Historias del Talento: Anna Marinova

En los tiempos actuales en los que la fórmula infalible del éxito se ha convertido en una apremiante búsqueda del elixir de la eterna juventud, es bueno recordar las palabras de Jacinto Benavente cuando decía “que muchos creen que tener talento es una suerte, pero que la suerte la da el talento”.

En ocasiones la fortuna del talento no tarda toda una vida en mostrarse, incluso alcanza reconocimientos con cierta premura. Es el caso bien conocido de Mozart pero también de otros muchos talentos en el deporte, las ciencias y las artes. Valgan como ejemplos de ello el futbolista Messi, el conductor de fórmula 1 Fernando Alonso, el físico Niels Bohr, el matemático Ramanujan, la bailarina Tamara Rojo o la pintora Anna Marinova.

Anna Marinova es una joven pintora figurativa rusa cuya obra se encuentra en colecciones privadas alrededor del mundo y sus cuadros causan gran expectación en prestigiosas casas de subastas. Nacida en 1983 en San Petersburgo, inició sus estudios de arte a la edad de 6 años y a los 14 años ganó su primer premio como ilustradora; continuó su formación como pintora en la escuela de arte Roerich de su ciudad natal y posteriormente en la Facultad de Pintura de la IZHSA Repin, la Academia Rusa de las Artes, donde se graduó en 2010. Para entonces ya había sido reconocida con una medalla por la Academia estatal y algunos de sus cuadros estaban incluidos en los catálogos de las casas de subastas Christie´s y Lots Roads. Pudiera parecer que su talento era la resultante de una excelente formación académica pero esto no es más que un espejismo. Siguiendo al pintor Oleg Tselkovser artista no se aprende, no hay profesores que lo enseñen. No es posible hacer nada para ser un artista, con esto hay que nacer”. Los estudios y el entrenamiento pueden ampliar nuestro conocimiento y dotarnos de nuevas habilidades y destrezas pero no sustituyen al talento.

De la misma forma que Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo, debe el haber conseguido sus records mundiales (el primero a la edad de 21 años) a su singular constitución biológica (el entrenamiento solo le permite estar en condiciones óptimas para desplegar su poderoso talento); Anna Marinova tiene en su don artístico su habilidad original de expresión: la pintura; y dentro de ésta el realismo figurativo a partir de pinturas al óleo. Esta es su forma de expresión natural, esa  que le caracteriza de una forma natural, la distingue de otros pintores y se proyecta en su obra. Esta habilidad innata es su forma preferente y dominante de expresión personal, es la técnica maestra de su talento íntimo. Capacidad que complementó con la adquisición de otros conocimientos, técnicas y habilidades durante su etapa académica, reforzando así sus recursos naturales para la realización de sus obras. Cuando se contempla la obra de Anna Marinova uno percibe su autenticidad y es que “el talento es el punto de partida” como bien expresara el conocido compositor Irving Berlin (norteamericano nacido en Rusia con el nombre de Isidoro Balline) quien nunca estudió música. Este atributo diferencial que es el Don, es el punto de inicio en el desarrollo del individuo que los sistemas educativos estandarizados (basados en la obvia falacia de todos somos iguales) no ponen en práctica y conlleva el desaprovechamiento de las capacidades humanas de la sociedad además de la frustración y desmotivación de la persona. Gracias a Dios siempre hay padres que apoyan la tendencia natural expresiva del niño como en los ya nombrados de Fernando Alonso, Tamara Rojo o Anna Marinova.

Anna Marinova disfrutó de sus años de formación en la Academia pero en su último curso comenzó a inquietarse sobre el incierto futuro que le aguardaba como artista independiente. No en vano es difícil vivir del arte en una sociedad cada vez más miope incapaz de apreciar el valor de desarrollo de la cultura y que degrada la utilidad de su potencial. La joven Anna había descubierto que era un pincel pero desconocía que es lo que debía pintar con él. En otras palabras conocía cuál era su talento pero no tenía claro cómo enfocarlo, cual debía ser el tema de su obra. La vida le dio la oportunidad de reconocer cual era el servicio que debía prestar el pincel que era: la belleza humana. Lo supo cuando sus amigos se ofrecieron a servirla como modelos, ahí se dio cuenta que la figura humana era el tema que más le interesaba pintar y que el estudio de los movimientos del cuerpo, sus gestos y anatomía la había absorbido durante su estancia en la Academia.

