Aprender a trabajar en equipo para crecer profesionalmente

Resultado de imagen de remeros

 

Estás trabajando en un proyecto con un conjunto de profesionales, con objetivos explícitos, cuantificables, con un calendario y responsabilidades definidas, con entregables asignados a cada profesional, con una pila de tareas de las que haces “pull”, con una planificación dentro de un “sprint”, etc. pero no te sientes dentro de un equipo. ¿Por qué?

Hay ciertos componentes clave necesarios para poder trabajar en equipo y crecer profesionalmente, pero creo que se den estos componentes no significa que estés trabajando en equipo.

Así pues, conocer los perfiles de tu equipo, saber cómo crece tu equipo, tener confianza entre los profesionales, comunicarse de forma abierta, desarrollar el proyecto en un entorno controlado donde el error tenga cabida , etc. son aspectos imprescindibles, pero que no implican necesariamente trabajo en equipo.

Creo que un tema son las condiciones en las que debe darse un trabajo en equipo y otro muy diferente, cómo las ejecutamos.

El trabajo en equipo no es únicamente delegar y repartir tareas para que se realicen bajo la responsabilidad de cada profesional. No es un único líder tirando de un grupo. No es tener un experto que pueda solucionar los problemas y que pueda realizar la figura de “bombero” dentro del plan de riesgos. Desde mi perspectiva, hacer un trabajo en equipo no es únicamente realizar una serie de tareas de forma ordenada entre diferentes profesionales para acabar desarrollando un producto.

¿Qué aspectos me hacen pensar que estamos trabajando realmente en equipo?

De forma añadida a las condiciones que deben existir, creo que hay una serie de aspectos que siempre se dan en el trabajo en equipo:

  • En cada entregable hay un poco de todos. En cualquier problema grave que surja, la necesidad de nuevas ideas para el desarrollo, un desajuste de tiempo, etc. pueden participar otros profesionales en beneficio del proyecto. La figura del experto es para temas en concretos pero no para resolver todo el proyecto.
  • Cualquier persona puede recoger el estado de la tarea y continuarla. No hay dependencia exclusiva del conocimiento de un profesional al cien por cien. Con un esfuerzo relativo, el resto de profesionales puede asumir tareas o añadir a otro profesional sin que el proyecto salga perjudicado.
  • No son necesarios los bomberos. Sí, esas personas que apagan todos los fuegos y llegan allí donde no llega el resto. Que finalizan las tareas y se sienten importantes en ese momento, al llegar donde el resto no llega.
  • Se realiza planificación conjunta. Antes de abordar un prototipo o cualquier otra parte funcional de un proyecto, se consensua de forma conjunta alcance, esfuerzos, responsables y periodo de tiempo. La única imposición la marca los objetivos de proyecto. El cómo, se acuerda en base al conocimiento, habilidades y esfuerzos requeridos.
  • Se da y se recibe feedback. De forma planificada, formal e informal, tanto del “qué se hace” como del “cómo se hace”.
  • Trabajan con normas y con indicadores. De tal forma que saben qué deben hacer y son conscientes del porqué lo hacen. Pueden medir el rendimiento y la velocidad, tanto a nivel individual como de equipo.

Así pues, el trabajo en equipo está focalizado en crear valor de forma conjunta. Herramientas como el simplexity thinking, nos pueden ayudar a tener un proceso en el que cada miembro aporta segun su inclinación creativa pero no hay que dejar de lado que el valor final del proyecto lo aporta cada profesional dentro de un equipo, con su mochila de experiencias, conocimiento y habilidades.

Fuente: https://inusual.com/

ExceLence Management

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El niño de Sagunto que siempre quiso ser multimillonario

El niño de Sagunto que siempre quiso ser multimillonario

 

De él dijeron que era el Rey Midas del sector inmobiliario, en Brasil lo definieron como “el Conquistador español” e incluso hay quién rescató sus orígenes como “vendedor de miel” para definir su capacidad de atraer a los inversores.

Enrique Bañuelos de Castro (Sagunto, 14 de febrero de 1966) fue la sensación de la bolsa española entre mayo de 2006 y febrero de 2007: las acciones de su empresa y llegaron a cotizar a un precio de 72,5 euros hasta que en marzo de 2007 se desplomaron un 61% en menos de una semana. Con el hundimiento de la constructora valenciana, la burbuja del ladrillo empezó a dar los primeros síntomas de un pinchazo nunca antes visto.

En estos diez años el hombre que encandiló a Amancio Ortega, a Carmen Godia –segunda accionista de Abertis-, a Félix Abánades –Quabit-, , al Banco Sabadell o a Caixa Galicia ha querido pasar desapercibido entre el ladrillo y la soja brasileña, el hierro uruguayo, su hogar en el exclusivo barrio londinense de Kensington y su nueva sociedad Veremonte, radicada en Holanda.

Sólo hizo un alto en el camino en , vender su parte en agosto de 2015 e intentar convencer a los prohombres de la Cataluña post-Puyol, Isidre Fainé y Artur Mas, que contasen con Veremonte para la construcción de BCN World, el Eurovegas a la catalana del que también salió mal parado.

DESDE PEQUEÑO QUERÍA UN CHÓFER:

El saguntino tuvo claro desde bien joven que lo suyo era ser millonario y no pasar apuros económicos por los que pasó en su infancia en el Puerto de Sagunto, cuando a los nueve años falleció su padre en un accidente laboral en Altos Hornos del Mediterráneo. “Lo conocí en la escuela y no tengo muchos recuerdos, pero siempre decía que no necesitaría carnet de conducir porque tendría chófer como los jefes de Altos Hornos. Soñaba con ser millonario”, cuenta un excompañero de la escuela de Nuestra Señora de Begoña, a la que el pequeño Enrique acudió hasta EGB.

De niño no era el mejor estudiante de la clase, pero sí estaba entre los mejores. Era muy avispado y sacaba normalmente notables. En la universidad sí destacó, estudió Derecho y Empresariales al mismo tiempo, conoció a mucha gente importante y sacó sus dotes de don de gentes como representante de los estudiantes”, apunta el vecino de Puerto de Sagunto. Para este pequeño comerciante y excompañero de pupitre de Bañuelos una de las claves que le catapultaron a su éxito en los negocios son los contactos que le proporcionó su mujer, una inspectora de Hacienda con relaciones al más alto nivel entre los que se incluye el “todopoderoso” Rodrigo Rato, y su suegro, notario que había ejercido en Molina de Aragón (Guadalajara) y Gilet (Valencia). Su mayor contacto reconocido a nivel político fue Alejandro Agag, yerno de Aznar, con el que estuvo relacionado en los inicios de la Fórmula E, la F1 de los vehículos eléctricos que recientemente compró el gigante estadounidense Liberty Media.

“En la universidad destacó, estudió Derecho y Empresariales al mismo tiempo, conoció a mucha gente importante y sacó sus dotes de don de gentes como representante de los estudiantes”

A estos contactos, hay que añadir un carácter arrollador para los negocios que le hizo montar su primera empresa con tan sólo 16 años, en plena reconversión industrial por el cierre de la siderurgia saguntina, al calor de las ayudas que se destinaron para sofocar la conflictividad laboral en la ciudad valenciana.

5.000 VIVIENDAS EN CANET PASANDO POR LA MIEL:

“Bañuelos era un chico muy ambicioso, espabilado y que no tenía miedo a nada. Tres socios más y él vieron un nicho de negocio en la venta de miel y montaron Miel de Luna en la localidad de Petrés (Valencia), compraban al por mayor y la vendían en botes como si fuese una delicatessen. Desde el principio tuvieron el respaldo de Caja Sagunto y la Comisión para la Promoción Económica de Sagunto”, relata un alto cargo de la extinta Caja Sagunto que llegaría a ser vicepresidente de la también desaparecida Bancaja, que prefiere no ser citado.

A los 19 años vendió Miel de Luna por un buen ‘pellizco’ y se centró en sus estudios universitarios. Con la licenciatura en Derecho debajo del brazo y la Diplomatura en Dirección de Empresas por la Escuela de Organización Industrial (EOI) en el otro brazo, vio un auténtico filón en la Ley Reguladora de la Actividad Urbanística aprobada por el gobierno valenciano de Joan Lerma en 1994. Una norma que permitía la figura del ‘agente urbanizador’, que permitía comprar terrenos rústicos a un precio de saldo, negociar con ayuntamientos y Generalitat para que lo calificasen como urbanizable y luego venderlo a cualquier promotor. El milagro de los panes y los peces, sin apenas tener terrenos ni una gran riqueza previa.

Con el beneplácito del Gobierno de Eduardo Zaplana que no modificó la ley de los socialistas, Bañuelos se lanzó por toda la costa valenciana, desde Vinaroz hasta Alicante, con su “fórmula secreta” abriendo suelo y vendiéndolo a los constructores de la zona. Su gran proyecto fue Canet d”En Berenguer, una localidad costera cercana a Sagunto, donde levantó 5.000 apartamentos en plena moda por tener una segunda vivienda, mientras los bancos “regalaban” el crédito.

El pequeño pueblo al norte de Valencia le puede agradecer a Bañuelos que su modelo urbanizador impulsase la recaudación municipal y con ella la modernización de todas las infraestructuras municipales por la construcción de los apartamentos, en parcelas donde antes de que llegase él sólo había naranjos, y los nuevos vecinos llegados a los apartamento made in Astroc. Canet luce orgullosa un nuevo ayuntamiento, una piscina cubierta, un campo de fútbol de césped artificial y la ampliación de un polígono industrial.

Canet d”En Berenguer (Valencia) le puede agradecer a Bañuelos que su modelo urbanizador impulsase la recaudación municipal y con ella la modernización de todas las infraestructuras municipales

Astroc también financió un equipo de balonmano femenino en Sagunto en la máxima competición europea y a través de su Fundación dotó de nuevas sedes al Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) en palacetes de Mallorca y Madrid. Una relación con el IVAM que fue criticada en su día por el PSOE, ya que la presidenta del IVAM era Consuelo Ciscar, esposa de Rafael Blasco, consejero de Territorio y Vivienda de la Generalitat, departamento que aprobaba los proyectos urbanísticos de Astroc. En la actualidad, Blasco cumple condena en la cárcel por el “caso Cooperación”. El saguntino, un enamorado de la cultura y la gastronomía valenciana, también ideó el Instituto Valenciano de la Paella e incluso llegó a invitar a 20.000 personas a la popular comida en el neoyorquino Central Park.

RODEADO DE SUS AMIGOS, ENTRE LONDRES Y VALENCIA:

Durante el crecimiento del emporio de los panes y los peces, Bañuelos iba creando una estructura empresarial formada por su sociedad patrimonial llamada CV Capital, y engullendo en Astroc a otras compañías como Landscape y Rayet. Mientras su consejo de administración y el organigrama de su promotora estaba plagado de amigos de su infancia y familiares de algunos ilustres políticos valencianos, como Esperanza Camps -hermana del expresidente-, a quién algunos medios señalaron como la “conseguidora” de suelo o quien llegase a ser directora general de Astroc, Concha Castillejo, hija de la secretaría autonómica de Cultura, Concepción Gómez.

Muchos de los que pasaron por Astroc se han reconvertido en consultores al frente de Core, una pequeña empresa con oficinas en Valencia, Madrid, Ecuador y República Dominicana. “Salieron muy tocados de la quiebra en bolsa y las veces que he hablado con ellos, no quieren que se les mencione nada de lo que ocurrió”, indica el excompañero de colegio de Bañuelos. , divisa desde Londres su asalto a Cuba en busca del ‘dorado’ que representa la isla caribeña por su deshielo con Estados Unidos.

Muchos de los que pasaron por Astroc se han reconvertido en consultores al frente de Core, una empresa que dispone de oficinas en Valencia, Madrid, Ecuador y República Dominicana

Felipe Izquierdo, el pequeño accionista de Astroc que llevó al empresario hasta la Audiencia Nacional por , habla sin tapujos de Bañuelos, a quién tacha de “prepotente, altivo y muy orgulloso”. “El juez Garzón archivó la causa porque era amigo del abogado de Bañuelos, Carlos Bueren, un exjuez con el que había coincido en el mismo tribunal. Estoy seguro de que si fuese ahora el juicio ganaríamos los inversores particulares, sentencias como las preferentes o las cláusulas suelo son un ejemplo”, comenta el abogado catalán.

“Cambia mucho la opinión que tienes de Enrique, según te haya ido con Astroc en bolsa. Quién vendió a tiempo y ganó mucho dinero está muy contento con él, a quién le pillo el descalabro echa ‘pestes’ de él. Es una persona muy inteligente, que supo entender la ley urbanística valenciana”, sentencia el exbanquero que le financió cuando Enrique Bañuelos era tan sólo un adolescente. Ahora ese adolescente que describe quien fuese vicepresidente de Bancaja, está a punto de cumplir 51 años. Nadie sabe donde está, a que se dedica ni cuanta fortuna tiene. Una incógnita que se resolverá, como en los últimos años, con su siguiente inversión. Sólo una más.

Fuente: https://www.ecobolsa.com

exceLence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Contra el sentido común

Resultado de imagen de sentido común

 

No, no es el “sentido común” lo que hace avanzar la ciencia y el conocimiento.

Se habrán fijado ustedes en que todos los políticos invocan constantemente el “sentido común” para justificar sus acciones. El hecho de que políticos de signo distinto apelen al sentido común para defender cosas opuestas, no parece hacerles reflexionar. Por supuesto, en contra de lo que en ocasiones se sugiere, los políticos no son una raza extraterrestre que nos ha colonizado a los demás, los siempre honestos y cumplidores ciudadanos, sino que son parte de la misma sociedad a la que pertenecemos todos: los políticos somos nosotros. Si ellos recurren al sentido común, es porque ese recurso está bien visto, y así en casi todas las conversaciones vemos a alguien erigirse en portador y representante de ese principio. Sin embargo, ¿es el sentido común un buen argumento para defender algo?

 

En realidad, el sentido común es el conjunto de ideas preconcebidas que cada uno tiene sobre las cosas. En ocasiones, esas ideas están bien fundadas y en otras son sólo historias que nos contaron de niños. (Pero como decía Woody Allen en Annie Hall, “todo lo que nuestros padres nos dijeron que estaba bien está mal: el sol, la leche, la carne roja y la universidad”). Debería bastar la observación de que parece haber muchos sentidos comunes distintos para desconfiar.

No es el sentido común lo que hace avanzar la ciencia y el conocimiento. No es de sentido común que el tiempo que marcan los relojes dependa de la velocidad del reloj, ni que la velocidad de la luz sea la misma para dos personas que se mueven a distintas velocidades. Y sin embargo, es cierto: son características de la relatividad verificadas por los experimentos. No es de sentido común que los electrones y las partículas elementales tengan algunas características que normalmente asociamos a ondas y otras que normalmente asociamos a partículas. El entrelazamiento cuántico (que tantas veces hemos discutido aquí) no es en absoluto de sentido común. Y sin embargo, estas cosas son ciertas, como nos dicen los experimentos que demuestran la física cuántica. No es de sentido común que romper diminutos núcleos pueda generar energía como para alimentar una central nuclear o hacer desaparecer una ciudad, pero así es. No parecía de sentido común que fuéramos capaces de llegar a la luna, ni que detectáramos ondas gravitacionales mediante oscilaciones de la posición de un espejo, tan pequeñas que equivalen a medir la distancia Tierra-Sol con una precisión similar al tamaño de un átomo de hidrógeno (como le he oído contar a Alicia Sintes). Pero lo hicimos. Si fuera por el sentido común, tal vez nunca hubiéramos bajado de los árboles.

El sentido común de alguna gente parece decirles que los genes no se pueden tocar, pero eso no debería impedirnos explorar las enormes posibilidades que ofrecen los sistemas CRISPR/Cas9 y otros mecanismos de ingeniería genética. Hay a quien no le parece de sentido común que se pinche a niños pequeños con agujas, pero las vacunas han salvado millones de vidas y lo siguen haciendo, aunque los esfuerzos de los antivacunas, muchos de ellos guiados por su elevado sentido común, están consiguiendo que vuelva a morir gente. Hay gente a la que no le parece de sentido común pasteurizar la leche, o someterse a un tratamiento de radioterapia (mucho mejor tomarla directamente de la vaca e intentar curarse con zumitos como Steve Jobs, ¿no?). De hecho, ¿les parece de sentido común que la Tierra sea redonda, se mueva alrededor del Sol y gire a 30 kilómetros por segundo? ¿No parece más lógico que sea plana, como parece, y que se esté quietecita? “Eppur si muove”.

No, no es el sentido común lo que hace avanzar la ciencia y el conocimiento, sino la observación sin prejuicios de la realidad y la construcción de modelos e hipótesis que puedan contrastarse con ella. Tal vez haríamos bien en escuchar este consejo de Fulgencio Entrambosmares, el personaje de Don Miguel de Unamuno en Amor y Pedagogía:

“Guárdate de él, guárdate de él como de la peste. Es el sentido común el que con los medios comunes de conocer juzga, de tal modo que en tierra en que un solo mortal conociera el microscopio y el telescopio disputaríanle sus coterráneos por hombre falto de sentido común cuando les comunicase sus observaciones, juzgando ellos a simple vista, que es el instrumento del sentido común”.

Don Miguel de Unamuno, leyendo en su casa de Salamanca en 1925. (Foto de la colección de Cándido Ansede)
Don Miguel de Unamuno, leyendo en su casa de Salamanca en 1925. (Foto de la colección de Cándido Ansede).
Fuente: Carlos Sabín. Físico teórico. Investigador ComFuturo en el Instituto de Física Fundamental del CSIC.
ExceLence Management
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Trabajar bajo presión vs. estrés

Resultado de imagen de quirófano

 

Estoy seguro que conoces a alguien que le guste trabajar bajo presión. Que cuando tiene un objetivo a corto y debe ser creativo buscando las mejores soluciones para realizarlo, está motivado y focaliza sus allí esfuerzos.

Otras personas se abruman ante los retos antes de sentarse a pensar y organizarse. Ven que las tareas que han de realizar conllevan un esfuerzo superior al que pueden dedicar. Esa situación les causa estrés.

Conozco personas que la presión les causa estrés, aunque también personas estresadas que no tienen presión.

El estrés es un estado ignorante. Cree que todo es una emergencia. Natalie Goldberg.

Lo que más me gusta de esta cita de Natalie Goldberg es pensar que el estrés es un estado, y como tal, puede moverse a otro estado.

Diferencias entre trabajar bajo presión y estrés:

Amy Morim es autora del libro “13 things mentally strong people don’t do”. En su artículo “Your Failure To Differentiate Stress From Pressure Could Be Your Downfall” nos explica las diferencias entre trabajar bajo presión y estrés.

Las explicaciones están basadas en los estudios realizados por el Ph.D. Hendrie Weisinger. Comenta que el estrés es una situación que se produce cuando hay que realizar muchas tareas y no tienes los recursos necesarios (tiempo, conocimientos, equipo, etc.). La presión se produce cuando hay algo en juego que depende del resultado de nuestro desempeño.

Tal y como explica el artículo, cada situación puede tener planes de acción diferentes y esto es realmente interesante.

Creo que trabajar bajo la presión adecuada puede producir beneficios interesantes, mientras que trabajar con estrés puede ser contraproducente. En esta situación, una de las claves es encontrar el grado de tensión adecuado para que la presión no acabe produciendo estrés.

Actuando en situaciones de presión:

Hay una frase de Bill Clinton que creo que resume perfectamente cuál es el mejor modo de afrontar una situación de estrés:

A veces, cuando las personas están bajo mucho estrés, odian pensar, y es en ese momento cuando más necesitan pensar. Bill Clinton.

Conozco profesionales que al trabajar bajo presión se estresan, y cuando están estresados actúan a muy corto plazo. Solucionan los problemas que van surgiendo en base a sus conocimientos, competencias y habilidades, dando solución a los temas urgentes y prioritarios de ese mismo momento.

Esta forma de actuar es realmente importante en algunas situaciones, y a veces, incluso imprescindible. Pero debemos tener cuidado en las consecuencias de las acciones que realizamos. Tanto en su contenido como en su forma.

Las consecuencias de perder las formas con el equipo pueden ser tan nocivas como tomar una mala decisión o realizar una acción incorrecta en un proyecto.

Cuidado con que lo más importante sea llegar a los objetivos. Porque a veces surgen nuevos objetivos no establecidos correctamente a medida que se realizan las tareas y se resuelven los problemas, y en ese momento, parece ser que todo vale para alcanzarlos…

Planificar, hacer, comprobar y actuar:

Creo que el mejor modo de actuar en situaciones de presión sigue siendo “Planificar, hacer, comprobar y actuar”. Todo y que la presión nos implique tomar decisiones y actuar de forma rápida. Es por ello que considero imprescindible:

  • Diferenciar entre presión y estrés, y gestionarlo consecuentemente.
  • Parar a pensar de forma clara, para poder trazar un plan adecuado.
  • En el momento en que no estés en acción, visualizar qué posibles escenarios pueden darse en los que tengas que tomar decisiones de forma rápida.
  • Intentar que las emociones no influyan en la realización del plan ni en su ejecución.
  • Realizar un plan de acción y evaluar riesgos y consecuencias.
  • Priorizar las tareas.
  • Actuar pensando en las consecuencias de las formas y del contenido.
  • No dejarlo todo para último momento, con lo que ya no puedes hacer el plan.

Creo que es importante poder parar, analizar la situación, priorizar las tareas y mantenerse focalizado en realizarlas, mientras todo sigue a una velocidad de vértigo. Me viene a la cabeza aquella imagen de Matrix en la que el personaje puede esquivar las balas porque tiene los reflejos y la capacidad de realentizar la situación y ver por dónde vendrán los tiros.

Pregunta de auto-reflexión: Si miras cómo estás actuando o has actuado en situaciones bajo presión, ¿ crees que tu comportamiento ha sido a causa de la presión o del estrés ? ¿puedes explicarnos qué ha causado la presión y qué el estrés?

Fuente: Dani Pàmies. https://inusual.com/

ExceLence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Momentos Eureka o Mind Popping

Resultado de imagen de momentos eureka

¿Has oído hablar del “Mind Popping” alguna vez? Sinceramente, me cuesta traducir el término. ¿Algo como “Explosiones Mentales” quizá? Aunque suena demasiado dramático creo.

Por “Mind Popping”, George Mandler se refiere al fenómeno cerebral que consiste en tener una idea de manera repentina y totalmente descontextualizada. ¿Sabes? Cuando un concepto o una solución te asaltan de golpe, como surgidos de la nada. Los famosos momentos Eureka, estas revelaciones que son como la luz al final del túnel…

Resultado de imagen de eureka momentos

Existen. Desde luego que sí. Pero, al contrario de las creencias populares, no son el simple fruto de alguna genialidad genética… Son el resultado de un largo proceso de maduración.

Las personas que experimentan el “Mind Popping” han dedicado tantos esfuerzos a la resolución de los problemas que les interesan que los han inscrito en su memoria a largo plazo, permitiendo que los trate su inconsciente.

Ahora bien, mientras que nuestra consciencia juega un papel fundamental a la hora de ponernos límites en nuestro día a día, nuestro inconsciente puede activar y conectar montones de datos sin restricción.

La información contenida en la memoria a largo plazo puede ser procesada en paralelo por el inconsciente y, cuando menos nos lo esperamos, encontrar su camino hasta el pensamiento consciente.

Digo “cuando menos lo esperamos” porque las revelaciones suelen ocurrir cuando estamos muy relajados o por lo menos ocupados a otra cosa. De allí la sensación de “inspiración divina”…

Lo que pasa es que nuestra consciencia se bloquea fácilmente si nos obsesionamos con algo. Al suspender nuestras reflexiones y olvidarnos del tema, permitimos que nuestro inconsciente crea nuevas posibilidades libremente. La mayor parte de estas combinaciones no sirven y se descartan automáticamente. Pero de vez en cuando, el inconsciente produce una hipótesis que sí le parece valiosa y la entrega a la consciencia. “¡Tachán!”

Un ejercicio sencillo:

Para favorecer la floración de “Mind Poppings”, el autor Michael Michalko nos propone el ejercicio siguiente…

Nos invita a escribir una carta a nuestro inconsciente en la que le explicamos con todos detalles el problema al que nos enfrentamos. La idea es hacer una descripción exhaustiva de los pasos que hemos dado, los obstáculos con los que nos hemos encontrado, lo que queremos conseguir, etc.

La idea es nutrirlo con toda la información que necesite para poder trabajar de manera eficiente. Hacerlo antes de irse a dormir también puede ser productivo. Varios “genios” dijeron generar mucho “material” interesante por la noche. Balzac, Bach o Thomas Edison por ejemplo.

¡Eureka!

Por cierto, ¿sabes de dónde viene la expresión ¡Eureka!?

Lo habrías encontrado en wikipedia pero te voy a ahorrar la búsqueda…

¡Eureka! (en griego εὕρηκα héurēka, “¡Lo he descubierto!”) es una interjección atribuida al famoso matemático griego Arquímedes.

La historia cuenta que Arquímedes pronunció esta palabra tras descubrir que el volumen de agua que asciende es igual al volumen del cuerpo sumergido. Este hallazgo lo habría realizado mientras se encontraba en su bañera y tal fue su alegría que salió corriendo a las calles de Siracusa desnudo gritando ¡Eureka!…

Conclusión:

Ya hemos hablado varias veces de la importancia de ejercitar nuestra mente para considerar nuevas opciones y alternativas a los problemas que nos ocupan. La creatividad es la clave del progreso, pero desafortunadamente la educación la mata, y nos enfrentamos al gran reto de desarrollar nuestro pensamiento creativo a la edad adulta.

Espero que este artículo te pueda ayudar un poco en este sentido. Y tú, ¿tienes trucos para entrenarte a ver las cosas de forma diferente?

Fuente: Mathilde Outrebon.

ExceLence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Qué necesitan las organizaciones para trabajar con freelances

Resultado de imagen de freelance

 

Organizaciones y freelances parecen “condenados” a entenderse. Todo y ello parece que existe escepticismo en el modelo y organizaciones reacias.

Pero, ¿por qué?. Hace unos días, comentamos con el equipo la infografía publicada por una empresa de diseño y desarrollo web en la que el freelance parecía ser una persona poco comprometida con los proyectos y, por lo tanto, poco fiable para que se mantuviera en ellos.

Contexto del auge freelance:

Las inclemencias del mercado han hecho que las organizaciones se reestructuren y, mediante la tecnología, quieran incrementar su eficiencia. Es uno de los hechos que ha provocado que los profesionales empiecen a liderar nuestro propio mundo laboral, a escoger aquello que desean. Y de aquí, el gran incremento de freelances (profesionales autónomos que prestan servicios por proyectos).

Pero hay otros motivos de la existencia de freelances. Mi primer responsable laboral, director tecnológico de una multinacional, era freelance. Su razón era que podía en cualquier momento participar en proyectos que le hicieran crecer profesionalmente (sin entrar en incompetencias con su contrato laboral). Y eso fue el motivo por lo que me “subí al carro”… y ya no me he bajado.

Tal y como comentaba en el artículo “Gente ágil, equipos ágiles”, el aspecto diferencial del freelance es la actitud, sea cual sea el motivo por el que ha llegado a serlo.

Freelances y organizaciones:

Por su parte, las organizaciones siempre han subcontratado. La subcontratación no es nada nuevo y actividades como el “body shopping” son el “core“ de negocio de algunas organizaciones.

Ahora, con este auge “freelance,” aparecen nuevas oportunidades. Pero parece existir un vacío entre las organizaciones y éstos. Y es que, tal y como dice la infografía, pueden existir desencuentros en múltiples niveles.

La clave para trabajar con freelances, es liderar un equipo que permita mantener el conocimiento dentro de la organización y que aporte cada día nuevo valor al proyecto.

Para ello, las organizaciones han de tener profesionales que sean capaces de montar equipos con profesionales que aportan conocimiento, experiencia, habilidades, actitudes nuevas y están totalmente vinculados al proyecto, independientemente de la relación contractual.

Los profesionales buenos que no pueden crecer o que no hacen aquello que creen que aporta valor, se van. Nos guste o no es una realidad que vemos en nuestros clientes. Las empresas también se empiezan a descapitalizar. El contrato es una herramienta de doble filo con la que, si juegas, te arriesgas a cortarte. Y esto es independiente de la relación contractual en sí.

Estar preparado para lo que viene:

Es por ello que veo que las organizaciones necesitan mantener el conocimiento y tener herramientas y entornos flexibles. Para poder hacer participar nuevos a nuevos talentos a lo largo del proyecto. Es de esta forma que podrán obtener valores diferenciales. Y si queremos que esto funcione, los profesionales deben de estar totalmente alineados con el proyecto.

Se que lo que he escrito no aplica a todo el mundo. Que sobre todo es en trabajos relacionados con la sociedad del conocimiento. Pero de todas formas, creo que todos debemos reflexionar sobre qué aportamos allí dónde estamos.

Pregunta de auto-reflexión para freelances: ¿Realizo tareas repetitivas automatizables? ¿Cada día que pasa aporto valor al proyecto en el que participo?

Pregunta de auto-reflexión para organizaciones: ¿Conseguimos mantener el conocimiento dentro de la organización? ¿Somos los suficientemente ágiles para aplicar el mejor talento en todo momento?

Fuente: Dani Pàmies. https://inusual.com/

ExceLence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Más allá del Himalaya: 10 lecciones de liderazgo personal

everest

 

“Nothing here is as it seems, and I know it’s alright”

Hudson Taylor, Cinematic Lifestyle

“Life is like Nepal: you must go continuosly through the mountains, up and dowm all the time, that´s all”

guru Mukesh

Durante mes y medio he convivido con familias, personas y grandes héroes que habitan el techo del mundo en el territorio comprendido entre Tibet y Nepal. Todos ellos realmente comprenden las montañas. En este tiempo he accedido a una parte del misterio de la vida inaccesible a través de redes sociales o de enlaces. Gracias a esta experiencia he conocido el origen, fundamento y resonancia del budismo tibetano milenario, el infinito colorido interior del hinduismo y el sencillo modo de vida de los habitantes de las cordilleras más extensas y elevadas del planeta. No existen libros que puedan prever o anticipar la enorme cantidad de lecciones aprendidas durante mi viaje.

El presente artículo, lector o lectora, pretende recopilar algunas de estas lecciones con el fin de que usted pueda trabajarlas a diario para alcanzar una vida plena. No existe mejor líder que persona, ambos conceptos están estrechamente unidos y no se pueden disociar. A lo largo de este texto usted accederá a algunas de las grandes lecciones que me fueron regaladas. Atrévase a leerlo, sane su realidad diaria y crezca conmigo.

Estas son las 10 lecciones de liderazgo personal para una vida plena:

  1. Recuerda los tres venenos de tu espíritu
  2. Practica el desapego
  3. Entrena tus ganas de comprender a otros
  4. Dignifica la vida y las costumbres de los otros
  5. Comparte el frío o el calor de otros
  6. No te creas superior a los demás
  7. Abre tu mente a nuevas perspectivas
  8. Recorre el camino de la excelencia en tres pasos
  9. Atrévete a escuchar y conocer
  10. Abraza el agradecimiento sincero a los demás

Comenzamos.

1) RECUERDA LOS TRES VENENOS DE TU ESPÍRITU:

En la entrada de todos los monasterios budistas tibetanos existe un fresco que representa la rueda de la vida o Samsara (el ciclo de nacimiento, vida, muerte y reencarnación). Esta representación es en mi opinión la mejor primera aproximación al budismo tibetano que una persona puede realizar. Cada elemento de la rueda es simbólico y enseña una creencia fundacional de la cultura tibetana. De acuerdo a mi experiencia (ahora ya en tres territorios budistas tibetanos diferentes) este fresco suele variar en función de la interpretación local. Sin embargo todos los frescos coinciden en señalar tres elementos en el centro de la rueda de la vida. Estos tres elementos son los tres venenos del espíritu y aparecen representados unidos y devorándose unos a otros. Son los siguientes:

  • La ignorancia o la estupidez (representada por un cerdo)
  • El deseo, la avidez o la codicia (representado por un gallo orgulloso)
  • El odio, el enfado, la ira o la agresividad (representado por una serpiente)

Los tres venenos se devoran entre sí porque son interdependientes. Nuestra ignorancia (la de nuestra condición y la de nuestra existencia) provoca nuestro deseo o las ganas de codiciar cosas, ideas o personas; y este deseo a su vez nos genera odio, ira y agresividad. Esto que acabo de enunciar me acompañó en cada uno de los innumerables monasterios que visité durante mi peregrinación de forma que nunca pude olvidar esta gran enseñanza.

Si quieres mantener una vida plena recuerda que tus tres venenos son la ignorancia, el deseo y la agresividad.

2) PRACTICA EL DESAPEGO:

Nuestra naturaleza es el cambio. Esta gran verdad está más que interiorizada en esta parte de Oriente. Durante dos semanas visité el antiguo reino perdido de Mustang en la frontera de Nepal con Tibet, la última región del mundo -en palabras de SS el Dalai Lama- en conservar la auténtica cultura y tradición tibetanas. Tras 90 kilómetros de camino cruzando ríos y atravesando desfiladeros, peregrinando por pequeñas villas perdidas subiendo valles y montañas llegamos a Lo Manthang donde unos monjes budistas me acogieron en su monasterio. El Lama del templo me invitó el primer día a acompañarles en la ceremonia sagrada de disolución del mandala.

Fue un placer contemplar y compartir con los monjes jóvenes este aprendizaje. La ceremonia se realiza para bendecir y rezar por todos los seres vivos del planeta. Durante meses los monjes realizan con arenas de colores un gran mandala (un dibujo geométrico y simbólico) que incluye significados internos y secretos. El mandala se perfila desde el centro al exterior y simboliza el nacimiento y el crecimiento de todos los seres. Cuando el mandala está terminado después de varios meses de trabaj) se recoge desde las orillas hacia el centro simbolizando el regreso a la fuente primordial. Finalmente el mandala se vierte completamente en el río (un fenómeno humilde) que va a parar al océano (un fenómeno infinito que representa la grandeza del universo). Este ejercicio ayuda a los monjes a practicar el desapego y a evitar la codicia y el orgullo (uno de los tres venenos).

En realidad no necesitamos mucho. El maestro Mukesh me mostró en el lugar sagrado de Pashupatinah cómo queman los cuerpos y los arrojan el río en un ritual hindú milenario. Él había leído a Tolstoi y me dijo mientras contemplábamos la ceremonia: “David, que nunca se te olvide esta anécdota. Una vez le preguntaron a Tolstoi qué es lo que realmente necesitaba un ser humano y él respondió -En realidad tan solo siete pies de tierra cuando muere. Tan solo siete pies, David -me dijo- El resto es un lujo que debemos siempre agradecer”

Si quieres mantener una vida plena practica el desapego, recuerda que todo llega y todo pasa.

3) ENTRENA TUS GANAS DE COMPRENDER A OTROS:

Existe un verso sagrado dentro de los ocho que condensó Geshe Langri Thangpa y que Su Santidad el Dalai Lama recordaba en su maravilloso texto Adiestrar la mente. Este verso dice lo siguiente:

Siempre que esté en compañía de otros, me veré como el más insignificante entre ellos, y desde lo más profundo de mi corazón apreciaré a los demás como supremos.

La mayoría de los terribles libros de autoayuda que se venden en las librerías pretende educarnos en exactamente lo contrario: destacar sobre los demás cueste lo que cueste. Mi experiencia para lograr una vida plena sin embargo es otra. Aprender a renunciar a la razón y a la importancia propias ha sido a lo largo de mi vida el único camino hacia la paz interior. Solo he alcanzado esta paz interior cuando he renunciado a querer convencer a otros y he abrazado con entusiasmo las ganas sinceras de comprenderlos.

Esta es, por otro lado, la actitud de vida y el comportamiento de la mayor parte de habitantes del Himalaya. Mis días en Nepal me enseñaron el extraordinario poder de atracción que tiene el respeto por las ideas y creencias de otros. Durante mi estancia observé la maravillosa convivencia y respeto entre budistas e hinduistas. Ambos comparten a menudo instrumentos de oración, plegarias, bendiciones, espacios de meditación e incluso dioses. Cada persona cree honesta y sinceramente en aquello con lo que comulga y a nadie le hace falta convencer a nadie porque todas las manifestaciones y experiencias de espiritualidad son entendidas como válidas.

Un ejemplo de todo esto durante mi viaje fue el maestro Mukesh quien no practicaba ni compartía muchos dogmas de fe de su religión nativa (el hinduismo) y tampoco muchas otras creencias del budimo tibetano. Sin embargo nada de esto le impedía rezar y mostrar su absoluto respeto por los símbolos sagrados de una y otra confesión, llamar maestros a los grandes lamas de los monasterios o pronunciar la sagrada oración bon en presencia de creyentes bon.

Si quieres mantener una vida plena entrena cada día tus ganas de comprender a otros.

4) DIGNIFICA LA VIDA Y LAS COSTUMBRES DE LOS OTROS:

Muchos turistas no muestran ningún respeto por las costumbres locales y se limitan a realizar fotografías excelentes que poder subir luego a cualquier red social. Mi opción es siempre la contraria: sean cuales sean mis ideas nunca son mayores que mi respeto a las ideas y creencias de los otros.

Durante mi peregrinación me he comportado y actuado tal y como lo haría la persona local más devota en cada uno de los lugares que he visitado. Cada vez que pasaba ante una capilla de Shiva en cualquier pueblo hindú me detenía por unos segundos a rezar. Cada vez que entraba o salía de un lugar santo para las personas con las que convivía, rezaba. Ante cada chorten o memorial tibetano de cada pequeña villa o pueblo en honor de todos los seres sentientes, descubría mi cabeza y tocaba con mi frente las sagradas sílabas (/OM MANI PADME HUM/). Al coronar cualquier montaña repetía el canto tibetano universal en respeto a los dioses montaña y las personas. En el interior de los monasterios budistas me postraba tres veces en cada una de cuyas ocasiones mostraba mi respeto con los tres saludos propios a los Tres Tesoros. Caminaba luego siempre hacia la izquierda, rezaba 108 veces con mi mano izquierda contando cada oración con mi rosario tibetano, tocaba con él las sagradas escrituras milenarias guardadas en los armarios, me postraba hasta que mi frente tocaba los altares y completaba la kora interior para volver luego a ofrecer mis respetos a Buda. También cada vez que realizaba una kora exterior, hacía rodar todas las ruedas de oración. Durante mi peregrinación al monte Kailash, el más sagrado del hinduismo y el budismo, no cesé de rezar en ningún momento conservando siempre mi rosario. Deseaba siempre en tibetano una buena peregrinación a mis otros compañeros peregrinos (/Chilap ché/) juntando las palmas de mis manos de forma sincera y amigable. He agradecido siempre la atención y el trabajo de cocina de cada cocinera que nos ha acogido durante el viaje y a todas ellas las he llamado madres (/Amás/) en su idioma. Me he descubierto, agachado mi cabeza y llamado maestro (guru) a cada sadhu y hombre santo hindú y a cada monje tibetano que me he cruzado durante mi peregrinación.

Si quieres mantener una vida plena dignifica la vida y las costumbres de los otros.

5) COMPARTE EL FRÍO O EL CALOR DE OTROS:

Además he elegido convivir con todos mis nuevos amigos y sonreírles saludando (/Tashi Delek/) antes que aparentar cierto halo de superioridad con tufo a occidental. En las casas de invitados comía en la cocina conversando con las familias y observando todas las costumbres locales. A menudo simplemente me callaba y mostraba mi respeto. En realidad todos los extranjeros con los que me crucé solamente solían convivir con otros extranjeros hablando inglés en los salones destinados a turistas. Imagino lo distinto que para ellos fue su viaje…

Si alguien -incluido algún monje- le preguntaba al maestro Mukesh que hacía alguien como yo en el Himalaya, él siempre respondía “Es un peregrino, está en un viaje religioso”.

rp

Los verdaderos héroes no escalan ochomiles una vez al año para luego volver y salir en los periódicos. Los verdaderos héroes viven bajo esos ochomiles todos los días del año, crían a sus hijos en la más absoluta dignidad y no salen nunca en los periódicos.

Si quieres mantener una vida plena, detente y comparte el frío o el calor con verdaderos héroes.

6) NO TE CREAS SUPERIOR A LOS DEMÁS:

La grandeza no se muestra, se demuestra. Jamás quise que ninguna persona durante mi viaje se sintiera mi sirviente, de modo que yo recogía mis propios vasos y platos y hacía regalos constantemente a mis anfitriones, ofrecía bálsamo y cuidados a los nuevos amigos nepalíes que me acompañaron durante los 12 días de peregrinaje por Mustang y siempre procuraba compartir todo lo que tenía con ellos. Les mostraba mi afecto y agradecimiento en toda ocasión porque sencillamente eran para mí nuevos hermanos.

En el sagrado lugar de Muktinath, el maestro Mukesh me tomó del brazo tras bañarnos en los 108 chorros de agua sagrados del templo y me dijo: “David, I´ve never said you before but for me it is a pleasure to see the way you treat people, always caring about others and interested on them, always listening and smiling. You are different because sometimes people believe they are more than others. Thank you for treating all the people in this way.

Durante mis días en Sindhupalchowk -conviviendo con mi nueva familia en Nepal y plantando arroz junto a ellos- trabajaba, comía, bebía y me comportaba tal y como lo hacían ellos como muestra de afecto y de respeto. En tres ocasiones Bae, mi hermano en las montañas, se acercó a mí para decirme “Wow, David, you are a good person“. Mi padre en las montañas no hablaba mucho pero cuando terminaba agotado de trabajar en algún campo se acercaba a mí y me sonreía diciendo “Finish”. Era su forma de dar las gracias y a mí me llenaba por completo. En mi caso nunca desfallecía y mi respeto por el trabajo y las costumbres era religioso y absoluto. Me descalzaba al entrar en casa, comía como ellos siempre con las manos, ayudaba en todas las tareas de la casa que podía, trabajaba con las mismas herramientas, no me permitía más descansos que nadie ni mejor trato que ningún otro. Esa fue la única razón por la que Santosh, mi otro hermano en los días de Sindhupalchowk, me dijo en varias ocasiones “Gracias porque todo te gusta y todo lo aprecias”, “Todos en el pueblo hablan de tí, no podemos creer que estés aguantando tanto y que trabajes siempre a nuestro lado“. Todas estas cosas me aportaron grandes aprendizajes y aventuras que jamás olvidaré.

Si quieres mantener una vida plena no te creas superior a los demás

7) ABRE TU MENTE A NUEVAS PERSPECTIVAS:

En mi peregrinación por Tibet coincidí con Parichat, una chica tailandesa que vivía en Australia. Durante una comida en un bar de carretera mantuve con un grupo de compañeros una conversación sobre el budismo y sus bases y las diferencias entre las religiones no teístas orientales y las religiones occidentales. Ella, que era budista, escuchaba perpleja y al terminar la conversación me miraba extrañada. Había escuchado que yo trabajaba con directivos y equipos y sabía que yo era occidental, parecía contrariada. Al día siguiente se acercó a mí en el sagrado monasterio de Sakya. Me había visto arrodillarme ante el Buda y durante varios días me había visto meditar y rezar. Me preguntó “¿eres cristiano?” Y yo le respondí “Sí, también soy cristiano”. Ella sonrió y me dijo “¿Cómo puedes saber tanto acerca de todo esto?”. “He estudiado mucho y tuve el valor de respetaros.”. Ella me contestó “¿Qué has estudiado para saber tanto?” Yo entonces sonreí y respondí “Tan solo filosofía, sociología, psicología, mística, religiones, estrategia,… durante los últimos 20 años” Ella seguía interesada y me dijo “¿Por qué aprecias tanto a Buda?”. “El budismo es una de las dos filosofías de vida que más respeto”. “¿Cuál es la otra?” me dijo. “Lee también a los estoicos. En realidad la vida es un mismo regalo para todos”. Ella concluyó: “Sin duda lo haré”

Si quieres mantener una vida plena abre tu mente a nuevas perspectivas.

8) RECORRE EL CAMINO DE LA EXCELENCIA:

El camino de la excelencia tiene tres pasos: Distinguir el grano de la paja, reconocer la excelencia en otros, y superar tus creencias limitantes para acceder al lado bueno de las cosas. Vamos allá:

Distingue el grano de la paja. Durante los días de Tibet conocí a una princesa tibetana que tiempo atrás había tenido que huir de Tibet por la constante persecución y represión china. Oí de su propia voz cómo siendo una niña muy pequeña había cruzado a pie los Himalayas con su familia hasta llegar a la India y pedir asilo. Allí se había educado y luego había tenido que volver a Tibet para poder defender las propiedades de su familia ante el gobierno central. Era una conocedora inigualable de la cultura tibetana y una devota practicante del budismo en templos y lugares santos. No paraba de repetir que ella era budista y que nosotros no. Sin embargo esta persona no estaba en paz consigo misma y durante gran parte del viaje se comportó de una forma desleal y deshonesta con el grupo con el que yo viajaba. Parecía continuamente enfadada y agitada y a menudo gritaba y respondía bruscamente. Esto me hizo aprender que creer y practicar las enseñanzas de Buda nada tiene que ver con visitar monasterios o rezar sutras sino con una actitud de paz ante la vida. Incluso las personas con la más bella historia de superación cometen errores y se impiden a sí mismas recorrer el camino de la excelencia.

Reconoce la excelencia en otros. En mi estancia en Lhasa coincidí en el hotel con un grupo de escaladores occidentales que acababan de coronar el Everest. Se encontraban tomando relajadamente unas cervezas en la ceremonia de agradecimiento mutuo y entregando los diplomas oficiales a cada miembro de la expedición. Reconocí perfectamente que eran escaladores porque sus caras estaban completamente quemadas y parecían realmente exhaustos. Esperé a que terminaran su ceremonia y antes de irme a descansar me acerqué a ellos y les dije: “Gracias por ser un ejemplo de superación para mí” Todos ellos sonrieron y brindaron por mí.

Supera tus creencias limitantes para acceder al lado bueno de las cosas. En muchas ocasiones durante esta aventura tuve que controlar mi actitud occidental de exigencia ante la realidad y sustituirla por la actitud oriental de compromiso con la realidad. Es muy común en Nepal la expresión “El hombre propone y los dioses disponen” haciendo referencia a la imprevisibilidad de los vuelos de los aviones, la impuntualidad de las personas, los cortes de electricidad (cuando la hay), o las obras o inundaciones en la carretera. Una de las cosas que más me han ayudado a crecer en este viaje ha sido cambiar mi mentalidad de exigencia por la de compromiso con la realidad. Todo lo que pase, ha de pasar y mi excelencia se cifra en abrazar y disfrutar cada uno de todos los imprevistos. Porque todo lo previsto es solo mi deseo y no la realidad del lugar en el que estoy o vivo. Esta actitud me ayudó mucho para sonreír y tratar justamente al maestro Mukesh en el aeropuerto de Pokhara donde esperamos 5 horas el avión mientras sufría una gastroenteritis o en el aeropuerto de Jomsom donde tras 4 horas de espera nos subimos finalmente a un coche para hacer en 8 horas de jeep un trayecto de media hora de avión. En el primer caso la espera me permitió tener conversaciones muy enriquecedoras con el maestro Mukesh, en el segundo pude conocer por tierra una parte de Nepal preciosa y llena de anécdotas e historias con un conductor que pertenecía a los emigrantes japoneses llegados a Nepal en el pasado. Si hubiera vivido en la exigencia o el deseo de lo que quería que pasara, mi viaje habría sido un infierno porque mi mente habría vivido en el futuro y no en lo real. Cuando Rahul, mi contacto en Katmandú, me preguntó cómo me encontré tras 8 horas de coche y tras todos los imprevistos, yo sencillamente le dije: “Esto es Nepal, si quiero disfrutar de su cultura (la cara A) también debo vivir sus inconvenientes (la cara B). No existe uno sin el otro”.

Si quieres mantener una vida plena recorre los tres pasos del camino de la excelencia.

9) ATRÉVETE A ESCUCHAR Y CONOCER:

En mi estancia en el valle de Katmandú conocí a la maestra Smarika, una chica joven que compartió conmigo la historia de su vida. Nacida en una familia hindú tradicional, había querido experimentar la vida y vivir antes que hacer lo que todas sus amigas habían hecho: casarse en su adolescencia y tener hijos. Había luchado y trabajado duro en varios trabajos de camarera y administrativa casi siete días a la semana durante años, llevando dinero a casa y estudiado a la vez gracias a su insistencia y a una beca de una fundación española en Nepal. Incluso había estado varios meses en España. Tenía muchas ganas de crecer y conocer otras culturas. Ahora su familia la respetaba “como a un chico” me decía ella misma y se había ganado a base de sudor y esfuerzo el reconocimiento de su comunidad. Respeto y bendiciones para tí, maestra.

lete

En la pequeña villa de Charang visité el monasterio y el Lama se ofreció a mostrarme el templo viejo y el nuevo, la escuela de nuevos monjes y las instalaciones. Era un hombre muy versado al que le costaba un poco hablar inglés fluido pero que enseguida comprendió que mi interés por el budismo era completo. Hablamos durante largo tiempo y lo que ocurrió entonces me enseñó otra lección. De repente aquel monje vestido con humildes ropajes, viviendo en una humilde villa de Mustang, un territorio de apenas 5000 habitantes, me preguntó si conocía a Richard Gere. Yo le dije que no en persona pero que sabía quién era. Él me dijo “Él y yo compartimos maestro en Dharamsala. Luego fui a estudiar a Suiza, a Alemania y Francia” Hablamos durante rato de Europa y luego él me dijo “Debo ir a continuar mis clases con mis alumnos”. Aquel hombre de mediana edad había vivido una vida plena y excitante llena de aprendizajes y ahora apostaba por desarrollar una comunidad budista en una humilde villa. En realidad, nunca sabemos con quién estamos hablando, conviene siempre ser humildes.

Si quieres mantener una vida plena atrévete a escuchar y conocer.

10) ABRAZA EL AGRADECIMIENTO SINCERO A LOS DEMÁS:

En medio de la llanura tibetana, el conductor del autobús en el que iba nos ofreció conocer a su familia que vivía en Sakya. Todos aceptamos encantados tras visitar el monasterio fundador de una de las cuatro sectas budistas más influyentes. Yo había entablado una relación de amistad con él sin apenas saber chino ni tibetano a base de gestos de complicidad y agradecimiento. Hasta entonces yo había peregrinado y rezado en todos los templos con un rosario muy trabajado bendecido en la sagrada ciudad de Lhasa al que yo tenía mucho afecto. Yo lo solía llevar en el cuello y luego lo utilizaba con mi mano izquierda como dicta la costumbre para rezar en el interior de los templos. Al llegar a su casa familiar, sus padres nos sentaron en la estancia principal de su casa, una vivienda tibetana muy humilde. Todos estaban recibiendo la atención de estos buenos ancianos y bebiendo la leche de yak o cabra, el yogur de yak, las pastas típicas,… Mis compañeros se hacían fotos con ellos como recuerdo y ellos accedían encantados. Por un momento me acordé de mi familia en Mongolia, me levanté de mi sitio y me acerqué a mi guía para pedirla que tradujera lo que iba a decirles. Me acerqué a la madre del conductor (la matriarca de la familia) y me quité el rosario que me hubiera gustado traerme a España. Le dije que lo aceptara como regalo. El conductor se acercó y me dijo “Pero lo vas a necesitar durante el viaje”. Yo respondí “No se trata de lo que yo necesito sino de lo que quiero hacer por ella para agradecerle su hospitalidad”. Él sonrió.

En Chosar Valley coincidimos extrañamente con una pareja de turistas americanos que estaban realizando fotos. Yo observé que toda la comunidad estaba en medio de una celebración con los monjes, me acerqué, me arrodillé y recé junto alejado de ellos mostrando mi respeto. Un monje se acercó sonriendo y me dijo “Por favor, únete a nosotros” Me levanté y fui junto a ellos. Al terminar una anciana me agradeció el gesto acompañándome durante algo más de un kilómetro a pie para mostrarme un pequeño monasterio centenario perdido en lo más profundo del pueblo.

mukti

A mitad de camino de mi peregrinación por el reino perdido de Mustang nos detuvimos en el pequeño pueblo de Dhigaon. En él se encontraba la familia con la que el maestro Mukesh dos años antes había vivido el terremoto que asoló el país. Era una familia con la que él se sentía muy cercano y tenía dos matriarcas: una anciana abuela con la cara muy arrugada y la sonrisa infinita, y una madre que nos cocinaba a demanda. Yo como siempre intenté mostrarme agradecido en todo momento. Afortunadamente aquel lugar no tenía cobertura móvil ni wi-fi (apenas tenía electricidad solar) por lo que mi atención completa se focalizó en la abuela. Esta anciana mujer no paraba de rezar continuamente y me recordaba mucho a mi abuela Pepa. En aquel momento yo viajaba solo con dos amuletos: una pulsera y un hilo de bendición rojo que me había dado el Lama del monasterio de Sakya en Tibet y un rosario y un hilo de bendición amarillo que había comprado a un monje en el monasterio gelukpa de Tashilumpo en Shigatse. Eran amuletos de las dos sectas mayoritarias en el Himalaya. Pregunté al maestro Mukesh a qué secta se adscribía la anciana y él me dijo que ella era sakyapa. Me acerqué a aquella buena mujer que tanto habría vivido durante décadas, viuda ahora y viviendo en la sencillez más absoluta y le dije lo siguiente: “Esta pulsera que yo llevo en la derecha por ser hombre quiero que usted la lleve en la izquierda como mujer tibetana. Pertenece al monasterio sagrado de Sakya donde se encuentran las sagradas escrituras y la columna bendita y donde yo he rezado por todos los seres vivos, incluida usted. Este hilo que ahora le entrego es una bendición del Lama del monasterio que recibí expresamente de él y que quiere que le acompañe en adelante. Me hubiera gustado llevarlos conmigo pero creo que estarán mejor con usted”. Ella me agradeció el gesto con sus manos y sonrío. Al irme al día siguiente la estreché en mis brazos y ella me regaló una bandana de oración.

En la peregrinación el Monte Kailash, el Khang Rinpoche de los tibetanos, el día más duro sin duda es el segundo día. Tras partir el primer día de Darchen hasta Guru Rinpoche Torma atravesando el río Lha Chu, uno asciende la segunda jornada -en mi caso a pie- hasta el paso de montaña de Dolma La. Es un paso elevado cuyo punto álgido alcanza la cota de 5660 metros y en el que suele nevar bastante. Los peregrinos compartimos oraciones y frío a un mismo tiempo y nos ayudamos a subir cuando nos falta oxígeno o fuerzas o mientras resbalamos en el hielo. La ayuda es mutua y el sentido del humor ayuda a todo el mundo a superar el paso no sin ciertas dificultades. En este contexto alcancé el paso y recé junto al resto de personas en lo alto con nuestra vista puesta en la morada de Shiva. Al descender hacia Shabje Drakthok vi como un hombre llevaba a su hijo en la espalda y el sombrero del niño se caía. Durante varios cientos de metros corrí entre los riscos hasta que les alcancé para devolverles el sombrero.

Tras mis días en Sindhupalchowk mi madre en las montañas lloró por mi partida y me agradeció la visita enormemente invitándome a volver con mi pareja. Yo le abracé y di regalos a toda la familia. Días antes había colaborado con la pequeña escuela derruida tras el terremoto aportando humildemente lo poco que pude regalarles en forma de medicinas y material escolar y de juego para los niños. El agradecimiento de los niños fue completo y cada vez que se cruzaban conmigo venían a saludarme.

Si quieres mantener una vida plena abraza el agradecimiento sincero a los demás.

Fuente: , DESARROLLO PERSONAL.

ExceLence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario