Cuando el cambio es evolución, empezando por la estrategia

El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro”. J.F. Kennedy

Cambiar significa evolucionar. Lo cual a priori, puede parecer positivo ya que muchos tendemos a asociar evolución con avance. Sin embargo si nos ceñimos a la realidad, por ejemplo el cambio de gobierno en Estados Unidos por el momento parece que en ningún caso presenta una evolución positiva, pero esa es otra historia.

La cuestión es que evolucionar significa “Mudar de actitud, de conducta o de propósito”, si esto lo llevamos al mundo de la marca lo llamamos rebranding y como tal puede presentarse en forma de un cambio positivo que se traduce en incrementar la conexión con el consumidor, incrementar las ventas, ? o en sus aspecto negativo, el más importante la muerte de la marca.

La realidad, lamentablemente, es que en la mayoría de los casos se malinterpreta este concepto – evolución de marca / rebranding – asociándose con un mero cambio de logo ó estético; esperando que los consumidores se enamoren inmediatamente de esta nueva identidad. Si hay suerte – lo dudo – habrá un cambio de las asociaciones hacia la marca. La realidad no es solo mucho más compleja, si no que una visión tan miope como la planteada puede incluso llevar a que el cambio de marca, buscando la “actualidad”, acabe destruyendo parte de lo que se ha venido construyendo a lo largo de los años.

Si pensamos en marcas que han evolucionado en los últimos años, en cualquier categoría, nos encontramos que en los últimos 15 años muchas han renovado su identidad: refinando sus logo, actualizando sus tipografías, cambiando sus colores o el pack de los productos para adaptarse a un espíritu más actual? Siendo un mero cambio de imagen, que en la mayoría de los casos no implica un verdadero cambio de marca, adaptando su adn representado en su estrategia a la realidad del consumidor actual.

Un verdadero cambio de marca empieza por cambiar la estrategia para adaptarse a la realidad de negocio en evolución, donde la identidad juega un papel importante pero no exclusivo. Así, un proceso de rebranding siempre debe comenzar por dar respuesta a una cuestión, ¿Quién quieres ser?. Si queremos cambiar primero debemos conocernos bien, saber que representamos en la mente del consumidor, cuales son los mensajes que nos definen y, sobre todo identificar si seguimos siendo relevantes. En base a lo anterior entonces cabe definir si necesitamos un cambio de imagen, identidad, o un cambio de marca, estrategia e identidad.

En los últimos años, he detectado cierta esquizofrenia por parte de determinadas marcas en reenfocarse e incluso plantearse reinventarse para satisfacer a los Millenials – un concepto en mi opinión sobreexplotado e incluso sobrevalorado que podría dar para un interesante debate – en algunos casos esto se ha traducido en identidades más modernas, frescas y atractivas. Esto por si mismo, en la mayoría de los casos al no ir acompañado de un verdadero cambio de enfoque o estrategia no se ha traducido en resultados de negocio. Incluso en algunos casos, provocándose enormes errores como el de una compañía de auditores mediana que por tratar de acercarse a nuevos segmentos, cambio su nombre e identidad, abandonando el nombre de los socios – aunque no existan, o alguien conoce a Ernst? ó Coopers? – optando por un abstracto, lo que directamente se tradujo en perdida de relevancia, autenticidad, confianza, lo que se acabo traduciendo en perdida de negocio.

Otro elemento muy relevante en cualquier proceso de reflexión de cambio de marca, es que la empresa y la marca es tuya, no de una agencia; por “maravillosa” que esta sea. La realidad es que un proceso de marca es lo suficientemente importante como para dejarlo exclusivamente en manos de un tercero, o para no poner en cuestión de manera profunda determinadas recomendaciones, a veces más estéticas que estratégicas. Lo anterior, evidentemente implica reflexionar sobre quien es el compañero ideal que nos guiara en un proceso que va más allá de un cambio de identidad. Enfatizando, lo ya comentado anteriormente, un verdadero cambio de marca empieza por un cambio en la estrategia de negocio, sus procesos, procedimientos,?

Pongamos, el caso de las entidades financieras y sus “cambios” de marca a lo largo de la última crisis. ¿Realmente, alguien se llego a creer que cambiando nombres, identidades, etc. Se iba a recuperar la credibilidad perdida?, creo que la respuesta es evidente. Un cambio de marca en el sector financiera pasa por empezar cambiando su estrategia de negocio, sus valores, sus procesos, su servicio de atención al cliente,? una vez avanzado e interiorizadas estas cuestiones es el momento de comenzar con la estética, como manifestación de que estamos cambiando. Un logo no hace un cambio, las personas si; esto es algo que en la mayoría de los cambios de marca se olvida.