El talento de Anna Marinova había encontrado su espacio en la creación, su razón de ser.

¿Cuál era el sentido de pintar figuras humanas?

Como explica Anna el mensaje de sus lienzos es muy simple: admirar la belleza del mundo. Sus cuadros son un intento de retener la belleza de la juventud, especialmente la femenina y de la rusa actual en particular. De esa belleza de las jóvenes rusas que son herederas de los avatares de los tiempos soviéticos de la posguerra que sin hombres convirtieron a las mujeres en seres valientes que levantaron un país y al mismo tiempo viven suspirando por el ideal romántico de un hombre. Ella después de todo es una joven rusa que se expresa a si misma a través de su talento. Como bien dice Anna el arte es la vía para conocerse a sí misma y al mundo que le rodea, permitiéndole expresar una idea, una emoción y sobre todo su mundo a través de luces, colores, formas; sin palabras.

Sin palabras, a través de luces y símbolos Arqueología del Talento© permite a las personas identificar su don y su razón de ser, de reconocer ese patrón maestro de capacidad que expresa lo mejor de cada uno de nosotros y que obedece a una intención en la creación. Arqueología del Talento© es una oportunidad de encontrarnos con la fortuna que somos. Infórmate de nuestros seminarios intensivos en nuestra página web.

Fuente: .

Excellence Management

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Nos estamos convirtiendo en robots?

Resultado de imagen de terminator

Hace unos días, cayó en mis manos un informe muy interesante, hablaba de aquellas tareas y empleos que podrían ser realizadas en un futuro próximo por robots, elaborado-supongo- con la rigidez  esperada por McKinsey Quarterly, analizando las funciones laborales, susceptibles de poder automatizarse en el futuro.

Así por ejemplo, la dirección de personas se le considera “difícil” de robotizar, mientras la interacción con otros, parece más fácil, tema  interesante  en lo referente a los trabajos físicos, en que somos perfectamente reemplazables, también es relevante que en Educación, pueda ser automática la aplicación de conocimiento, a saber de  qué conocimiento hablamos.

El artículo concluye advirtiendo que la robotización podría transformar el entorno laboral, dejando al criterio de los líderes la decisión de automatizar aquellas tareas en función simplemente de la productividad y yo diría más bien de “reducir costes”.

De hecho en el siglo XX, ya se produjo un cambio en la forma de trabajar, la maquinaria, las cadenas de montaje, la organización de la producción en serie, buscaban objetivos de rentabilidad y en este siglo, el desarrollo tecnológico y la digitalización de todo, van por el mismo camino, o sea producir, muy barato y vender muy por encima de lo necesario.

Lo que para algunos puede resultar un avance en las formas de organización y dirección empresarial  y un signo  evidente de prosperidad, para otros, como yo, no es otra cosa que  la aplicación del materialismo “a saco”, que persigue por encima de todo el enriquecimiento de algunos y el sometimiento de la mayoría a los mandatos de un mercado repleto de bienes y servicios, la mayoría prescindibles y que lejos de mejorar la calidad de vida de la gente, la llevan a la más absoluta opacidad, pervirtiendo su capacidad de decisión individual, al convertirlos en rehenes de un sistema del que es difícil escapar.

Cuando la capacidad de decisión, no deriva de un razonamiento libre, cuando el método, la inercia del sistema o las decisiones de “otros” superan la posibilidad de dialogar, discutir o en su caso buscar nuevos caminos, es lo más parecido a la robotización. El robot no piensa, no decide, no inventa, o delibera, ni siente y este es el escenario tan cercano que ya vemos en muchas empresas, hoy tenemos hasta jefes robots, incapaces de pensar por sí mismos que aplican lo que les han programado, y lo vemos a menudo en nuestra vida diaria, camareros que no escuchan, dependientes que no saben, obreros pendientes de la hora del cierre, millones de “aplicadores” incapaces de pensar por sí mismos.

Y en la calle, familias en las que cada miembro sólo habla con su móvil, comunicación forjada en la base de frases hechas ”ya te llamo” “a ver cuando cenamos” ó este “hasta luego” que evidencia poco más que una rutina, la gente se escapa de sí misma ya sea para comprar “un master” apuntarse a viajes organizados o comida en conserva.

¿Cuántos aventureros hay? ¿Quién cocina para los suyos?  O mejor… ¿quién es capaz de cerrar el televisor en la comida y hablar con sus hijos? Quien te llama para saber como estás? Quien te reconoce lo bien que haces tu trabajo? ¿Quién te evalúa y te lo dice? ¿Quién estudia simplemente para hacer mejor su trabajo?

Pues eso, ya casi somos robots.

Fuente: http://www.miquelbonet.com

Excellence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ni principios ni comunicación

Estos son mis principios , si no le gustan, tengo otros”  genial frase de Groucho Marx, nunca pierde actualidad y menos, en estos momentos en que vivimos. No sé si la vida empresarial, tiene alguna relación con el momento político, me temo que sí, que tiene relación con las formas y los comportamientos de la sociedad actuales, en la historia de la humanidad, nunca hemos vivido un momento tan especial, desde el punto de vista ético, ni tampoco se ha subliminado tanto el cinismo, en todos los ámbitos de la convivencia.

Posiblemente el gran fracaso de esta fase final de nuestra era, como dicen  algunos paleontólogos, como Eudald Carbonell (la evolución sin sentido) sea, haber cambiado lo que entendemos por comunicación, o sea empatía, feedback, escucha y repercusión emocional, en diálogos jerárquicos, sobre-información(no comunicación), manipulación, egocentrismo y vulgarización  del ser humano, siendo cada vez más territoriales.

Nos preocupa la inseguridad que vivimos en Europa, por la radicalización de un pequeño colectivo, que no representa a  millones de confesión musulmana y que nadie, sabe como combatirlo, pues la alternativa, diríamos occidental, se basa en principios, frágiles y mucha demagogia contradictoria, que habla de la  cultura de calidad de vida,  dirigida a satisfacer y generar  mayor consumo de bienes, o sea disfrute limitado para unos pocos y nada que mejore la sociedad en su conjunto, obviando que si la tecnología o los avances evolutivos fueran de la sociedad, todos los defenderían y compartirían, como hacían nuestros ancestros.

Baste analizar ¿qué parte de los miles de millones de euros, se destinan, a combatir realmente el hambre infantil?, ó ¿a generar recursos para colectivos desfavorecidos? o simplemente ,¿a compartir el poder con el colectivo femenino?, mientras se siguen esquilmando recursos naturales, armando guerrillas o negando un sistema racional de acogida de emigrantes.

No sirven los principios e igualdad, libertad y fraternidad, porque simplemente no se aplican, no se trata por igual a la gente de distintas razas, religiones ni siquiera sexos, el 80 % de las mujeres del mundo no tienen libertad  y a nadie le gusta confraternizar con quien no conoce, a menos que obtenga algún beneficio, estos sí, a corto plazo.

Y lo peor de todo,  tampoco hablamos de ello, ni mucho menos en el mundo empresarial, en la mayoría de las empresas la gestión del conocimiento se ha quedado en una frase bonita, pero el que tiene cierto talento, difícilmente se dedica a compartirlo y enseñarlo a los demás, lo que hace es  tratar de obtener lo mejor para sí mismo, baste ver la enorme especulación en el mercado ante cualquier iniciativa o nuevo producto de éxito, todo se vende incluso las “estupideces” de algunos “yotubers” que viven de eso.

La comunicación también  ha fracasado en la política, a la vista está, a ningún líder- al menos aquí- le preocupa lo que supone la ingobernabilidad para la gente, ni siquiera se juega a la “abstención” que no equivale a ayudar, sino a dejar hacer; pero puede más la ambición que la generosidad, las prebendas del cargo y se atreven a llamarnos demócratas, ignorando que esta condición supone que tu libertad acaba donde empieza la el “otro”, aquí un pacto significa sumisión, tenemos más de 60.000 leyes simplemente para vigilarnos uno a otros, ya que como nunca tuvimos una revolución liberal, no existe la confianza y la verdad es que,no saben negociar, aunque podrían aprender, claro que sí, yo llevo 30 años ayudando a “negociadores”, a ver si se deciden.

Fuente: http://www.miquelbonet.com/

Excellence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un viaje a ninguna parte

Para Viktor Frankl, autor de una de las obras más imprescindibles, parece imposible vivir la vida sin un sentido, para llenar este vacío existencial, con ésta pasión real o imaginaria, que nos levanta de la cama  con cierta ilusión, la historia de la evolución está llena de capítulos protagonizados por personas, que se asomaban al horizonte de la vida , a veces sin contenido pero con algún sueño persegible y lo intentaron y muchos hasta lo consiguieron.

Lo más paradógico es que hoy, en el siglo digital, somos tan vulnerables que tememos que los robots nos quiten nuestro trabajo, muchas personas, esperan encontrar empleo, pero a menudo, ni siquiera lo buscan, ofrecen como único bagaje cierta formación teórica, posiblemente universitaria  pero no tienen la esperanza de su empleabilidad. De nada han servido los precedentes de más de 30 años transcurridos, desde que formamos parte de la UE, porque siempre acabamos superando en 10 hasta 15 puntos  la media europea del paro, es como intentar llenar un botijo de medio litro de capacidad, con un litro de agua, sin que se derrame.

La cuestión es que no aprendemos ni siquiera de los errores, nadie parece haberse dado cuenta que hay que hacer una reforma integral del sistema educativo, o sea desde las guarderías hasta el doctorado o la investigación, los profesores deben ser tutores, el teletrabajo y la formación dual, deben priorizarse sobre la escuela, que debe ser un espacio para compartir, debatir, hacer deberes y comunicarse, nadie ha querido reconocer, porque no es presentable políticamente, que en el mundo de la empresa y en la escuela, hay que priorizar la meritocracia, mejor un buen profesional de oficio, feliz y  con autoestima, que un  universitario mediocre, frustado, infeliz e incapaz de aportar valor añadido a su trabajo.

Lo malo de todo ésto, es que además este país, está viejo, no sólo de ideas, sino de habitantes, pues por una parte, trabajan menos de 3 personas por cada jubilado y además las “pobres” aportaciones de cuotas a la SS, de jóvenes con menos de mil euros de salario, romperán la hucha  de los fondos y lo peor es que está desarrollándose una mentalidad de inserso también en esta juventud recién iniciada laboralmente, puesto que están sobreprotegidos, piensan demasiado en los subsidios, en prolongar la dependencia familiar y en trabajar las menos horas posibles, si a todo ello, sumamos las escasas vocaciones emprendedoras, el panorama se ensombrece notablemente.

Antes decíamos a los jóvenes con optimismo y también con nostalgia que“ el futuro es vuestro”, ahora nos preguntamos, en qué consistirá este futuro si las nuevas tecnologías viajan tan rápido  sin tiempo a ser digeridas; sabemos que muchos empleos desaparecerán y saldrán otros sin duda, pero algo debería cambiar en las próximas generaciones, para que puedan disfrutar con dignidad  de los más de 100 años que vivirán los que sobrevivan a este siglo; puesto que el mundo, desde la globalización se ha quedado pequeño, yo les aconsejaría que se atrevan a viajar por el interior de su conciencia y que razonen sobre otras ideas mejores que las nuestras, porqué obviamente y a la vista está el resultado de las generaciones que arrancamos a mediados del siglo pasado, les estamos dejando un mundo muy mediocre en valores, en solidaridad y sobretodo en ecología, consumiendo mucho más de lo que necesitamos a base de cargarnos el planeta , evidenciando que tanta tecnología no nos ha hecho mejores, ni más felices, quizás podamos ir más lejos, pero sin la certeza de que vayamos a alguna parte.

Fuente: http://www.miquelbonet.com/

Excellence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Talento, para quien sabe retenerlo

índice.jpg

Hace algunas semanas, hablábamos en estas mismas páginas de la guerra por el talento, un tema que sorprende en un país con 3,5 millones de parados y con cientos de miles de prejubilaciones “a saco” fomentadas desde grandes empresas que sólo ven a las personas como “unidad de costo”. Sin embargo, el simple hecho de reconocer que existe el talento ya es una novedad y si, además, alguna empresa apuesta por ello, entones es una maravilla.

Pero hay más, porque una ciudad española, Bilbao, es la segunda ciudad del mundo, después de Zúrich, más capaz de retener talento, ¿qué bueno, no? Quién iba a decir que, además, de pintxos, txiquitos, pistos y una  gastronomía excepcional, la renovación de la ría, el Guggenheim  y, sobre todo, el calor humano de su gente, se convierta en una ciudad “super” atractiva según el Indice de Competitividad Global en Retención de Talento. La educación, la sanidad también tienen que ver y, cómo no, las oportunidades laborales y la calidad.

La verdad es que la gente, y con ella su conocimiento, su capacidad, su competencia y su buen hacer, acaba yendo donde se siente valorada y está claro que cuando no hay valores, ni cultura ni reconocimiento, sólo queda la rutina  en la que esconde su mediocridad. Mucha gente preocupada a su vez por no destacar, ni mejorar, para eludir la responsabilidad de comprometerse y tener que tomar decisiones.

A veces les digo a mis alumnos y a la gente más joven que yo que se atrevan a salir a la luz, que se olviden de los miedos, que afloren su humanidad, que se dejen conocer, que no teman todo eso que no entienden y que se resistan a ser simplemente “recursos” humanos, pues es mejor sentirse como humanos con recursos; también que sean capaces de generar valores emocionales, disfrutando de lo que hacen, porque esto es percibido por los demás y no puede ser copiado, ni mucho menos digitalizado, por mucho que se empeñen el marketing y la logística en tratarnos como volubles consumidores y cautivos de la satisfacción inmediata.

Todos tenemos determinado talento ¡Queda claro!. De lo que se trata es de conocerse lo suficiente para descubrir cómo es y qué podemos hacer con lo que tenemos, ver nuestras capacidades, distinguir las limitaciones y ser capaces de desarrollarlo y ofrecerlo al servicio de aquellos que puedan disfrutarlo. Pienso que debemos renunciar a este paradigma que nos hace devotos del culto egoísta y renunciar a esta realidad que el exceso de tecnología impone un mundo de solitarios con iphone, pues por muy conectados que estemos y por muchas redes sociales en las que proclamar nuestros hábitos vitales, que seguro que de verdad no interesan a nadie, sería mejor apuntar hacia un paradigma holístico en el que cada uno forme parte de un todo y que nuestro talento sirva a nuestro”vecino”, porque seguro que “tú tienes lo que a mi me hace falta” se trata de pasar de la competitividad a la cooperación, sólo eso.

Las empresas no deben ser un refugio de empleados que alquilan su tiempo a cambio de un salario, sino un proyecto común de colaboración en los que la suma de los talentos individuales y de  sus valores determinen un diferencial que pueda ser atractivo para todos, a los de dentro porque encuentran un sentido al levantarse por la mañana y a los de fuera, o sea “los clientes”, porque descubramos que es mucho más importante el servicio “humano” que hay detrás de un producto que éste por sí mismo. Puede que un dia la guerra por el talento se convierta en la guerra por ser más felices. ¿Es una utopía? Puede ser, pero sin utopía no nos queda siquiera la esperanza.

Fuente: Miquel Bonet. Abogado, profesor, autor de “Búscate la vida”.

Excellence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

¿Hacia dónde vamos en cuestión de RR.HH.?

EL ÚLTIMO año ha imprimido muchos cambios en la gestión del talento y los Recursos Humanos.

Muchos de esos cambios han sobrevenido como consecuencia de la Cuarta Revolución Industrial, pero no sólo eso. Cambios en los patrones de comportamiento de los empleados más jóvenes, para los que ganar dinero no es el único fin, los servicios cloud, la modificación en las fuentes de energía o el Internet de las Cosas cambiarán nuestra percepción sobre la movilidad, las relaciones y sobre todo, el trabajo.

Llevo años pregonando que los antiguos departamentos de Personal o de Recursos Humanos se van a convertir de inmediato en Departamentos de Personas. En el año 2020, el mundo estará necesitado de especialistas, y desde las empresas tendremos que trabajar para diversificar su talento si queremos seguir siendo competitivos.

No hay más que ver a nuestro alrededor para detectar que hay grandes cambios mundiales que están afectando de lleno a las propias empresas españolas. Organizaciones exportadoras a los Estados Unidos preocupadas por los cambios políticos, sociedades volcadas en reclamar unos derechos que hasta el momento parecían desatendidos o de poca urgencia para la propia sociedad, movimientos vecinales que terminan gobernando sus propias regiones, las personas quieren actuar en primera persona dentro de su mundo y dejar de lado la influencia de los todo poderoso para poder aportar esa pequeña experiencia para que las cosas ocurran.

Todo esto es debido a que las personas han decidido actuar, y ahora están en completo cambio.

Estamos en la Cuarta Revolución Industrial, sí. Pero también estamos en la propia revolución de las personas y, como consecuencia, de los Recursos Humanos en las empresas.

La era de la información se ha disparado y cualquier persona independientemente de la edad y naturaleza social puede acceder a mucha más información de la que antes contaba, con lo que esto genera una propia opinión, un propio criterio, un estado singular donde lo que se lleva es ser diferente. Este año presento mis predicciones en materia de Talento y Personas para el año 2017 que puedes encontrar aquí: https://docsend.com/view/d6fytib.

Fuente: JOSÉ ENRIQUE GARCÍA. https://amp-elmundo-es.cdn.ampproject.org/

Excellence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La otra esperanza de vida

 

EL CURIOSO caso de Benjamin Button es una película que cuenta la historia de un hombre que nace con el cuerpo de una persona de 80 años y que a medida que pasan los años va rejuveneciendo. Pasa de viejo a maduro, joven, adolescente y fallece siendo un bebé.

Lo cierto es que, dado el aumento de la esperanza de vida, vamos a tener que mantenernos a los 70 o más años no con el cuerpo de un chaval, pero sí con una mente abierta y deseosa de aprender, tal y como sucede en la juventud. La información que proporcionan algunos médicos es escalofriante. Vivir 100 años será posible, según James Vaupel, director del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica de Alemania y uno de los grandes expertos en esta disciplina. De hecho, desde la segunda mitad del siglo XIX se ha constatado que el promedio de la esperanza de vida aumenta tres meses por cada año que transcurre.

Vivir mucho tiempo obliga a gestionar nuestras vidas de un modo radicalmente distinto de como se ha venido haciendo. Una persona con 50 años, por ejemplo, más allá de la edad legal de jubilación, es probable que deba trabajar, de una forma u otra, superados los 80, si es que la salud se lo permite. ¡Eso significa que a los 50 años lleva todavía menos tiempo trabajando del que le queda por delante!

web esperanza 2
 

Todos los estudios sobre empleabilidad juvenil que se están realizando ponen de manifiesto una aptitud fundamental en el mundo laboral: la capacidad de aprender a aprender. En inglés se llama learnability. Facultad de seguir formándose, experimentando, de actualizar habilidades y competencias. De, por ejemplo, dirigir los conocimientos y aptitudes hacia el mundo digital y la tecnología.

Conducir la vida profesional supondrá cada vez más un aprendizaje continuo. A muchos les da pereza mantener esta actitud en la edad madura. Ya han pasado por las aulas, ya se hizo la Formación Profesional o se acudió a la Universidad, algunos cursaron posgrados. Y se preguntan: ¿cuándo acabará esto?

Formación significa hoy en día algo distinto a lo que era antaño. Es una nueva perspectiva que obliga, a cualquier edad, a recuperar la curiosidad y las ganas locas de saber que se tienen durante la adolescencia. A Benjamin Button, hubo de sucederle, en la ficción, algo así: a medida que su cuerpo rejuvenecía, su afán y energía por saber también se revitalizaban.

Esta posibilidad requiere mantener activas las ganas de conocer, de leer, de observar, de adquirir conocimientos y de disfrutar de la cultura. Esa curiosidad despierta de la niñez hay que mantenerla intacta, experimentar como nuevo ese afán e interés por conocer y comprender que, sin lugar a dudas, mantiene viva a la persona porque produce ilusión, sorpresa y, a veces, alegría o sentido del humor.

El asunto no es vivir muchos años. Es hacerlo queriendo seguir aprendiendo, experimentando con curiosidad para interpretar mejor y para descubrir cómo llevar los conocimientos adquiridos al nuevo entorno económico, tecnológico o global. Es verdad que entre los humanos, al contrario de lo que ocurre con el personaje de ficción que interpretó Brad Pitt, la energía física mengua al envejecer, pero las neuronas tienen ciclos reproductivos muy largos y las personas maduras debemos entrenarnos en mantenerlas vivas y despiertas si no padecemos ninguna enfermedad incapacitante.

Algunas empresas y organizaciones se están dando cuenta de este hecho. Retired Brains, por ejemplo, es una organización que ofrece servicios de asesoría y consultoría por parte de personas jubiladas y que gozan de excelente salud física y mental, además de una dilatada experiencia. Eso demuestra que, incluso tras la revolución tecnológica, muchos de los criterios aprendidos en la era analógica son perfectamente válidos. De hecho, la tecnología modifica el cómo hacemos las cosas, pero no altera sustancialmente los productos y los servicios, es decir, lo que entregamos. Hace unos años, un directivo de una importante entidad financiera de nuestro país me reconoció en privado que, a menudo, recurrían a sus propios directores de oficina prejubilados y les solicitaban ayudar en análisis de riesgos y carteras a los más jóvenes que carecían de la experiencia necesaria. La vida laboral va a ser muy larga. Pero debemos hacer que sea bella, que no se convierta en una condena.

Para conseguirlo debemos tener en cuenta algunos elementos básicos. Lo primero, no sobreestimar los cambios tecnológicos. Son más sencillos de lo que parece. Hay que acercarse a la tecnología sin miedo y, sobre todo, sin pereza. Pensemos que una persona madura puede aportar mucho más a la tecnología porque conoce el modelo previo, mientras que muchos nativos digitales solamente tienen la experiencia del actual.

En segundo lugar, debemos tener presente que el mundo de las relaciones, de los negocios, de los servicios está todavía en fase de definición. No hay nada asentado. En realidad, hay muchas dudas en cada sector de actividad sobre cuál será definitivamente el modelo ganador e imperante.

Finalmente, debemos tener presente que si algo otorgan las nuevas tecnologías es lo que se denomina el alcance al nicho de mercado. Es decir, hay espacio y oportunidad para microempresas o para profesionales aislados. De hecho, las ofertas están polarizándose: o se compite por ser muy grande o por ser muy pequeño y flexible. No importa disponer de menos recursos.

Las oportunidades están naciendo para todos, para jóvenes y mayores.

Fuente: Fernando Trias de Bes.

Excellence Management

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario