocia con grandes discursos y adeptos fanáticos. Este estudio nos recuerda que el tema es más complejo y va mucho más allá de esta caricatura.

Fuente: Liderazgo innovador. Mathilde Outrebon

ExceLence Management

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s