Esta son algunas cuestiones que merece la pena considerar cuando se plantee un “cambio” de marca, que va a impactar directamente en tu negocio, planteándose siempre múltiples preguntas, que permitan la reflexión que oriente la toma de decisiones, entre otras: ¿Por qué tengo que cambiar?, ¿Una “nueva” marca articularia mejor la propuesta de valor de la compañía?, ¿Está bien definida la propuesta de valor al cliente?, ¿Cuáles son los atributos claves de la marca?, ¿Está la marca lo suficientemente diferenciada de sus competidores?, ¿Es la marca relevante para los nuevos clientes/mercados que han surgido?, etc.

Fuente: Fernando Barrenechea. Defensor del branding como un brebaje alquímico de antropología, consultoría de negocio, finanzas,…
C. Marco
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Las 7 mejores técnicas comerciales para aumentar las ventas

 Resultado de imagen de aumentar las ventas

Hoy quiero hablaros de las siete mejores técnicas para la consecución de una venta o de un objetivo concreto.

Primera, tenemos que identificar quienes son “realmente” nuestros clientes estableciendo prioridades claras, focalizados en la marca y no en las personas. Para establecer dichas prioridades debemos elegir únicamente aquellos clientes a los que les aportamos una solución real a una necesidad o problema y además lo hacemos aportando un valor diferencial.

1ª Técnica de venta: NO enfocarnos en lo que vendemos, enfocarnos en lo que aportamos sobre una necesidad o problema concreto y focalizarnos en la marca, solo de esta forma seremos capaces de dar respuesta a sus necesidades.

Segunda: una vez determinado quienes son nuestros clientes, establecer prioridades, dependiendo de tres criterios :

  • 1.Cuando compran,
  • 2.Cuál es el conocimiento o posicionamiento del cliente sobre nuestra empresa o producto
  • 3.Quien (sectores) consume o no nuestro producto o servicio.

A un cliente que no nos conoce no se le puede contactar, antes nos debe conocer y después le contactamos.

2ª Técnica de venta: priorizar en base al posicionamiento que el cliente tenga sobre nosotros y cuando se toma la decisión de compra.

Tercera: determinado quienes son nuestros clientes y las prioridades de cada uno, establecer una estrategia por sectores y una estrategia individual.

Hay que generar visibilidad y credibilidad específica por cada sector al cual nos vamos a dirigir cubriendo las necesidades especificas de cada uno. Solo focalizando en sectores seremos capaces de identificar la problemática y necesidades de cada uno. Cada mes hay que trabajar entre dos y cuatro sectores enviando newsletter o interactuando con ellos vía redes sociales. En estas acciones no les vendemos nada pero generamos visibilidad y lo más importante: credibilidad, mostrándoles lo que nuestro producto o servicio ha hecho para clientes homólogos a ellos, con nuestra compañía o con terceras.

3ª Técnica de venta: establecer una estrategia específica por cliente, desde el conocimiento sectorial.

Cuarta: la preparación de la reunión . Cuando concertemos una reunión para presentar nuestro producto o servicio debemos averiguar cuales son las necesidades específicas del cliente. Hay que presentar cubriendo necesidades y solucionando problemas, NO vendiendo nada, para ello debemos tener muy claro cuáles son. Hay que tener un objetivo específico para la reunión: vender, conseguir información, acceder a otra persona, etc.. Pero cada reunión tiene un objetivo diferente y el objetivo no siempre es vender.

Hay que preverlo TODO y no dejar nada a la improvisación, una improvisación solo lleva a otra improvisación.

4ª Técnica de venta: preparación de la reunión en base a las necesidades específicas de cada cliente.

Quinta: hay que trabajar la presentación en base a la generación de expectativas. No solo es importante prepararla es más importante la predisposición del cliente a dicha presentación, hay que conseguir que cuando presentemos estén receptivos 100% debido a las expectativas generadas.

La presentación debe estar estructurada de la siguiente forma;

  • 1-Presentación personal haciendo preguntas que denoten conocimiento sobre el cliente, nos valoraran mucho más por nuestras preguntas que por nuestros argumentos.
  • 2-Dejar hablar y conseguir saber qué necesidades reales tiene el cliente
  • 3-Exponer nuestra presentación focalizando en las necesidades del sector y las necesidades concretas del cliente.
  • 4-Conseguir un objetivo concreto?
  • 5ª Técnica de venta: la presentación debe estar focalizada en un objetivo concreto.

Sexta: seguimiento y consecución. Después de la reunión/presentación hay que hacer un seguimiento muy constante para detectar si hemos sido capaces de ofrecer lo que realmente el cliente necesita o hay que hacer variaciones tras nuestra propuesta inicial.

Hay que analizar de qué depende la decisión de compra para trabajar todos los elementos que puedan afectar a la decisión final, tener en cuenta a compradores y prescriptores. Por norma general dicha decisión final no depende solo de una persona aunque no nos lo transmitan así.

Cuando se tome la decisión de compra NO estaremos allí, por lo que debemos trabajar independientemente el máximo número de personas compradores y prescriptores.

6ª Técnica de venta: trabajar compradores y prescriptores por igual para en el momento de la verdad ser los elegidos.

Séptima: fidelización. Las acciones de marketing digital y las relaciones publicas son cruciales, independientemente de la fuerza de ventas. No podemos asumir el riesgo cuando un cliente tome una decisión de compra, NO estar en su “top of mind” Hay que estar constantemente en la mente de nuestros clientes de todas las maneras y formas posibles con el objetivo de ser su primera elección.

7ª Técnica de venta: en el momento de la elección debemos estar allí.

Fuente: http://www.puromarketing.com/

C. Marco

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Cobots: Robots que colaboran con las personas

Resultado de imagen de robot colaborativo

Los robots colaborativos están diseñados para trabajar con seguridad junto a los humanos, es decir, no requieren jaulas y pueden interactuar con el operador.

Los robots colaborativos, conocidos también como cobots son una gran novedad que tendrá un amplio desarrollo futuro. Éstos serán utilizados en aplicaciones que ni siquiera podemos imaginar hoy día.

¿Qué es un robot colaborativo? El robot tradicional debe permanecer en una jaula como un animal salvaje que requiere aislamiento para evitar herir a los trabajadores. Los cobots por su parte, están diseñados para trabajar con seguridad e interactuar con los humanos en el taller. En la mayoría de casos esto significa que no requieren jaulas y que el cobot puede trabajar junto al operador.

La seguridad debe ser siempre la primera preocupación con cualquier aplicación robótica. Los países tienen diferentes leyes y normas al respecto y algunas compañías pueden tener lineamientos aún más estrictos. El practicante cobótico debe tener todas las precauciones para asegurar que sus proyectos cumplan con dichas normas.

Esta capacidad de trabajar lado a lado se logra principalmente por el uso de actuadores elásticos, la fuerza de detección, sensores de proximidad y movimiento relativamente lento. Cuando se encuentra en contacto con una obstrucción, el cobot reacciona como lo hacemos cuando empujamos a alguien con el codo, es decir, inmediatamente nos detenemos.

Otras características de su diseño son que incluye superficies redondeadas y, en algunos casos, acolchado suave para reducir el impacto de cualquier contacto del cobot con el humano.

No todos los robots colaborativos pueden ni deben operar sin jaulas. La inercia de un brazo cobot muy cargado puede causar lesiones sin importar su sensibilidad. Un cobot transportando un objeto como una placa de metal con bordes afilados o puntiagudos también puede causar lesiones antes de que se detenga por completo.

Estar sin jaula no es la única cosa que hace un robot colaborativo. La mayoría requiere cierto grado de conocimiento técnico. Muchos cobots pueden ser programados por un operador o mecánico con poco entrenamiento especial. En lugar de la programación, el operador configura el cobot en modo enseñanza y guía el brazo a través de los movimientos de la tarea pulsando un botón para identificar cada waypoint. Una vez que se enseña, la tarea se almacena en la memoria y se programa cuando sea necesaria.

Algunos cobots están diseñados para que se puedan mover fácilmente de una tarea a otra. El Cobot Baxter de Rethink Robotics es totalmente autónomo y puede ser montado en un soporte con ruedas. Incluso va eliminando la necesidad de una alineación precisa mediante el uso de un código matriz 2D (como un código QR) colocado en una posición fija en la estación de trabajo. Cuando el cobot se mueve a su posición, la cámara localiza el código y realiza todas las tareas relativas a la ubicación del código. Esto elimina la necesidad de una ubicación precisa del cobot y/o cualquier reprogramación después de la mudanza.

La empresa Danesa Universal Robots A/S es una de las pioneras en el desarrollo de robots de colaboración con su serie UR, un brazo de poco diámetro de siete ejes que se puede montar en cualquier posición. Es de tamaño compacto y flexible en su montaje, lo que lo hace útil para operaciones de atender máquinas. Esto libera al maquinista de la monotonía de la carga y descarga de piezas, liberándolo para un trabajo más productivo. Su costo se puede amortizar en uno o dos años.

Otro enfoque para cobots es usar múltiples ejes tradicionales y combinarlos con controles y sensores para evitar o reducir la necesidad de mantenerlos en una jaula. El robot puede operar a velocidades normales cuando ningún ser humano está presente. Si una persona entra en el área de trabajo, por ejemplo para recoger una pieza caída, se siente su presencia y posición. El robot se ralentiza y restringe su movimiento para evitar cualquier peligro de posible contacto.

Los cobots deben ser vistos como dispositivos de ayuda para que los trabajadores sean más productivos y reducir algunas de las tareas repetitivas. Piense en ellos como un destornillador eléctrico para reemplazar el destornillador manual.

Como con cualquier nueva tecnología se requerirá de ensayo y error para descubrir la mejor manera de utilizarlos. Aquí es donde la flexibilidad de cobot es útil. Si no funciona de determinada manera, se puede probar en otro lugar y situación.

Los cobots están listos para usted. ¿Está usted listo para ellos?

Fuente: http://www.plastico.com/

C. Marco

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La conquista de la vocación profesional

Imagen relacionada

 

Cada vez más personas están reinventándose, buscando la forma de convertir su pasión en su profesión. Eso sí, para encontrar nuestra vocación, hemos de escuchar primero a nuestra voz interior.

Nos guste o no, formamos parte de una sociedad edificada sobre un sistema monetario que nos obliga a competir entre nosotros para ganar dinero. Es el precio que pagamos para saciar nuestras necesidades básicas y otras que nos vamos creando. Y hasta que no cambien las reglas del juego, el trabajo va a seguir protagonizando nuestra rutina diaria.

Resultado de imagen de vocación

Muchos historiadores coinciden en que se trata de una nueva forma de esclavitud, mucho más refinada que la de épocas anteriores. Según el portal de ofertas de empleo Monster, el 15% de la población activa española dedica más de 50 horas semanales a su profesión, sin contar las horas extra, el tiempo destinado a comer o los desplazamientos in itinere. La mitad de los asalariados, por otra parte, pasa en su entorno laboral más de 40 horas; el 25%, entre 25 y 40 horas, y el 10% restante, menos de 25 horas.

Sin embargo, estar en el trabajo no es lo mismo que estar trabajando. Al ser tratados como máquinas sin necesidades ni sentimientos, la gran mayoría de españoles sufre su jornada laboral de cuerpo presente y mente ausente. Pero quien se desconecta de su corazón durante tantas horas, tantos días a la semana y tantos meses al año, corre el riesgo de convertirse en un autómata que existe, produce y consume por pura inercia.

LA MONOTONÍA COMO SÍNTOMA:
“El infierno es despertar cada día y no saber qué haces aquí.”
(
Frank Miller)

Dado que en nuestra sociedad todavía prevalece el paradigma “del tener y del hacer”, en general consideramos que lo importante es “lo que tenemos”, no “lo que somos”. Y esta creencia condiciona “lo que hacemos”. Para muchas personas, el trabajo absorbe gran parte de su tiempo y energía; lo conciben como una carrera profesional –tanto de velocidad como de fondo–, marginando el resto de dimensiones de su vida en pos del dinero, la respetabilidad, el poder y la fama.

Para otros, estas metas externas no forman parte de sus prioridades cotidianas, con lo que en vez de vivir para trabajar, trabajan para vivir. Sus motivaciones laborales consisten en garantizar su seguridad y estabilidad económicas; perciben el trabajo como un trámite para pagar sus facturas. De ahí que se interesen, sobre todo, en la cantidad que cobran a final de mes, así como en el horario que deben cumplir entre semana.

En estos dos casos, la función profesional se desempeña como un medio para satisfacer necesidades y deseos personales. Apenas se tiene en cuenta la finalidad de dicha actividad en su relación con el resto de seres humanos y el entorno medioambiental del que todos formamos parte. Al negar su parte trascendente –la que va más allá y a través de cada individuo–, muchos terminan por reconocer que lo que hacen no tiene sentido.

Y dado que el trabajo ocupa casi un tercio de la vida, terminan por llevarse el malestar a casa. Los psicoterapeutas contemporáneos lo denominan “vacío existencial”, y se caracteriza por experimentar la vida como algo gris, monótono e insípido. De ahí que triunfe la cultura del entretenimiento –encabezada por la televisión–, que permite que la sociedad pueda saciar su necesidad de evadirse de la realidad en todo momento.

LA DECADENCIA DEL EGOCENTRISMO:
“Quien sigue al rebaño acaba pisando excrementos.”
(DARÍO LOSTADO)

El cambio y la evolución son lo único que prevalecen con el paso del tiempo. Sin embargo, los seres humanos nos resistimos constantemente a este fluir natural de la vida. Prueba de ello es la manera en la que nos estamos enfrentando a la crisis financiera actual, que para muchos expertos pone de manifiesto una crisis mucho más profunda, relacionada con nuestro estilo de vida, nuestras creencias, nuestros valores y nuestra inconsciencia.

Al hablar de “crisis”, solemos obsesionarnos con aquello que escapa a nuestro control, permitiendo que nos invada la incertidumbre, el miedo y la inseguridad. Con ello, fortalecemos nuestro arraigado sentido de conservación e inmovilidad existencial. Así, en vez de ver e interpretar la crisis como nuestra enemiga, hemos de comprender que se trata de un proceso totalmente necesario: es el escenario donde se fraguan las transformaciones que nos permiten seguir creciendo individual y colectivamente. De ahí que sea mucho más eficiente ver la situación actual como una oportunidad para atrevernos a cambiar y evolucionar como personas y, en consecuencia, como profesionales.

Se dice que el maestro aparece cuando el discípulo está preparado. Es decir, que las cosas suceden justo cuando tienen que suceder. Como sociedad, poco a poco estamos tomando conciencia de la insostenibilidad del sistema capitalista, así como de la decadencia de la filosofía y los valores imperantes, basados en el individualismo, en el egoísmo, en el trabajar solamente para nuestro propio beneficio (y el de los nuestros) sin importar(nos) todo(s) lo(s) demás… Por más que nos resistamos y nos aferremos al pasado, es hora de cambiar en el presente para alinearnos con el futuro que viene.

DEL TENER AL SER:
“Se ríen de mí porque soy diferente. Yo me río de ellos porque son todos iguales.”
(Kurt Cobain)

Algunos economistas aseguran que se avecinan cambios y transformaciones imparables e irreversibles. Nos estamos acercando al despertar de un nuevo paradigma basado en “lo que somos”, relegando a un segundo plano “lo que tenemos”. Y las consecuencias de este salto evolutivo se verán reflejadas precisamente en “lo que hacemos”.

Los sociólogos, por su parte, afirman que el puente entre estas dos maneras de pensar, de ser y de actuar se construirá por medio de la responsabilidad y el liderazgo personal. Aunque nos hayan hecho creer que somos víctimas de nuestras circunstancias, y que lo mejor que podemos hacer es conformarnos para evitar nuevas frustraciones, en última instancia gozamos de libertad para tomar decisiones y elegir conscientemente nuestro camino en la vida.

Para saber si estamos preparados para encarnar el cambio que queremos ver en el mundo, los psicólogos y coachs especializados en orientación profesional suelen formular las siguientes preguntas: ¿Cómo te levantas y encaras los lunes por la mañana? ¿Lo haces con vitalidad, entusiasmo y alegría? ¿O más bien con desgana, frustración y resignación? ¿Disfrutas de tu profesión y das gracias por poder desempeñarla? ¿O sueles quejarte y lamentarte por tus actuales condiciones laborales, deseando que llegue el viernes cuanto antes? ¿Sueles mirar el reloj mientras trabajas? ¿O más bien pierdes por completo la noción del tiempo?

Entre otras cuestiones, estos expertos también promueven otro tipo de reflexiones, interesándose por aspectos más intangibles y relevantes: ¿Tu profesión ayuda y beneficia realmente a otros seres humanos? ¿Atiende y cubre alguna de sus necesidades básicas? ¿Tiene algún sentido lo que haces? ¿Qué es lo que te retiene en tu actual puesto de trabajo? ¿Qué perderías si lo dejaras? ¿Y qué ganarías si te atrevieras a abandonarlo? Y por último y tal vez más importante: ¿Qué harías si no tuvieras miedo?

EL SENTIDO DEL TRABAJO:
“La vida nos exige una contribución, y depende de cada uno de nosotros descubrir en qué consiste.”
(Viktor Frankl)

Aunque no es nada fácil enfrentarse a uno mismo, cada vez más seres humanos están siendo coherentes con las respuestas que obtienen en su interior. De ahí que se esfuercen en concebir su función laboral como una oportunidad para contribuir con su granito de arena en la evolución consciente de la humanidad. Desean construir valor a través de sus valores, y disfrutar de otro tipo de riquezas menos materiales creando riqueza real para la sociedad.

Muchos han descubierto que no hay nada más gratificante que poder ofrecer, dar, servir y contribuir de alguna u otra forma en mejorar la vida de los demás. Y es precisamente este poder el que andan buscando. Más allá de concebirse como un fin en sí mismos –dando lugar a la peligrosa enfermedad del “egocentrismo”–, parte de su profesión consiste en “trabajarse a sí mismos” para ser medios al servicio de los demás. Sólo así es posible despertar y potenciar el altruismo que anida en lo más profundo de cada corazón humano.

Eso sí, para poder ejercer nuestra profesión con este sentido trascendente, primero hemos de descubrir quiénes somos (cuál es la verdadera esencia que se oculta tras la máscara que nos ha sido impuesta por la sociedad); qué nos hace vibrar (qué materias o áreas de la realidad nos ilusionan y apasionan) y, por último, qué formación –tanto académica como autodidacta– podemos adoptar para potenciar nuestras virtudes y nuestros talentos innatos.

REDEFINIR EL ÉXITO:
“¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma?”
(Jesús de Nazaret)

El objetivo de este autoconocimiento y desarrollo personal es dar lo mejor de nosotros mismos a través del ejercicio de una profesión útil y con sentido, lo que a su vez repercute directamente sobre nuestro bienestar emocional. Ya lo afirmó el filósofo Voltaire: “He decidido hacer lo que me gusta porque es bueno para mi salud”. Para lograrlo, hemos de echar un vistazo al mercado y ver qué podemos aportar en este momento a la sociedad. Así, el cambio de paradigma que surge al descubrir y alinearnos con nuestra verdadera vocación profesional consiste en concebirnos como lo que en realidad somos, la “oferta”, y no la “demanda”, como tan acostumbrados estamos a vernos.

La finalidad de este viaje hacia dentro es redescubrir que es para cada uno de nosotros el “éxito”. Según los dos filósofos más destacados del management actual –Steven Covey y Fredy Kofman–, en la nueva economía que se avecina el verdadero éxito implicará tres cosas: “hacer lo que amamos” (estrechamente relacionado con lo que somos en esencia, de ahí que nos apasione y nos haga vibrar), “amar lo que hacemos” (vivir nuestra función con coraje, compromiso y entusiasmo, lo que depende, sobre todo, de nuestra actitud) y concebir dicha profesión con “vocación de servicio”, siendo muy conscientes de que la auténtica felicidad brota de nuestro interior al hacer felices a los demás. De ahí que el poeta y filosofó hindú Rabindranath Tagore expresara que “quién no vive para servir no sirve para vivir”.

Fuente: Borja Vilaseca.

C. Marco

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El presidente de Foxconn da consejos de negocios al Presidente electo Donald Trump en una carta abierta

1x-1_2
A continuación, se muestra la carta abierta que el presidente de Foxconn remitió al presidente electo de los EE.UU. Donald Trump, en la que le ofrecía consejos de ‘negocios’. Adelante con ella y espero que te resulte de interés.
Estimado Sr. Trump:
 

Permítanme empezar felicitándolo por la elección. Su victoria me hizo considerar correr yo mismo a la Oficina Oval. La próxima vez que hable con el presidente de Taiwán, podría ser yo en el otro extremo de la línea.

Tenemos mucho en común. Ambos somos multimillonarios (aunque yo soy más rico); a los dos nos gusta construir cosas; ambos estamos casados con hermosas mujeres jóvenes, y ambos odiamos a Wall Street.

Sé que usted ha estado diciendo a sus electores que va a crear un montón de puestos de trabajo, así que quiero darle algunos consejos. En primer lugar, en realidad no tiene que crear ningún trabajo, sólo tiene que hacer que la gente piense que va a crearlo. Estoy seguro de que está familiarizado con el concepto.

En realidad, puedo ayudarle con eso. Si nos fijamos en Brasil, Indonesia, India y media docena de provincias chinas, verán que mi trabajo habla por sí mismo.

Tome Indonesia, uno de mis logros que me da mayor orgullo. No, no he construido un solo iPhone allí y probablemente nunca lo haré. Durante las discusiones a puertas cerradas, algunos asistentes creyeron que podría invertir 10 mil millones en una fábrica de teléfonos móviles. No es culpa mía que un político demasiado entusiasmado, deseoso de pulir su reputación como un líder capaz de hacer “blabbed” a los medios de comunicación.

Todo lo que tengo que hacer es exponer mis demandas, y mientras ver cómo los burócratas y políticos discuten sobre si pueden permitirse el lujo de tenerme o el riesgo de quedarse corto en una promesa de campaña.Así que es aquí donde usted y yo tenemos que hablar. He oído que ha estado diciendo a la gente que va a hacer que Apple construya cosas en América. Bueno, ya ves, Tim Cook no construye cosas, yo sí. De hecho, conseguí 75 mil millones de dólares en ingresos de ellos el año pasado.

La unidad HonHai de Foxconn obtuvo más de 75 mil millones de dólares en ventas de su mayor cliente el año pasado.

Soy un creador, señor Trump. Tengo las cosas hechas. Cuando Apple me dijo que comenzara a hacer iPhones en Brasil para superar los aranceles de importación, lo hice realidad. No creó mucho empleo; no importa, porque acabo de exportar iPhones prefabricados para que los lugareños encajen juntos -algo así como Lego- pero consiguió el trabajo hecho. Y por trabajo me refiero a mantener a los líderes de Apple y Brasil felices. ¿Y quién cree que pagó por ello? Yo no.

Si quiere que se hagan iPhones en Estados Unidos, puedo hacer que eso suceda también. Heck, puedo configurar una línea de producción en Trump Towers si lo desea, pero los costos serán yuuuge. Tengo que cubrir mis gastos, que incluyen fábricas, mano de obra y transporte.

Ahora usted ve que no fabrico en China sólo porque es más barato, sino porque miles de proveedores están allí, a poca distancia de mis fábricas y el millón de personas que empleo en temporada alta.

Puedo desplegar más robots en los Estados Unidos, claro, pero puede tomar meses entrenarlos mientras que los humanos pueden ser enseñados en pocas horas. Además, más robots significan menos trabajos.

Subir sus tarifas de importación no cambiará mucho la ecuación, sino que me dará exenciones fiscales, subsidios para contratar trabajadores, electricidad barata y tierras libres, y estoy seguro de que podemos llegar a algún acuerdo. Déjame saber qué números quieres Tweet, y tengo la espalda.

Pero recuerda: como esa pared que estás planeando construir, alguien va a tener que pagar. Y, déjame decirte, no seré yo.

Le deseo lo mejor,

Terry Gou, Presidente de FoxconnTechnologyGroup

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx/

C. Marco

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Terry Gou: El CEO de Foxconn que da consejos a Trump

-1x-1_2.jpg

El magnate industrial y presidente de Foxconn, Terry Gou, afirmó a Trump en carta “usted no me conoce, pero soy Terry Gou, el hombre que fabrica su iPhone”.

Me enteré de que ha estado diciendo que obligará a Apple a fabricar cosas en Estados Unidos. Bueno, mire, Tim Cook no fabrica cosas, yo sí. De hecho, me generaron ingresos de 75 mil millones de dólares el año pasado”.

En la misma carta presume el tipo de persona que es, pues afirma que él se encarga que “las cosas se hagan. Cuando Apple me dijo que comenzara a fabricar iPhones en Brasil para eludir los aranceles de importación, lo hice realidad”.

Gou es presidente de la empresa tecnológica manufacturera de China Taipei: Foxconn, esto desde 1974. Tiene 66 años y es parte del éxito de Apple como ensamblador.

Foxconn ceo e1340212154694

Recientemente ha comunicado su intención de expandirse a Estados Unidos, para dejar las tierras asiáticas, aunque la diferencia radica en el costo de producción que tiene más alto el país americano sobre China y Taiwán.

Gou abrió en 1988 su primera fábrica en Shenzhen, donde incluso están las más grandes de Foxconn.

En cuanto a su vida personal afirmó identificarse con Trump: “Usted y yo tenemos muchísimo en común. Los dos somos multimillonarios (aunque yo soy más rico), a los dos nos gusta construir cosas, los dos estamos casados con espléndidas mujeres más jóvenes, los dos odiamos Wall Street”.

En 1996 empezó a fabricar para Compaq, así ganó clientes por la fama de estos para después trabajar con HP, IBM y hoy en día, Apple.

Es dueño del 13% de la compañía publica y Forbes lo catalogó en el 2013 como el 239º más rico, con capital neto de 5.1 billones de dólares.

El propio Gou ha mostrado sus aspiraciones políticas, pues en esta carta que escribió a Trump, le dijo que buscaría hablar de tú a tú con el magnate como presidente de Taiwán, ante el presidente de Estados Unidos.

Una fría mañana de febrero, Terry Gou, el hombre cuya empresa ensambla la mayoría de los iPhones para Apple, estaba parado en la entrada de la sede corporativa con un manojo de varas de incienso.

El magnate taiwanés encabezaba a su equipo gerencial en una oración taoísta pidiendo buena suerte al comienzo del Año Nuevo Lunar. Es una tradición anual, pero esta vez tenía un significado especial: Foxconn Technology Group estaba a la espera de ver si su ambiciosa oferta por el fabricante de electrónicos japonés Sharp sería aceptada.

Hemos hecho nuestro mejor esfuerzo”, dijo Gou después de quemar el incienso sobre una mesa llena de ofrendas como pato asado, frutos verdes y otras delicias. “Ahora depende de los dioses“.

El presidente de la junta de Foxconn, sin embargo, nunca deja nada al azar.

En las semanas previas, el empresario de 65 años había empleado todos sus trucos para tender una emboscada a un postor japonés interesado en Sharp, llevando a cabo una campaña en la forma audaz y apasionada que caracteriza su tenaz estilo de negocios, según entrevistas con más de una decena de ejecutivos, empleados y socios de Foxconn. Dio resultado. La empresa anunció el miércoles el acuerdo para comprar Sharp por US$3.500 millones.

La adquisición ha puesto el foco de atención sobre Gou y su discreta compañía. Ahora, el multimillonario taiwanés debe demostrar que hizo la apuesta acertada por una marca otrora formidable que necesita un giro estratégico.

Enderezar al fabricante japonés será un gran desafío, advierten analistas. Sharp indicó que proyecta una pérdida operativa de 170.000 millones de yenes (US$1.500 millones) en el año fiscal que terminó en marzo, debido a las débiles ventas de pantallas y televisores.

Gou rara vez habla con los medios y ha dicho que la publicidad puede alejar a los clientes y ayudar a los competidores. Foxconn se negó a que fuera entrevistado para este artículo. La empresa no realiza teleconferencias con sus inversionistas y su énfasis en la confidencialidad es tal que los empleados de algunos departamentos deben someter a control todos los e-mails que envían fuera de la empresa.

Socios de Gou desde hace muchos años dicen que su inquebrantable confianza en sí mismo, atención al detalle y estilo de gestión militarista explican el ascenso de Foxconn.

Gou es un empresario intuitivo y un líder enérgico, dicen socios de negocios, que lo comparan con Henry Ford y su búsqueda de toda la vida de eficiencia en la línea de ensamblaje y su manejo paternalista de los pueblos fabriles.

Foxconn opera complejos de producción del tamaño de ciudades, con cientos de miles de trabajadores en urbes chinas como Shenzhen y Zhengzhou que ganan salarios por encima del promedio de la industria. Los trabajadores viven en campus, que incluyen desde centros comerciales a salas de karaoke. Pese a que Gou ha logrado en general mantenerse lejos de la atención pública, su compañía estuvo bajo la lupa en 2010 tras una serie de suicidios de empleados en sus campus.

C. Marco

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Por qué es mejor ser diferente que ser mejor para alcanzar el éxito en los negocios?

captura

Uno de los principales retos que tiene un emprendedor a la hora de lanzar su idea de negocio es lograr destacar y vencer a la competencia.

Lograr el éxito en un negocio, básicamente, se sustenta sobre un interesante equilibrio entre dos conceptos: ser el mejor o ser diferente.

Los grandes emprendedores que han revolucionado el mundo de los negocios, indudablemente, han destacado porque pensaban y actuaban de forma diferente a los demás. Otros han logrado una ventaja competitiva importante siendo los mejores, pero ha sido un movimiento más silencioso y que es muy difícil de mantener.

Probablemente, tener visión para los negocios consiste más en ser capaz de identificar las necesidades de los usuarios, antes, incluso, de que éstos mismos sean conscientes de ellas.

A veces parece que ya está todo inventado, pero no es así. Todavía queda mucho margen para la innovación y para darle la vuelta a ideas que ya se han intentado sin éxito, para dar con lo que realmente quiere la gente. En realidad, es bastante sencillo: crea y comercializa lo que la gente quiere, y habrá demanda. Y si hay demanda, ya tienes un pie en el éxito.

Tratar de vender un producto o servicio basándose en que es mejor que el resto es complicado. No es sencillo que el público tenga esa percepción sin haber llegado a conocerlo a fondo primero.

Pero llamar la atención de los usuarios con algo muy novedoso, diferente, que les plantea una posibilidad que antes no tenían al alcance, te ayuda a ganarte su interés, y puede aportar a tu marca una identidad con la que mantenerte más tiempo en una posición de ventaja.

Desde luego, tratar de hacer las cosas de forma diferente también conlleva un riesgo. Debes hacer frente a situaciones y problemas en los que nadie te puede aconsejar, y que pueden conducirte al fracaso. Pero también es verdad que, al reducir tu competencia (recordemos, estás haciendo algo diferente a los demás), tienes más espacio para probar y equivocarte.

El precio también es un factor clave para optar por el camino de la diferenciación. Si estás intentando abrirte camino en un mercado saturado, si no logras ser el mejor, tendrás que competir en precio. Sin embargo, cuando lo que haces es muy diferente al resto, y no hay otras opciones con las que comparar, podrás jugar con el precio en un margen mucho más flexible.

Finalmente, es más fácil lograr ser un icono de inspiración para la gente haciendo las cosas de forma diferente. Y cuando logras inspirar a tus usuarios, no se trata tanto de si eres realmente el mejor. Ellos sienten que lo eres, y que ellos también lo son por formar parte de tu proyecto.

En definitiva, probablemente la mejor estrategia para una startup que quiere alcanzar el éxito, es posicionarse en primer lugar gracias a la diferenciación en sus productos, para después consolidarse y hacerse fuerte trabajando duro para ser la mejor entre los competidores que irán surgiendo.

Fuente: Sage One.

C. Marco

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario